Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Éxodo sirio a Europa (I): ¿refugiados o emigrantes? Aclaraciones conceptuales

El éxodo sirio a Europa es objeto de un tratamiento por los medios que demasiado a menudo produce confusión e intoxicación. De ahí que convenga aclarar los conceptos y, el más importante, el de qué es un «refugiado» y si estas personas que vienen a Europa son refugiados o emigrantes. La magnitud del asunto exige conocer las causas del mismo si se quiere dar solución al problema. Por lo demás, las circunstancias en que se ha desencadenado suscitan, a a su vez, muchos interrogantes. Centrémonos, en primer lugar, en algunas aclaraciones conceptuales @Desdelatlantico.

I. ACLARACIONES: QUÉ ES UN REFUGIADO
La impresionante marea humana que ha llegado en las últimas semanas a Europa proveniente de Turquía plantea, antes que nada, la cuestión de aclarar si las personas que vienen son «refugiados» o «emigrantes».
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker que en su intervención ante el Parlamento Europeo se mostró abiertamente dispuesto a que los países de la UE absorban esta marea no ha dudado en hablar de una «crisis de refugiados», pero ¿son «refugiados»?

El Sr. Juncker no parece muy riguroso en su lenguaje. Y ante una situación de la importancia de ésta debiera serlo muy especialmente. Porque hay que decir que el Sr. Juncker ignora LA NORMA FUNDAMENTAL DE LA UE SOBRE ASILO: a saber, la Directiva 2013-32 y la Directiva 2011-95.

Según la Directiva de 2013

«refugiado» (es) un nacional de un tercer país o un apátrida que cumple los requisitos del artículo 2, letra d), de la Directiva 2011/95/UE;

La Directiva de 2011 dice que

«refugiado» (es) un nacional de un tercer país que, debido a fundados temores a ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas o pertenencia a determinado grupo social, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país, o un apátrida que, hallándose fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual por los mismos motivos que los mencionados, no puede o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él, y al que no se aplica el artículo 12;

Dicho de otro modo.
Dado que este éxodo (mayormente, aunque no exclusivamente, sirio) proviene de Turquía (mayormente, aunque también hay un número importante que quiere entrar en Europa desde Marruecos), es preciso aclarar si
1- el «nacional de un tercer país» (Siria, Afganistán, Eritrea, etc.)
2- está justificado que tenga «fundados temores a ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas o pertenencia a determinado grupo social» en «el país de su nacionalidad»

Para aclarar esta cuestión se establece en la Directiva de 2013 un procedimiento y, sólo tras concluir el mismo favorablemente se concede la protección internacional con el reconocimiento del estatuto de «refugiado» o de una «protección subsidiaria».

En definitiva, las personas que vienen no debieran ser calificadas en principio como «refugiados» sino a lo sumo como «solicitantes de asilo».

II. ¿PUEDE ALGUIEN QUE YA SE HA REFUGIADO EN UN TERCER PAÍS DISTINTO DEL SUYO BUSCAR UN NUEVO REFUGIO?
Creo que no sería exagerado decir que NINGUNO de los participantes en este éxodo ha venido a Europa DIRECTAMENTE desde Siria o Afganistán.
Esto significa que han pasado por TERCEROS países distintos del suyo de origen y de la UE… países donde pueden YA haber obtenido refugio. De ahí que el artículo 33.2.b) y c) de la Directiva 2013-32 diga que

Los Estados miembros podrán considerar inadmisible una solicitud de protección internacional solo si:
(…)
b) un país que no sea un Estado miembro se considera primer país de asilo del solicitante de conformidad con lo dispuesto en el artículo 35;
c) un país que no sea un Estado miembro se considera tercer país seguro para el solicitante de conformidad con lo dispuesto en el artículo 38;

Un país no miembro de la UE (por ejemplo, Turquía o Marruecos) «podrá ser considerado primer país de asilo de un solicitante» según el artículo 35 de la Directiva 2013-32

a) si este ha sido reconocido como refugiado en dicho país y puede aún acogerse a dicha protección, o bien
b) si este goza de protección suficiente en dicho país, e incluso se acoge al principio de no devolución;

Un país no miembro de la UE (por ejemplo, Turquía o Marruecos) podrá ser considerado «tercer país seguro», según el artículo 38.1 de la citada Directiva

Los Estados miembros solo podrán aplicar el concepto de tercer país seguro cuando las autoridades competentes tengan la certeza de que el solicitante de protección internacional recibirá en el tercer país un trato conforme a los siguientes principios:
a) su vida o su libertad no están amenazadas por razón de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política;
b) no hay riesgo de daños graves tal como se definen en la Directiva 2011/95/UE;
c) se respeta el principio de no devolución de conformidad con la Convención de Ginebra;
d) se respeta la prohibición de expulsión en caso de violación del derecho de no ser sometido a torturas ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes, establecido en el Derecho internacional;
e) existe la posibilidad de solicitar el estatuto de refugiado y, en caso de ser refugiado, recibir protección con arreglo a la Convención de Ginebra.

En consecuencia:
– si estas personas YA han solicitado refugio en un tercer país distinto del suyo desde el que vienen a la UE
o
– si PUEDEN recibir refugio en un tercer país distinto del suyo desde el que vienen a la UE

SUS SOLICITUDES PUEDEN SER INADMITIDAS Y, EN CONSECUENCIA, NO TIENEN DERECHO A SER CONSIDERADOS «REFUGIADOS» EN LA UE

¿Son Turquía o Marruecos a estos efectos «país seguro»?
La UE tiene firmados con estos dos países sendos Acuerdos de Asociación, ventajosísimos comercialmente para ambos.
Aunque el Acuerdo con Turquía no tiene cláusula de derechos humanos, sí la tiene el acuerdo con Marruecos cuyo artículo 2 dice:

El respeto de los principios democráticos y de los Derechos Humanos fundamentales, tal como se enuncian en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, inspira las políticas interiores y exteriores de la Comunidad y de Marruecos y constituye un elemento esencial del presente Acuerdo.

El acuerdo con Turquía no contiene esa cláusula de derechos humanos que sí tiene el acuerdo con Marruecos, pero la UE ha admitido que Turquía tiene cierto cumplimiento de los derechos humanos pues ha ratificado el Convenio Europeo de Derechos Humanos y ha sometido sus decisiones nacionales a la jurisdicción del Tribunal de Estrasburgo (cosa que no ha hecho Marruecos, por cierto).

En definitiva:
si la UE no considera a Marruecos o Turquía como «países seguros» a efectos de asilo….
– en el caso de Marruecos, debe inmediatamente romper el acuerdo de asociación con ese país, BASADO en que ese país «respeta» los derechos humanos
– en el caso de Turquía, debe cerrar formalmente las negociaciones de adhesión a la UE.

III. ¿PUEDE UN REFUGIADO EN UN TERCER PAÍS CONVERTIRSE EN EMIGRANTE ILEGAL EN LA UE?
Las personas que
– ya obtuvieron refugio en un tercer país
o
– se hayan en un «país seguro»

NO PUEDEN PEDIR ASILO EN LA UE.
Si ello es así, resultaría inexacto calificar como «refugiados» a quienes la UE considera que ya han podido obtener «refugio» en los países desde los que han accedido a la UE.
En efecto, parece difícil pensar cómo no iban a obtener refugio en estos dos países citados la inmensa mayoría de esas personas que comparten el rasgo social más importante: la religión. La inmensa mayoría de esos refugiados son musulmanes de la rama «sunní» y tanto Turquía como Marruecos son países musulmanes sunníes.

En consecuencia, si estas personas han obtenido ya, o pueden obtener, refugio en estos terceros países: ¿por qué vienen a Europa? donde no hay un sólo país en que la religión mayoritaria sea la suya?
Pues la explicación aparente es para mejorar su situación ECONÓMICA.
Pero entonces, esas personas se convierten en EMIGRANTES que al entrar sin los permisos necesarios son emigrantes ilegales.
Si hay una explicación oculta distinta de la aparente es algo que ahora no se sabe.

IV. SCHENGEN O CÓMO UN SIRIO QUE ENTRA POR GRECIA PUEDE APARECER EN MUNICH
Los integrantes del Éxodo en su mayoría vienen de Turquía (en menor proporción desde Marruecos) y desde ahí han pasado a Grecia (o, en menor proporción a España).

1) Lo primero que hay que decir es que los países en donde se hallan (Turquía, Marruecos) tienen la OBLIGACIÓN INTERNACIONAL de velar para que nadie salga de sus fronteras ilegalmente.

Parece evidente que estos países no han cumplido su obligación.
La UE, y en especial los países del Centro de Europa, pagan ahora, muy caro la laxitud que se ha permitido a Marruecos, país que ha permitido que salieran ilegalmente de su territorio centenares de miles de emigrantes ilegales sin ser nunca sancionado por ello.

2) Una vez que han entrado en la UE, esas personas si pretenden ser refugiadas deben solicitar el asilo.
– en el caso de los sirios que han entrado en España desde Marruecos, efectivamente han solicitado el asilo EN ESPAÑA, pero España, tras seguir los procedimientos legales ha denegado el asilo a la inmensa mayoría de los solicitantes.
– en el caso de los sirios (y afganos) que han entrado en GRECIA desde TURQUÍA, lo lógico es que hubieran solicitado el asilo EN GRECIA. Es dudoso que haya sido así. Desde un primer momento, estas personas anunciaban su intención de ir «a Alemania».
El hecho es que una vez entrados en Grecia, Grecia les ha permitido circular.
Y el hecho es que una vez entrados en otros Estados de la UE (Hungría) estas personas no consta que hayan solicitado el asilo EN HUNGRÍA, sino que querían ir «a Alemania».
En principio, esta libertad de circulación sólo se explica si estas personas, NO FUERON CONSIDERADOS «REFUGIADOS» EN EL MOMENTO DE ENTRAR EN LA UE. Ello explicaría que se hayan movido libremente por varios países de la UE: Grecia, Hungría, Austria, Alemania.

Algunos llegaron a pretender que esto ¡no era algo excepcional! Y esas voces fingieron escándalo, cuando Hungría decidió cerrar la frontera exterior de la UE (con Serbia, para ser exactos, por donde entraban los migrados que llegaron a Grecia desde Turquía), medida que favorecía, obviamente, no sólo a Hungría sino a toda la UE.
La prueba de que la iniciativa húngara no era errónea es que Alemania, ante la magnitud de la crisis, haya solicitado suspender la libertad de circulación de personas entre los países «Schengen» para reintroducir provisionalmente controles en la frontera, algo que ha sido aceptado por la Comisión Europea que en un comunicado del 14 de septiembre ha afirmado que

The temporary reintroduction of border controls between Member States is an exceptional possibility explicitly foreseen in and regulated by the Schengen Borders Code, in case of a crisis situation
(la reintroducción temporal de los controles fronterizos entre Estados miembros es una posibilidad excepcional expresamente prevista en y regulada por el Código de Fronteras Schengen, para el caso de una situación de crisis

Estamos, por tanto, ante una CRISIS que exige medidas EXCEPCIONALES.
Una crisis que no se arregla con fotos sentimentaloides ni con apelaciones, cuando menos irresponsables, a «abrir las fronteras».
Una crisis en la que la canciller alemana Angela Merkel se ha comportado, lamentablemente, como en la crisis de Grecia. Sus medidas han sido las que mayor daño podrían hacer a Europa. La decisión de reintroducir controles fronterizos es un reconocimiento del error. Algo tardío.

POST-DATA
1) Según las autoridades húngaras, ¡sólo 48! personas han presentado la solicitud de asilo en ese país
Sin comentaros.

2) La Comisión Europea ha tomado nota de que Alemania y Eslovenia han suspendido la aplicación de la libre circulación prevista en el acuerdo de Schengen

3) La Comisión Europea ha reconocido haber dado a Turquía ¡¡175 millones de euros!! para actividades relacionadas con la emigración INCLUIDA LA AYUDA DIRECTA A REFUGIADOS.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído