El arte y sus curiosidades

El oscuro secreto de Miguel Ángel Buonarotti; el falsificador de arte con más suerte de la historia

El oscuro secreto de Miguel Ángel Buonarotti; el falsificador de arte con más suerte de la historia
Miguel Ángel Buonarotti YT

El famoso escultor, pintor y arquitecto renacentista Bounarotti puede que oculte una faceta oscura en su carrera artística: falsificador

Lo explica el historiador Noah Charney en su nuevo libro «El arte de la falsificación» donde coloca a Miguel Ángel como uno de los mejores falsificadores del mundo.

Como todos sabemos, las esculturas más valiosas e impresionantes del arte renacentista antes de la aparición de Miguel Ángel, eran las estatuas de mármol de la antigua Roma.

Por lo tanto, según varios registros biográficos apuntan a que el escultor renacentista realizó las falsificaciones con el objetivo de demostrar sus dotes artísticas, tan exquisitas como las de los maestros antiguos.

Sin embargo, no fue hasta que Miguel Ángel creó «La Piedad», cuando sus falsificaciones tempranas fueron revaluadas.

Este hecho, no arruinó su trayectoria artística sino que, por el contrario, le benefició al demostrar que poseía las técnicas y la genialidad creativa para imitar a sus ancestros.

En 1496, Miguel Ángel esculpió el «Cupido Durmiente» obra que, según Giovo, manipuló para asemejarla a una antigua.

La estatua fue comprada por el cardenal Raffaele Riario, coleccionista de obras romanas antiguas.

Éste, al darse cuenta del engaño, devolvió la obra a Baldassarre del Milanese, su vendedor.

Sin embargo, no tuvo ningún inconveniente en devolver y revender la obra a otro coleccionista, ya que rápidamente Miguel Ángel se había convertido en esos momentos, en un artista reconocido.

Dicen que el fin no justifica los medios, pero en este caso a Bounarotti, le salió bien.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído