EXHUMACIÓN DE FRANCO

El coste de la ‘medida estrella’ del Gobierno de Sánchez superará los 60.000 euros

El coste de la 'medida estrella' del Gobierno de Sánchez superará los 60.000 euros
El general Francisco Franco. EP

Ya está todo listo. La exhumación del general Francisco Franco, el proyecto con más carga simbólica del Gobierno de Pedro Sánchez, será este jueves –24 de octubre de 2019– a las 10.30 horas. Hasta 22 familiares del que fuera jefe del Estado estarán presentes en el Valle de los Caídos. El féretro será bendecido por el prior de la comunidad benedictina, Santiago Cantera, que oficiará luego una misa en el cementerio de Mingorrubio acompañado por el sacerdote Ramón Tejero.

El pasado mes de enero trascendió que Patrimonio Nacional tenía previsto un presupuesto de 3.738,90 euros para exhumar a Franco de la basílica del Valle de los Caídos. Sin embargo, a principios de julio, y tras una pregunta remitida al Portal de Transparencia, el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad informó de que esa cifra se triplicaría finalmente hasta los 11.709,17 euros. A esta cifra hay que añadir el coste de la inhumación.

Tras una nueva pregunta en el Portal de Transparencia del Gobierno, se supo que el coste de esta parte del proyecto tendrá un coste para el Gobierno de 39.811,79 euros. Es pertinente llamar la atención sobre el precio de la inhumación, que se queda a apenas 200 euros de los 40.000 euros, el límite que establece la Ley de Contratos del Sector Público para que se trate de un contrato menor, que estipula un procedimiento de tramitación y publicación con menores controles.

El total de la operación de exhumación, traslado y reinhumación, puede ascender hasta un máximo de 63.061 euros, dependiendo de algunos detalles. Por ejemplo, si el traslado es finalmente en helicóptero.

Moncloa dispondrá dos helicópteros Súper Puma y dos coches fúnebres para estar preparados para cualquier fallo técnico. Uno de los nietos, Francis Franco, acompañará los restos en ese trayecto, junto a la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Cincuenta kilómetros separan Cuelgamuros de El Pardo. En helicóptero, unos 10 o 15 minutos. Este martes –22 de octubre– el Gobierno en funciones hará un ensayo general del operativo.

Esto es lo previsto. Los nietos, sus respectivos cónyuges y los bisnietos de Franco, 22 personas en total, se desplazarán al Valle de los Caídos, aunque solo dos de ellos podrán estar presentes en el momento concreto de la exhumación, que estará protegida por una carpa con techo. Serán recogidos en tres puntos diferentes de Madrid por motivos de seguridad y antes de entrar en la basílica, como el resto de autoridades y operarios, tendrán que pasar un escáner y un detector de metales para comprobar que no llevan consigo ningún dispositivo que permita tomar imágenes o grabar audio.

Dentro de la carpa únicamente estarán la ministra de Justicia, Dolores Delgado, como notaria mayor del Reino; entre cuatro y seis operarios de la funeraria contratada; el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, el subsecretario de Vicepresidencia, Antonio Hidalgo, y un forense.

La losa de 1.500 kilos que cubre la tumba será trasladada con una grúa a un lugar que el Gobierno no ha querido determinar, pero que en todo caso, no será de acceso al público. Los operarios llevarán otro ataúd por si al levantar la losa el actual estuviera en mal estado y hubiera que trasladar los restos a uno nuevo. No se realizará ninguna prueba para comprobar que los restos son, efectivamente, los del ex jefe del Estado. Dependiendo del estado del féretro, que está cubierto por una capa de zinc, la exhumación podrá durar entre una y tres horas.

A petición de la familia, el prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, bendecirá el féretro en el mausoleo. Posteriormente, los nietos llevarán el ataúd a hombros hasta la explanada delantera, sin banderas ni honores, pese a que así lo habían solicitado. La familia quería cubrir el féretro con una bandera de España, pero el Ejecutivo se opuso. Sí permitirá, no obstante, «la bandera que quieran», en la ceremonia íntima de la reinhumación en Mingorrubio. Ese panteón es de titularidad del Estado.

El mantenimiento y el dispositivo de Policía Nacional que vigilará el panteón correrá a cargo del Estado. El Gobierno confía, en todo caso, en eliminar ese dispositivo de seguridad con el paso del tiempo.

El prior Santiago Cantera y el sacerdote Ramón Tejero celebrarán tras la reinhumación una misa en el cementerio de Mingorrubio, donde ya está enterrada la esposa del general, Carmen Polo.

La exhumación de Franco se hará a poco más de dos semanas de las elecciones generales del 10 de noviembre. El PSOE confía en que sirva para animar a sus votantes y militantes en un momento especialmente delicado, con los ciudadanos en shock después de la durísima semana vivida con los disturbios en Cataluña tras la sentencia del procés.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído