La historia del obeso felino ha recabado la atención de la comunidad internacional y provocado gran polémica en las redes sociales

Este gato gordo que engañó a una aerolínea se convierte en una estrella de la Red

Este gato gordo que engañó a una aerolínea se convierte en una estrella de la Red
Este gato gordo que engañó a una aerolínea se convierte en una estrella de la Red RT

Víctor, el gordo gato cuyo dueño fue sancionado por la aerolínea rusa Aeroflot por subirlo a la cabina durante un vuelo a pesar de que su peso excedía el límite permitido, se ha convertido en estrella de las redes sociales, y su historia ha llegado a los medios de comunicación de numerosos países, según recoge rt y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

La semana pasada, Mijaíl Galin contó en línea la manera en que consiguió llevar consigo a su mascota de 10 kilos en un largo vuelo en Rusia, pese a estrictos reglamentos de la aerolínea que solo permiten en cabina animales de hasta ocho kilos. Para pasar el registro, reemplazó al momento su gato con otro felino que solo pesaba siete kilogramos. Pasado el control, volvió a cambiarlos.

Par de días depués, tras difundir el propio Galin su treta, Aeroflot le anuló todas las millas acumuladas y lo expulsó de su programa de fidelidad.

La historia sobre el gato ha merecido la atención de la comunidad y ha provocado gran polémica en las redes sociales. Numerosos usuarios han empezado a recolectar firmas para exigir la eliminación de tales restricciones de peso en el transporte de animales en la cabina del avión. Asimismo, muchos han respaldado al felino y a su dueño y han compartido varios hashtags en Facebook en su apoyo. También publican fotos con sus mascotas, exigen «libertad para los gatos gordos» y afirman que «dos kilos de gato no son un crimen».

En la diatriba ha participado, incluso, un diputado de la Duma Estatal de Rusia. Vladímir Burmátov, jefe del comité sobre ecología y protección del medioambiente, envió una solicitud al director de la aerolínea para que devuelva las millas acumuladas al pasajero y revise las normas de transporte de animales en los vuelos de la empresa, incluyendo la posibilidad de pagar por peso excesivo.

«Creo que en tales casos, un pasajero, que no tiene la capacidad de llevar un animal en la bodega de equipaje debido a la condición de salud de su mascota, o debido a un vuelo demasiado largo que el animal puede no soportar, debe ser capaz de pagar el exceso y llevarlo consigo», manifestó el diputado a RIA Novosti.

Por su parte, el dueño de Víctor declaró que no tiene reclamos contra la compañía y admitió que durante las turbulencias y a la hora de una posible evacuación de pasajeros, en caso de emergencia, incluso dos kilos extra de equipaje pueden ser «críticos». Al mismo tiempo, Galin aseguró que debido a la mala salud de su mascota «no tenía ningún derecho moral» de hacerla viajar en la bodega.

Sin embargo, hay personas que opinan que la aerolínea tendría que imponerle una multa al pasajero por violar los reglamentos internacionales incluso a sabiendas.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído