Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

El Gobierno separatista catalán impulsa las relaciones con Marruecos

El Gobierno separatista catalán impulsa las relaciones con Marruecos. La noticia, revelada por Europa Press el 15 de septiembre, no debería sorprender a nadie. Y menos que nadie a mí que ya denuncié esa complicidad en este blog. Pero sí conviene recordarla. Entre otras cosas para aclarar algunas cosas que, para una persona con un MÍNIMO de formación deberían estar claras: y es que el caso de Cataluña, no sólo es opuesto con el de Escocia (como ya he comentado aquí) sino también a otros como el del Sahara Occidental. Que el gobierno separatista catalán colabore con Marruecos debería abrir los ojos a algunos, si la estupidez no lo impide. @Desdelatlantico

I. LA COMPLICIDAD DE LOS SEPARATISTAS CATALANES CON MARRUECOS
En este blog me hice eco, de este hecho hace algo menos de un año, el 23 de diciembre de 2013. En esa ocasión publiqué un artículo titulado «Los separatistas catalanes anuncian relaciones privilegiadas con Marruecos con el apoyo de extraños amigos«. Entonces recordaba que en la página 18 del «Informe número 3» presentado por el sedicente «Consell Assessor per a la Transició Nacional», titulado «Les relacions de cooperació entre Catalunya i l’Estat espanyol» y presentado el 20 de diciembre de 2013, se decía:

Si se seguís l‟exemple del Council of the Baltic Sea States (Annex 1.3), es podria considerar la possibilitat d‟establir un segon nivell d‟associació definint un estatus d‟observador, amb països com el Marroc o altres territoris amb qui convingués establir-hi formes particulars de cooperació, més enllà de la Unió Europea.

No podemos, por tanto, extrañarnos de que el 15 de octubre de 2014, Europa Press publicara la siguiente información:

El Gobierno catalán aprueba un plan para impulsar las relaciones con Marruecos

BARCELONA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) –

El Govern ha aprobado este lunes el Plan Marruecos 2014-17, con el que prevé impulsar las relaciones entre Cataluña y Marruecos en ámbitos de interés común, como las relaciones institucionales, económicas, culturales, educativas y sociales.
En rueda de prensa tras el Consejo Ejecutivo, el portavoz del Govern, Francesc Homs, ha explicado este lunes que el plan establece «cinco grandes ámbitos de cooperación»: relaciones institucionales; cooperación al desarrollo; relaciones económicas; cultura, universidades e investigación, y catalanes de origen marroquí.
Homs ha destacado que los catalanes de origen marroquí son desde hace 15 años el colectivo más numeroso de ciudadanos de origen foráneo –con un 20,3% de la población extranjera y un 3% de la población total– y que Cataluña ya tiene planes de trabajo operativos con Japón, Quebec y Flandes, a los que ahora se suma Marruecos para reforzar y promover la acción exterior de Cataluña.

Naturalmente, puede haber algún individuo que diga que este enfoque pro-marroquí es imputable «sólo» a CiU y que no es representativo del conjunto del movimiento separatista.
Pero el problema es que eso no es verdad.
En efecto, cuando se publicaron los documentos estratégicos del llamado «Consell Assessor per a la Transició Nacional» NINGUNA de las fuerzas políticas separatistas, repito, NINGUNA protestó o manifestó su discrepancia con este enfoque pro-marroquí para el eventual Estado separatista.
Y lo mismo ha ocurrido con esta noticia sobre el «Plan Marruecos 2014-2017». NINGUNA, repito, NINGUNA de las fuerzas políticas separatistas ha manifestado su discrepancia con el mismo.
Todo lo cual es comprensible, porque el mismo gobierno separatista que financia a las organizaciones sediciosas llamadas «Asamblea Nacional de Catalunya» y «Omnium Cultural» es el que establece relaciones privilegiadas con Marruecos.

El resultado, por tanto, es obvio: guste o no guste a algunos, existe una complicidad ESTRUCTURAL del separatismo catalán con Marruecos.
Por tanto, quien diga apoyar a la causa saharaui, si tiene un mínimo de coherencia (que si hay humildad y buena fe es fácil de tener) no podrá apoyar un eventual Estado separatista catalán.

II. EL CADA VEZ MENOS DISIMULADO INTERÉS MARROQUÍ EN ROMPER ESPAÑA
Ya en mi artículo de diciembre de 2013 me hice eco de la importantísima noticia según la cual meses antes de esto, en mayo de 2013, el Gobierno español descubrió a Nureddin Ziani, un agente del servicio secreto marroquí que trabajaba en favor del separatismo catalán. Una vez descubierto se abrió un expediente de expulsión. Hay que recordar que el gobierno regional catalán amenazó al gobierno central si expulsaba a este espía marroquí. Como es sabido, el espía marroquí fue expulsado y el gobierno regional catalán tuvo que acatarlo.
Nada tiene de particular, entonces, que el gobierno separatista catalán centre su interés en los «catalanes de origen marroquí» (sic) que son desde hace 15 años el colectivo más numeroso de ciudadanos de origen foráneo en Cataluña -con un 20,3% de la población extranjera y un 3% de la población total-.

El interés de Marruecos en romper España tiene muchas explicaciones.
La primera, por supuesto, es que cuanto más pequeña y más débil sea España, más fácil será para Marruecos ocupar Ceuta, Melilla y las Canarias (que, recordemos, figuran como territorio «marroquí» en el mapa de «Marruecos» que exhibe Mohamed VI).
La segunda, es que, siendo España la potencia administradora del Sahara Occidental, cuanto más débil sea España menos capacidad tendrá para cumplir su deber. Y qué decir si España no sólo se debilita sino que es aniquilada del mapa…
La consecuencia es que TODO LO QUE DEBILITA A ESPAÑA FAVORECE A MARRUECOS.

III. LOS «ARGUMENTOS» PARA APOYAR EL SEPARATISMO CATALÁN DESTRUYEN LOS ARGUMENTOS PARA DEFENDER LA CAUSA SAHARAUI
Como es sabido, los «argumentos» del separatismo catalán se basan en afirmar un pretendido «derecho a decidir».
Ahora bien, como es notorio para cualquiera que sepa «algo» (no hace falta que sea Catedrático) un «derecho» sólo existe si está reconocido en una norma jurídica.
Es algo obvio que EN NINGUNA NORMA INTERNACIONAL O CONSTITUCIONAL se reconoce ese supuesto «derecho» a Cataluña. Por lo demás, es notorio que la sedicente «Declaración de soberanía» de Cataluña de 29 de enero de 2013 ha sido declarada inconstitucional y anulada por el Tribunal Constitucional.
No voy a detenerme aquí en recordar que el caso de Escocia no es que sea distinto, es que es opuesto al de Cataluña. Ya lo he tratado aquí.
Me refiero al intento, sólo explicable desde una profunda ignorancia o la mala fe de equiparar el caso de Cataluña, nada menos, que al Sahara Occidental.

1) Sobre la existencia de un «pueblo»
Para empezar, el «pueblo saharaui» ha sido reconocido como sujeto internacional de derechos por Naciones Unidas en sus resoluciones emanadas por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad. Es más, EL PROPIO MARRUECOS mientras ha sido miembro del Consejo de Seguridad HA RECONOCIDO AL «PUEBLO SAHARAUI» COMO SUJETO INTERNACIONAL al votar a favor de las resoluciones 2044 (de 2012) y 2099 (del 2013).

Como es obvio el llamado «pueblo catalán» no está reconocido como sujeto internacional de derechos por NINGUNA resolución de Naciones Unidas.

En definitiva, equiparar «pueblo saharaui» y «pueblo catalán» sólo se puede hacer, insisto, por ignorancia (superable con humildad para reconocer el error) o malicia.

2) Sobre la existencia de un «derecho»
Para continuar, el «pueblo saharaui» tiene reconocido un «DERECHO» DE AUTODETERMINACIÓN A DECIDIR SU FUTURO como tal pueblo.
Ese DERECHO (porque es un DERECHO) del pueblo saharaui ha sido reconocido, nada menos, que por la Asamblea General de Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad y el Tribunal Internacional de Justicia.

Como es obvio, el llamado «pueblo catalán» no tiene reconocido ese supuesto «derecho» a «decidir» absolutamente en ninguna norma internacional.

En definitiva, equiparar el derecho del pueblo saharaui al pretendido «derecho» del supuesto «pueblo catalán» es algo que sólo se puede hacer por ignorancia o malicia.

3) Sobre el argumento de la fuerza
Cabe, por supuesto, que alguien defienda una eventual separación de Cataluña como resultado de un HECHO CONSUMADO, de un acto de fuerza. Esa parece ser la posición de líder de la que parece primera fuerza separatista, que dijo nada más y nada menos que «ha llegado el momento de saltarse la legalidad española para crear la nuestra propia«.
Las declaraciones del líder separatista son la confesión palmaria de que la pretensión que persigue es RADICALMENTE ILEGAL, pues sólo creándose una legalidad al gusto de su capricho eso puede ser «legal». El «argumento» para hacerse una legalidad «a medida» es, pura y sencillamente, el uso de la fuerza.

Ahora bien, reconocer un HECHO DE FUERZA (como el que pretenden los separatistas) sólo puede beneficiar a quienes realizan HECHOS DE FUERZA no a quienes se basan en el Derecho.
Por eso, quien defienda los derechos del pueblo saharaui NO PUEDE COMPARTIR LOS ARGUMENTOS SEPARATISTAS porque si fueran coherentes tendrían que apoyar a Marruecos (que es quien ha usado la fuerza) y no al pueblo saharaui (que alega en su favor el Derecho).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El incendio de Vigo, metáfora de España (16-X-2017)

¿Por qué ni el Gobierno ni la Fiscalía acusan de sedición a la mayoría separatista del parlamento regional catalán? (9-IX-2017)

Elecciones regionales del 27-S: el miedo se apodera de los separatistas catalanistas (28-IX-2015)

La unidad de España: verdad y bien común como principio espiritual (23-IX-2015)

El mentiroso título de la sedicente «ley de consultas no refrendarias» (29-IX-2014)

Separatismo catalán: El triunfo de la voluntad o el preludio de una tragedia (25-IX-2014)

11 de septiembre de 1714: la mentira original del separatismo catalán (11-IX-2014)

Por qué Escocia y Cataluña son casos opuestos (8-IX-2014)

La declaración de «soberanía» de Cataluña ha sido bien anulada por el TC (26-III-2014)

Barcelona-1714: Cataluña es España (10-IX-2013)

La sedicente «declaración de soberanía» de Cataluña debe ser recurrida (29-I-2013)

Nuevo ridículo de Artur Mas: ignora que Croacia será el Estado 28 de la UE (20-XII-2012)

Los independentistas reconocen la inconstitucionalidad del nuevo Estatuto catalán (25-VIII-2009)

El ministro de Justicia presiona al Tribunal Constitucional (29-IV-2009)

Estatuto catalán: siguen las maniobras para impedir su anulación (14-IV-2009)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído