Dieta y salud

Espinacas: Popeye tenía razón y ahora la Agencia Mundial Antidopaje analiza a fondo esta verdura a la búsqueda del componente mágico

Espinacas: Popeye tenía razón y ahora la Agencia Mundial Antidopaje analiza a fondo esta verdura a la búsqueda del componente mágico
Espinacas: Popeye tenía razón y ahora la Agencia Mundial Antidopaje analiza a fondo esta verdura a la búsqueda del componente mágico Pixabay

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha excluido este año 2020 al cannabidiol, de la lista de sustancias prohibidas, presente en la marihuana, pero ahora también se analiza la ecdisterona presente en las espinacas de forma natural, y que podrían suponer el secreto de su capacidad vigorizante y dopante, inmortalizada en la ficción por Popeye el marino.

Un estudio en el que un grupo de hombres consumieron ecdisterona como suplemento, demostró que aumentaron su masa muscular de forma exponencial, frente a los que no la consumieron durante la investigación.

Según la AMA:

«Aunque existen otros ecdisteroides, la mayoría de los datos relativos al efecto sobre el rendimiento deportivo y los comentarios de las partes se refieren a la ecdisterona”.

Entre los posibles beneficios para la salud de consumir espinacas se incluyen mejorar el control de la glucosa en sangre en personas con diabetes, reducir el riesgo de cáncer y mejorar la salud ósea, así como suministrar minerales y vitaminas fundamentales.

La espinaca ha sido utilizada por varias culturas a lo largo de la historia, especialmente en las cocinas mediterránea, del Medio Oriente y del sudeste asiático. Se puede incorporar con bastante facilidad en cualquier dieta, ya que es barata y fácil de preparar. El origen silvestre de las espinacas es hoy en día un gran misterio, aunque se sabe que los primeros cultivos provienen de Oriente Medio.

Son ricas en vitamina A, que supone la practica totalidad del ácido fólico, el 50% de la vitamina C y el 25% del magnesio y el hierro que precisa al día nuestro organismo.

El hierro de origen animal se absorbe mejor que el de origen vegetal, pero en el caso de las espinacas, al contar con vitamina C, cuenta con gran ayuda para la absorción del mismo.

El alto contenido de fibra en las espinas hace que se impida la absorción del peligroso colesterol y los ácidos biliares, a lo que se suman sus antioxidantes que reducen oxidación del colesterol LDL y son capitales para prevenir la aterosclerosis.

En el mercado podemos encontrar espinacas de hoja rizada, que siempre es mejor consumir frescas entre otoño y primavera, y las de hojas lisas, que las venden congeladas durante todo el año.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído