La nave espacial New Horizons de la NASA tomó imágenes reveladoras en Arrokoth, una constelación ubicada a más de 6.000 millones de kilómetros del Sol

La foto que destruye la principal teoría sobre cómo se forman los planetas

La foto que destruye la principal teoría sobre cómo se forman los planetas
Alan Stern PD

La teoría predominante de cómo se formaron los planetas ha sido brutalmente destruida con una sola foto. Un grupo de científicos logró revocar la idea de que la noción más aceptada era que el violento choque de objetos formó cúmulos cada vez más grandes hasta que se convirtieron en planetas.

Los nuevos hallazgos, sin embargo, sugieren que el proceso fue menos catastrófico y que la materia se fue acumulando paulatinamente sin tantos sobresaltos. Para llegar a esta conclusión han sido clave las imágenes de alta resolución de Arrokoth (ubicado a más de 6.000 millones de kilómetros del Sol, en una región llamada cinturón de Kuiper) cuando la nave espacial New Horizons de la NASA pasó cerca de ella hace poco más de un año.

Alan Stern, investigador principal del estudio, explica que «antes estaba la teoría predominante de finales de los años sesenta de colisiones violentas y una teoría más reciente de acumulación suave». A lo que agregó que “ahora la primera se hizo polvo y la otra es la única que sigue en pie. Esto rara vez sucede en la ciencia planetaria, pero hoy hemos resuelto el asunto».

El análisis realizado por Stern y su equipo no pudo encontrar evidencia de un impacto violento. No encontraron fracturas por estrés, ni hubo ningún aplanamiento, lo que indica que los objetos se juntaron suavemente.

Tecnología del futuro

El científico es optimista porque estos objetos del cinturón de Kuiper han permanecido en gran medida igual desde la formación del sistema solar. Son, en efecto, fósiles perfectamente conservados de este tiempo lejano.

La nueva teoría de aglomeración suave fue desarrollada hace 15 años por el profesor Anders Johansen en el Observatorio Lund en Suecia. En ese momento era un joven estudiante de doctorado. La idea surgió de las simulaciones por computadora.

Después de hablar con Stern, le di la primicia por teléfono al profesor Johansen de que su teoría había sido confirmada. Hubo una pausa en la línea antes de responder que «se sentía genial». «Es un momento especial. Recuerdo cuando era estudiante de doctorado y me sentía muy nervioso por estos nuevos resultados porque eran muy diferentes a los anteriores», añadió el profesor.

La ingeniera Maggie Aderin-Pocock, quien copresenta el programa Sky at Night de la BBC, advirtió que hay que tener cuidado de derrumbar toda una teoría basados en la observación de un objeto, pero dijo que la interpretación de Stern «tiene mucho sentido».

«Es bueno tener esta evidencia porque la teoría de los choques fue una buena teoría, pero tuvo algunos cuestionamientos. ¿Por qué los objetos se pegaron y no rebotaron? Había muchas cosas que no cuadraban».

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído