Dos de cada tres españoles piden que los medicamentos vuelvan a llevar precio

(PD).- El 66 por ciento de los españoles demanda del Ministerio de Sanidad que figure de nuevo el precio de los medicamentos en los envases que adquiere en las oficinas de farmacia, dos años después de que se suprimiera esta información.

Así se desprende de una encuesta realizada entre más de mil personas en todas las Comunidades Autónomas por la Asociación General de Consumidores «ASGECO Confederación» y por la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), sobre la satisfacción y la calidad del servicio que prestan las farmacias.

Los ciudadanos otorgan un «sobresaliente» a las boticas y a sus profesionales, ya que hasta el 97 por ciento de los encuestados considera buena o muy buena la atención y el servicio recibido.

Sin embargo, dos de cada tres lamentan que los fármacos no tengan precio desde que la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos obligó, en junio de 2006, a suprimir este dato.

La presidenta de FEFE, Isabel Vallejo, ha explicado que Sanidad promovió esta medida por «una razón económica» así como por el «peso» que tiene la industria farmacéutica.

Vallejo ha esgrimido que cuando se producían cambios de precios, debido a las políticas de contención del gasto del departamento que dirige Bernat Soria, los medicamentos que habían variado se devolvían a la industria y ésta tenía que abonarlos.

Al quitarle el precio, ha proseguido, las boticas no pueden demostrar cuánto les ha costado comprar los fármacos y, por consiguiente, tampoco los pueden devolver.

Ahora, ha lamentado, «las bajadas de precios en lugar de asumirlas la industria las asume la oficina de farmacia» y los usuarios se quedan sin saber cuánto cuestan las medicinas.

Ana Isabel Ceballo, presidenta de ASGECO Confederación, ha declarado que para los farmacéuticos es «fundamental la transparencia y la trazabilidad de los precios».

«Nos tuvimos que aguantar con la retirada de los precios porque la industria farmacéutica pesaba mucho más. Siempre pesa mucho y, en este caso, pesa muchísimo», ha subrayado.

Ambas portavoces han afirmado que aunque la mayoría de los medicamentos están financiados por el Sistema Nacional de Salud, es «importante» que el consumidor sepa lo que valen porque eso representa «una seguridad» para él.

Se ha referido además a la necesidad de difundir una «cultura de sostenibilidad», al preguntarse por qué «no le queremos decir a los ciudadanos qué cuestan sus tratamientos» mientras que «estamos hablando de dar facturas sombra en los sistemas de salud».

La mayoría de los encuestados califica de «caros» los productos de farmacia, algo que Vallejo achaca a que desconocen lo que valen los adquiridos con receta y se sorprenden cuando pagan medicamentos de síndromes menores o prescritos en consultas privadas.

De hecho, ha recordado que España, junto con Portugal y Grecia, son los países que tienen precios más bajos en fármacos de toda Europa.

Otro dato llamativo del análisis es que el 74,3 por ciento de las personas cree que Internet no es un medio seguro para la venta de medicamentos, frente al 11,8 por ciento que lo considera seguro.

Al amparo de este resultado, la presidenta de FEFE ha pedido al Gobierno que tipifique como delito la comercialización de fármacos por la Red, la mayor vía de entrada de medicinas falsificadas.

«Es curioso que en este momento esté penalizado vender un disco en el top-manta y no esté penalizado vender medicamentos por Internet», ha aseverado.

Vallejo entiende que si la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha logrado que se persiga el pirateo, también se podrá combatir un problema que afecta directamente a la salud.

EFE

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído