Inés Madrigal encuentra a su familia biológica y descubre que fue entregada voluntariamente por su madre

Esta mujer que logró llevar a la Justicia el primer caso de bebé robado, descubre que ella fue entregada voluntariamente por su madre

Esta mujer que logró llevar a la Justicia el primer caso de bebé robado, descubre que ella fue entregada voluntariamente por su madre
Inés Madrigal RS

El final de esta historia ha sido el que nadie esperaba. Después de 32 años buscando la verdad sobre sus orígenes, Inés Madrigal –la mujer que consiguió llevar a los tribunales el primer caso de bebés robados en España– anunció este jueves que ha encontrado a su familia biológica gracias a un banco de ADN de Estados Unidos. Visiblemente emocionada, Inés contó que ha descubierto que tiene cuatro hermanos y que Pilar, su madre biológica, murió en 2013 a los 73 años de edad. «Tengo el puzle de mi vida completo, pero es una noticia agridulce porque no llegué a verle», comentó este jueves Inés, en una rueda de prensa abarrotada de periodistas. El hallazgo de su familia «de verdad» le ha permitido descubrir además que «no fue robada» como pensaba en un principio y que motivó que su caso fuera el primero en llegar a la Justicia, según recoge la autora original de este artículo Laura Daniele en ABC y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

En octubre de 2018, Madrigal consiguió una sentencia pionera en Europa, en la que se reconocía que había sido robada al nacer y entregada a un matrimonio de forma ilegal en 1969. La sección séptima de la Audiencia Provincial de Madrid decidió, sin embargo, absolver al doctor Eduardo Vela, el médico que supuestamente la había sustraído de su madre biológica. En el fallo, los magistrados consideraron que el acusado era «autor» de los delitos de detención ilegal, suposición de parto y falsedad en documento oficial pero determinaron que los hechos denunciados estaban prescritos.

«Mi madre se quedó embarazada sin estar casada y se vio obligada a darme»

Por esa razón, Madrigal decidió llevar el caso ante el Tribunal Supremo, donde espera que se pronuncie en contra de la prescripción de este delito. Sin embargo, este nuevo dato sobre las circunstancias de su nacimiento podría dar un vuelco al recurso de casación. «Mi madre se quedó embarazada sin estar casada y se vio obligada a darme. Creo que ella sabía que la iban a apartar de mí cuando tuvo lugar el parto, el 5 de junio de 1969, en la clínica San Ramón de Madrid. Con el paso del tiempo se casó y tuvo cuatro hijos», indicó.

La mujer consiguió dar con su familia biológica gracias a un banco de ADN de Estados Unidos al que se suscribió tras ver «la ineficacia» del español. Esa compañía le notificó que, según su perfil de ADN, en su base de datos les constaba un primo segundo. Ese primo, que entonces residía en Alemania, también tenía metido su perfil en un banco estadounidense por curiosidad. Tras facilitarle el contacto, Inés consiguió hablar con él, quien desde entonces le ayudó a poder encontrar a su familia biológica.

La Justicia consideró al médico que atendió el parto «autor» de un delito de detención ilegal, pero le absolvió porque el delito había prescrito
«Uno de mis hermanos biológicos también se había hecho aquí en España un perfil de ADN y lo había llevado a la base de datos pero nunca me avisaron. Tuvo que ser un banco de Estados Unidos el que me pusiera en contacto con un primo segundo», se quejó Madrigal, quien denunció que los bancos españoles «no están preparados para dar resultados de afinidad».

«Con los brazos abiertos»
El pasado día 3 de julio, Madrigal consiguió la confirmación de que había encontrado a su famila biológica a través de un dictamen del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forense que precisa que «los resultados en el índice de parentesco indican que es 78.802 veces más probable la compatibilidad genética observada si consideramos que Inés Madrigal es hija de la supuesta madre frente a que lo sea una persona tomada al azar de la población y no relacionada genéticamente con ella».

Según comentó Inés, su familia «de verdad» –mitad vasca y mitad madrileña– le «ha abierto los brazos». «Me han hecho sentir una más». Ante la gran repercución mediática que ha tenido el caso, Madrigal rogó este jueves a los medios poder mantener a su nueva familia en el anonimato.

Pese a que el caso ha dado un vuelco,Inés confía en que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre si los bebés robados es un delito que puede prescribir.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido