Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

La política exterior de Rajoy va a la deriva (I): Marruecos y Sahara Occidental

El estreno del gobierno Rajoy en su política exterior presenta preocupantes augurios para su credibilidad. Empecemos por un asunto prioritario para España: el Sahara Occidental y Marruecos. Las declaraciones del presidente Rajoy sobre Marruecos y las del ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo, sobre el Sahara Occidental parecen indicar que el gobierno está manejando informaciones o asesoramientos sobre asuntos esenciales de la política exterior española que son mejorables. En el caso de Marruecos, la realidad y una prestigiosa organización no gubernamental no han tardado sino unos días en corregir al presidente. En el caso del Sahara Occidental, sería las declaraciones el ministro de Exteriores pueden significar una ruptura con la posición oficial de España.

I. MARRUECOS, UN «EJEMPLO» POCO EJEMPLAR
Europa Press recogió unas declaraciones del presidente Rajoy en su visita a Marruecos el día 18:

En su declaración sin preguntas, Rajoy ha subrayado que las reformas democráticas emprendidas por Mohamed VI han situado al reino alauí «a la vanguardia del mundo árabe» y le han convertido en un «ejemplo a seguir».

El «ejemplo» no ha durado mucho.
El día 20 las televisiones han ofrecido las espeluznantes imágenes de unos jóvenes en paro quemándose a lo «bonzo» en Marruecos en protesta por las mentiras y los incumplimientos del régimen marroquí.

Pero, por si fuera poco, una de las más prestigiosas organizaciones mundiales de derechos humanos, Human Rights Watch, acaba de publicar el día 22 de enero su informe sobre Marruecos y el Sahara Occidental en el que afirma que «la represión desacredita las promesas de reformas«.

La guinda es que la agencia oficial de prensa del régimen marroquí, la MAP, ha manipulado el texto del informe de Human Rights Watch.
Todo un «ejemplo».

II. EL REFERÉNDUM EN EL SAHARA OCCIDENTAL SÓLO ES EXCLUIBLE CON LA CONCESIÓN DE INDEPENDENCIA
El ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo, ha concedido una entrevista en El País a Miguel González, un periodista que mantiene hilo directo con el CNI.
En esa entrevista, el diario del grupo Prisa insiste en una de las obsesiones del lobby pro-marroquí, la exclusión de la independencia del Sahara Occidental. Este es el pasaje sobre el Sahara Occidental:

P. El PP criticó al PSOE por alinearse con Marruecos en el contencioso del Sáhara. ¿Cuál es la posición del actual Gobierno?
R. Exactamente la que refleja la resolución que renueva el mandato de la Minurso [Misión de la ONU para el Sáhara Occidental]. Lo que queremos es una solución política “justa, duradera y mutuamente aceptable, que prevea la libre autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de la carta de Naciones Unidas”. Hecha esa declaración de principios, que coincide con la que mantuvo el Gobierno anterior, apoyaremos todos los esfuerzos del enviado especial [del secretario general de la ONU], Christopher Ross, para hacer avanzar las conversaciones entre las partes.

P. ¿El derecho de autodeterminación se debe ejercer con un referéndum en el que una de las opciones sea la independencia?
R. Cualquier solución que tenga el consentimiento de las dos partes contará con nuestro apoyo. No le corresponde al Gobierno español decir de qué forma las partes entienden que se debe ejercer el derecho de autodeterminación.

A estas declaraciones del Sr. Ministro, conviene hacer varias precisiones.

Primero.
Resulta escandaloso que el periodista de El País, como ya hizo en su día el ex-ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Taieb Fassi-Fihri, manipule el nombre de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental, eliminando de su nombre la palabra más importante que le da su razón de ser desde su creación: REFERÉNDUM.

Segundo.
El Sr. Christopher Ross, no es «enviado especial» como a veces se dice, sino «Enviado Personal» del Secretario general de Naciones Unidas.

Tercero.
El derecho a la independencia del pueblo saharaui es, según la legalidad internacional, «inalienable». Esto significa que ninguna de las dos partes puede excluirlo. No puede hacerlo, obviamente, Marruecos, pero tampoco lo puede hacer el Frente Polisario porque ese derecho, insisto, no le corresponde al «Frente Polisario», sino al «pueblo saharaui. En consecuencia, una solución pactada por Marruecos y el Frente Polisario excluyendo la independencia es contraria a la legalidad internacional.

Cuarto.
El Ministro de Asuntos Exteriores no debe desconocer que la única posición de España sobre el asunto del Sahara Occidental, comunicada oficialmente a Naciones Unidas, la nota del Ministerio de 26 de febrero de 1976, considera que para España la descolonización del Sahara Occidental sólo se habrá completado cuando el pueblo saharaui se haya pronunciado «válidamente». Para que el pueblo saharaui se pronuncie válidamente la legalidad internacional exige que la independencia sea una opción.

III. CONCLUSIÓN
Si el gobierno español considera que su relación con Marruecos es importante para España debería tener en cuenta dos cosas.
La primera es que conviene conocer la realidad, jurídica y fáctica, del país, que es muy diferente del escenario de «cartón piedra» preparado por la propaganda oficial.
la segunda es que si se quiere tener una relación correcta con Marruecos no se debería desconocer que para el majzen, la cuestión del Sahara Occidental es OMNIPRESENTE en su política exterior. Esto significa que es IMPOSIBLE mantener una correcta relación con Marruecos sin dominar también la cuestión del Sahara Occidental
El gobierno de Rajoy está dando sus primeros vahidos. Enfrente tiene a un PSOE en escombros. Las perspectivas son, aparentemente buenas para el PP. Pero el futuro no está escrito. Y el gobierno puede cometer gravísimos errores en su política exterior si no mejora sus prestaciones actuales.
Entre otras cosas porque, aunque alguno no quiera verlo, no tendremos ninguna credibilidad en Europa si no la tenemos también en África: ¿es tan difícil de entenderlo?

ARTÍCULOS DE ESTA SERIE

La política exterior de Rajoy a la deriva (IV): Unión Europea

La política exterior de Rajoy a la deriva (III): Argelia

La política exterior de Rajoy a la deriva (II): Oriente Medio

La política exterior de Rajoy va a la deriva (I): Marruecos y Sahara Occidental

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído