El gobierno británico busca fórmulas para atajar el problema

El alcohol matará a más de 210.000 personas en Reino Unido

Varios expertos proponen tomar medidas similares a las que se llevaron acabo en la antigua URSS en 1980

El alcohol matará a más de 210.000 personas en Reino Unido
Alcohol, botellón y borrachera. EP

Hasta 210.000 personas en Inglaterra y Gales morirán de forma prematura a causa del alcohol entre 2012 y 2032. Un tercio de estos fallecimientos previsibles serán generados sólo por enfermedades hepáticas. Así lo han advertido el lunes 20 de febrero de 2012 un grupo de expertos en salud en un estudio publicado en ‘The Lancet’.

Otras muertes relacionadas con el alcohol podrían estar relacionadas con accidentes, violencia y suicidios, pero también con enfermedades crónicas, como la hipertensión, los ictus, ataques al corazón y cáncer.

Para uno de los líderes de este trabajo, Ian Gilmore, ex presidente del Royal College of Physicians, está «totalmente en las manos del Gobierno de Reino Unido» dar los pasos necesarios para enfrentar el problema de la bebida en Reino Unido y «prevenir el peor escenario de muertes evitables».

Estos expertos proponen la puesta en marcha de medidas como las tomadas en la antigua Unión Soviética en 1980, que lograron, según dicen, reducir un tercio el consumo de alcohol en dos años, generando una caída del 12 por ciento en la tasa de muertes relacionadas con este consumo.

La advertencia llega después de que el primer ministro británico, David Cameron, anunciara a mediados de febrero de 2012 su intención de tomar medidas duras contra el abuso del alcohol, fenómeno al que tachó de «escándalo» que cuesta al Sistema Nacional de Salud, financiado con impuestos, unos 2.700 millones de libras al año (unos 3.238 millones de euros).

El abuso del alcohol y sus efectos dañinos sobre la salud del consumo por atracón (el denominado ‘binge drinking’) no es sólo un problema de los británicos, sino de otros muchos países en el mundo.

Un estudio publicado la semana pasada mostró que 7,5 millones de niños en Estados Unidos -más del 10% de la población infantil de este país- vive con padres alcohólicos y enfrentan un elevado riesgo de sufrir problemas de salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 2,5 millones de personas mueren cada años por abusar del alcohol, lo que representa el 3,8 por ciento de todos los fallecimientos que se registran en el mundo.

Para la OMS, restringir el acceso al alcohol en los puntos de venta, reforzar las prohibiciones respecto a la publicidad de este producto y elevar los impuestos sobre el alcohol son iniciativas que podrían conseguir un enorme impacto de salud.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído