Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

La exposición «Mons Dei» (el monte de Dios) en Aguilar de Campoo (Palencia)

Este año, la exposición de arte religioso organizada por la fundación «Las Edades del Hombre» lleva el título «Mons Dei» (el monde de Dios) y se organiza a los pies de la Cordillera Cantábrica, en la hermosa villa de Aguilar de Campoo. Una ubicación ideal para una exposición muy bien articulada en cuanto a sus contenidos teológicos y con obras de enorme interés desde el punto de vista artístico. La exposición se puede visitar hasta mediados de noviembre@Desdelatlantico.

I. «MONS DEI» EN EL CONJUNTO DE LAS EXPOSICIONES DE «LAS EDADES DE HOMBRE».
«Las Edades del Hombre» es el resultado de un proyecto no buscado. Cuando las diócesis de Castilla y León organizaron en 1988 en la catedral de Valladolid la exposición titulada «Las Edades del Hombre», y subtitulada «El arte en la Iglesia de Castilla y León» se vieron sorprendidas por el éxito apoteósico de la misma. Sorpresa relativa, ciertamente, pues aunque tuvo más de un millón (¡más de un millón!) de visitantes, la calidad (inigualable) de las obras expuestas era razón suficiente para este éxito. Sin embargo, la sorpresa se produjo porque esas obras en su entorno propio no recibían ni de lejos un número importante de visitantes. El éxito, apoteósico, llevó a organizar otras exposiciones en otras catedrales de Castilla y León: primero en la de Burgos (1990), sobre libros y luego en León (1991) sobre música. A raíz de entonces se sucedieron las exposiciones, dos de ellas fuera de España: una en Amberes (Flandes) y otra en Nueva York.
Conforme se han sucedido nuevas ediciones ha resultado difícil mantener el interés. Desde 2011 las exposiciones no se organizan sólo en las Catedrales de la región, sino en otras grandes iglesias de la misma, y se ha intentado encontrar temas que liguen el arte y aspectos de la religion.
En este contexto, en 2018, se ha organizado en Aguilar de Campoo, junto a la Montaña de Palencia, la exposición «Mons Dei» (el Monte de Dios). Una ubicación espléndida para un tema clásico de la espiritualidad.

II. ESPLÉNDIDA ORGANIZACIÓN TEMÁTICA DE LA ESPIRITUALIDAD DE LA EXPOSICIÓN
La exposición se desarrolla en dos sedes. Comienza en la Iglesia de Santa Cecilia, una iglesia en lo alto de un monte que posee algunos de los más bellos capiteles románicos que hay en España. Allí se contemplan los dos primeros capítulos de la exposición. Los siguientes cinco capítulos se visitan en la Colegiata de San Miguel, en el núcleo histórico, muy bien cuidado, de Aguilar de Campoo.
El comisario de la exposición, José Luis Calvo Calleja, ha explicado muy bien la razón de ser de los capítulos de la exposición y me remito a lo que dice.

III. LA «ESCALA CELESTE», GRAN APORTACIÓN DEL ARTE CLÁSICO RELIGIOSO
La exposición permite ver obras de maestros clásicos indiscutibles: Berruguete, Vahía, Felipe Bigarny, Juan de Juni, El Greco, Gregorio Fernández, Alonso Cano, Goya… pero a nadie que haya visitado otras exposiciones de «Las Edades del Hombre» le puede sorprender porque la calidad artística es «marca de la casa».
Pero hay una obra que por lo difícil que es de ver y por la rareza del tema creo que constituye, quizá, la verdadera estrella de la exposición aunque me temo que insuficientemente aprovechada por los organizadores. Me refiero a una «Escala mística» que es una de las poquísimas representaciones artísticas que hay en España (donde sólo conozco otra, en Antequera) y en el mundo de lo que se llama el «Itinerario místico».

Quien quiera profundizar en el tema de esta representación puede consultar estas obras:
– «Un itinerario místico por el cosmos«, de Arturo Caballero, que es un estudio específico sobre esta obra; y
«Ars combinatoria y modelos cosmológicos: correspondencias y pervivencias en unapintura cuzqueña del siglo XVIII«, de Alejandro Gangui, Gabriela Siracusano y Juan Ricardo Rey Márquez que es un estudio más genérico sobre distintas representaciones de este «itinerario místico»

IV. ACERTADAS APORTACIONES DEL ARTE CONTEMPORÁNEO
En los últimos años las exposiciones de «Las Edades del Hombre» han dado paso, con mayor o menor fortuna, al arte religioso contemporáneo. En esta edición, creo que con gran fortuna.
Dos obras me han llamado la atención. En el primer capítulo de la exposición, se puede contemplar la obra «Ikusmira» del artista guipuzcoano Jesus Mari Lezkano, inspirada en «El castillo de los Pirineos» de René Magritte.

La otra obra es una versión de «El Sermón de la Montaña» por Antonio Guzmán Capel, que aunque nacido en Tetuán, vive en Palencia y es en la montaña de Palencia, muy cerca del lugar en el que ahora se expone la obra, donde se ha inspirado para hacerla.

V. UNA GRAN EXPOSICIÓN QUE OBLIGA EN LAS PRÓXIMAS EDICIONES A MANTENER EL NIVEL
De todo lo dicho es fácil deducir que considero que estamos ante una gran exposición. Una exposición donde el contenido teológico-espiritual está muy bien presentado, donde se ha dado entrada a aportaciones de gran calidad de arte religioso contemporáneo que pueden estar, dignamente acompañando a los grandes maestros clásicos, y todo ello en un entorno ideal para expresar esos contenidos y admirar las obras expuestas.
Una gran exposición que obliga a mantener un elevado índice de calidad en las próximas que se organicen.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído