Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Aminatu Haidar: las mentiras españolas y el designio criminal marroquí, al descubierto

El viernes 4 se abrió un rayo de esperanza: lo que el Gobierno español dijo que era imposible, embarcar a Aminatu Haidar sin pasaporte, fue posible. Pero Marruecos impidió la entrada en el Sahara ocupado acusando al Gobierno español de «provocarle» al enviarle a Haidar sin su «permiso». Conforme avanza la huelga de hambre, las mentiras de España y el designio criminal se van haciendo cada vez más evidentes. ¿Qué ha podido ocurrir el 4 de diciembre para que Haidar no regresara a El Aaiún?

I. EL ORIGEN DEL CONFLICTO: LA VIOLACIÓN DEL DERECHO DE HAIDAR.
El origen del problema es muy claro:
– Marruecos ha violado el derecho de Haidar para entrar en su país, el Sahara Occidental, territorio no autónomo ocupado por Marruecos.
– Marruecos ha violado el derecho de Haidar al deportarla sin documentación.
– España ha violado el derecho de Haidar al permitir su entrada sin documentación. España, se ha prestado a violar también el derecho de Haidar SÓLO PARA INTENTAR CUBRIR LA CULPABILIDAD DE MARRUECOS AL DEPORTAR ILEGALMENTE A HAIDAR.

Lo que pide Haidar es que se restablezca su derecho a entrar y salir libremente de su país. Y para ello, la ÚNICA forma es devolverla a El Aaiún.
Ella no ha causado su problema. Lo han causado España y Marruecos.
No es problema suyo el coste de esta solución, porque quien causa el daño debe repararlo y esto lo ha causado el gobierno, no ella.
Y la solución al problema de su expulsión no es regalarla un bungalow en Lanzarote, es devolverla.
A partir de ahí, hay que plantear el problema.

II.LAS TESIS OFICIALISTAS SOBRE EL CASO HAIDAR
El ministro de Asuntos Exteriores, Moratinos, nos decía que España hacía «todo» lo posible por ayudar a resolver el caso de Haidar y que aparte de las tres opciones presentadas (solicitar un nuevo pasaporte marroquí, obtener un pasaporte español o pedir el estatuto de refugiado político) no había otras opciones. Esta ha sido la postura oficial mientras dejaban pasar los días con la esperanza de que Haidar cediera.
Es más, conforme el Gobierno comprobaba la fuerza de Haidar y su determinación se inició una campaña contra ella: que si Haidar hacía «chantaje», que si era una «desagradecida» por no aceptar la nacionalidad española, que si era «obstinada», que si la apoyaban los de la «zeja», que si su «entorno» la manipulaba, que si sólo quería llamar la atención, etc. Esta campaña fue promovida por los agentes del lobby pro-marroquí en España (como Gustavo de Arístegui) y el coro de periodistas «salta-tertulias» (periodistas que van de una tertulia a otra y de los que no se explica de dónde sacan el tiempo para estudiar los asuntos sobre los que opinan).
En fin, insidias a cual más despreciable. Insidias de personas tan extremadamente inmorales que llegan a calificar de «chantaje», de «desagradecimiento», de «obstinación» y de «vanidad» lo que es la defensa de un derecho.

III. LAS MENTIRAS DEL GOBIERNO ESPAÑOL AL DESCUBIERTO
El Gobierno alegaba (1) que no podía dejar viajar a Aminatu Haidar sin pasaporte y (2) que hacía todo lo posible por conseguir una solución.
Ahora vemos que no.

(1) Como aquí hemos dicho, el Derecho español permite perfectamente a Aminatu Haidar viajar a su país, el Sahara Occidental, territorio no autónomo ocupado por Marruecos, sin estar provista de pasaporte español o marroquí.
Y así ocurrió el viernes, día en que embarcó en un avión médico dotada de un salvoconducto. No llevaba pasaporte español ni marroquí.
Conclusión: el Gobierno y sus antenas han estado mintiendo durante días claves para salvar la vida de Aminatu Haidar.

(2) El Gobierno dice que hacía «todo» lo posible por Aminatu Haidar.
De momento lo que sabemos son varias cosas:
– Que la petición de Haidar, en su denuncia de 15 de noviembre, de que se comunicara inmediatamente la situación al Secretario General de la ONU, Ban Ki Mun, fue ignorada por el Gobierno.
– Que el Fiscal, dependiente en última instancia del Gobierno, pidió la condena de Aminatu Haidar en el juicio de faltas que se siguió contra ella en Lanzarote y ha pedido el archivo de la causa en la Audiencia Nacional. ¡Curiosa forma de «ayudar» a Haidar!
– Que mientras Aminatu Haidar estaba en huelga de hambre y el Gobierno decía hacer «todo» lo posible, el Gobierno español daba su asentimiento en el seno de la UE a un acuerdo agrícola con Marruecos que beneficiaba extraordinariamente los intereses marroquíes y perjudicaba a los españoles. ¡Menuda forma de «presionar»!

IV. EL DESIGNIO CRIMINAL MARROQUÍ
Marruecos es absolutamente insensible ante la situación crítica de la vida de una persona que vive en un territorio, el Sahara Occidental, sobre el que como potencia ocupante tiene unas responsabilidades para salvaguardar la vida de sus habitantes.
No sólo eso. La operación abortada de viaje a El Aaiún tiene visos de haber sido una operación destinada a minar el ánimo de Aminatu Haidar. En vano, como se puede comprobar al leer la carta que acaba de redactar la activista «Mis convicciones no se venden«.

Esa insensibilidad hacia una persona pacífica, que defiende sus derechos, se torna en máxima preocupación cuando se trata de dar atenciones médicas a cualquier tirano sanguinario. Es el caso del jefe de la junta militar golpista de Guinea-Conakry, el capitán Mussa Dadis Camara, que fue recibido el día 4 en Marruecos para recibir tratamiento médico después de que el jueves fuera herido de bala por un antiguo ayudante.

V. ES LA HORA DE LA INTERVENCIÓN INTERNACIONAL.
La complicidad o, en el mejor de los casos, la inutilidad del equipo de Moratinos, hace indispensable una mediación internacional. Moratinos y su equipo están amortizados. Si el PSOE quiere demostrar seriedad deberá proponer un mediador creíble, como Javier Solana, que ahora está disponible.
Pero es difícil pensar que incluso Javier Solana pueda solucionar el conflicto. Hace falta que se impliquen directamente los Estados Unidos y el Secretario General de la ONU, Ban Ki Mun.
Hillary Clinton, que en Marruecos hace apenas unas semanas realizó declaraciones de apoyo al régimen de Mohamed VI debe ahora afrontar las consecuencias de haber alentado, con sus irresponsables palabras, la conducta criminal de Mohamed VI.
Ban Ki Mun, por su parte, debe repasar las resoluciones de la Asamblea General de la ONU sobre el Sahara Occidental y volver a leer esta frase:

Reafirmando la responsabilidad de las Naciones Unidas hacia el pueblo del Sáhara Occidental

Puede ser un avión norteamericano o puede que sea un avión de la MINURSO el que lo haga. Pero hay que hacerlo ya.
Porque Aminatu Haidar está luchando por su derecho. Hasta la muerte.

VI. Y ES LA HORA DE SALVAR LA VIDA DE HAIDAR
El Gobierno Español asume una responsabilidad directa sobre la vida de Haidar porque ha sido el Gobierno quien, contra su voluntad, la ha introducido en el territorio español.
El Gobierno Español debe procurar todos los medios para salvar su vida:
¿lo está haciendo o quiere verla muerta?

Autor

Carlos Ruiz

Catedrático de Derecho Constitucional

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz

Catedrático de Derecho Constitucional

Lo más leido