¿Qué son los alimentos ecológicos? ¿Merece la pena comprarlos?

¿Qué son los alimentos ecológicos? ¿Merece la pena comprarlos?
Productos Eco YT

¿Qué son los alimentos ecológicos?
A pesar de lo que pueda parecer, que un alimento sea eco, ecológico, orgánico o bio, denominaciones que hacen referencia a los mismos tipos de producto, depende exclusivamente de una cuestión legal. Existen tres reglamentos que marcan qué puede obtener el sello de «ecológico» y qué no:

El Reglamento (CE) 834/2007, del Consejo, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos.
El Reglamento (CE) 889/2008 de la Comisión, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) 834/2007 con respecto a la producción ecológica, su etiquetado y control.
El Reglamento (CE) 1235/2008 de la Comisión por el que se establecen las disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) 834/2007, en lo que se refiere a las importaciones de productos ecológicos procedentes de otros países. A esto se añade que, a partir de 2021, el Reglamento 848/2018 deroga al Reglamento 834/2007.

Todo lo que cumpla con ellos puede optar al sello diferenciador. ¿Y qué dice el reglamento? Resumiéndolo mucho, especifica que los alimentos han de ser cultivados únicamente con fertilizantes naturales, no se puede usar pesticidas para el control de plagas y tampoco pueden estar modificados genéticamente, según vt.

La respuesta a la pregunta depende de cada persona. El precio de los productos orgánicos suele ser más caro que el otros similares sin el sello. Por supuesto, no siempre. Decidir si merece la pena pagar la diferencia es una decisión privada que atiende a valores y decisiones personales.

Las etiquetas de «orgánico» o cómo hacernos creer que algo es más saludable sin serlo
Eso sí, hay que tener muy claro que, en primer lugar, estos productos no son más sanos por sus propiedades. En segundo, tampoco por su contenido en pesticidas. Así que el tema de si son más saludables está bastante claro: no lo son. En tercer lugar, sin embargo, sí que podemos tener algo más de consideración.

Como decíamos, si un producto es más o menos respetuoso con el medioambiente depende del producto y de su producción, no de su sello. No tiene sentido alguno valorar una manzana ecológica que ha hecho mil kilómetros para llegar hasta un supermercado. Su impacto será mucho mayor que el que pueda tener una fruta convencional, sin sello, que ha sido producida localmente, por poner un burdo ejemplo.

Escoger alimentos ecológicos puede tener su razón en querer cambiar las cosas por un mundo mejor. Modificar nuestra actitud hacia unos valores más respetuosos con el medio ambiente es algo positivo y necesario. Si decidimos que merece la pena invertir en alimentos ecológicos, eso está bien. Pero que no nos engañen. Elegir algo ecológico no va a mejorar nuestra salud, aunque, si escogemos bien, podría ayudar al medio ambiente.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído