Dominio O´Secreto 2017, la vuelta a los orígenes del albariño

Mario Ruiz-Clavijo, quinta generación de una saga de viticultores riojanos, presenta su primer albariño, un vino moderno y atípico pero asentado en los principios de la viticultura tradicional de la zona y que expresa la identidad de una finca antigua, escondida y con unas condiciones climáticas únicas. Vinificado con levadoras autóctonas y con una crianza de seis meses sobre lías y otros seis en botella, Dominio O’Secreto recupera el concepto de vino de guarda de los albariños de antes y llega al mercado en edición limitada de 6.000 botellas, presentando un perfil atlántico pero más maduro de lo habitual.

Con solo 23 años, Mario Ruiz-Clavijo es ya una de las figuras más prometedoras de la enología en nuestro país. Procede de una familia de cinco generaciones de viticultores riojanos y desde que tuvo uso de razón supo que él también quería dedicarse al mundo del vino. Actualmente, Mario ha tomado gran parte de las riendas de Marqués de Arviza, la bodega que dirigen sus padres en Fuenmayor, para imprimir a sus vinos un estilo más fresco, refinado y moderno. Además, cuenta con su propio sello, Ruiz-Clavijo, bajo el cual elabora, también en La Rioja, los vinos Capitán Fanegas: un blanco y dos tintos que cuentan con excelentes puntuaciones en The Wine Advocate. Pero Mario no se conforma con revolucionar el panorama vitivinícola riojano y por ello ha comenzado a explorar otras regiones españolas, concretamente Galicia y Valencia, con el objetivo de «volver a los orígenes y recuperar la auténtica tradición vinícola de cada zona».

Fruto de ese espíritu aventurero, Bodegas Ruiz-Clavijo presenta ahora Dominio O’Secreto 2017, un albariño de edición limitada procedente de una finca muy singular, de nombre El Iglesiario. Ubicada en el término municipal de As Neves, en el límite fronterizo entre Pontevedra y Portugal, y con apenas una hectárea de superficie, El Iglesiario es una finca casi escondida (de ahí el nombre del vino), con un encanto y unas condiciones realmente únicas. En mitad de ella se encuentran los vestigios del antiguo seminario de As Neves y sus muros lindan con lo que aún queda de la iglesia mayor. Y es que sus vides, de casi 50 años de edad, fueron utilizadas en su día por los monjes para elaborar vino de consumo propio.

En lo enológico, la particularidad de la finca reside en la edad de sus viñas (viejas para la zona) y en su ubicación, en una pronunciada ladera sobre el río Miño. Su suelo granítico, propio de la zona, confiere al vino un marcado carácter atlántico, mientras que su exposición al sol hace que alumbre un albariño más maduro y con más grado que los que nacen al norte de las Rías Baixas, en el valle del Salnés. Por su parte, la inclinación de la viña propicia las corrientes de aire que, a su vez, favorecen el estado fitosanitario de la uva de tal manera que no se necesita utilizar ningún tipo de químico a nivel preventivo.

Para Mario, los vinos deben trasmitir la identidad del viñedo y por eso apuesta por la utilización de levaduras autóctonas (para alterar lo menos posible la esencia de la uva) y por rescatar las técnicas de vinificación originarias de cada región. Técnicas y costumbres en ocasiones caídas en desuso. En sus vinos de Rioja busca la primacía de la fruta sobre la madera (por ejemplo, completando el envejecimiento en barrica con la crianza en depósitos de hormigón) y en Valencia, donde se asienta el próximo de sus proyectos en ver la luz, trabaja en la crianza de la monastrell en vasijas de barro. Por su parte, la elaboración de Dominio O’Secreto 2017 se ha completado con una crianza de seis meses sobre lías y otros seis en botella recuperando el concepto de albariño de guarda. «Los albariños de antes tenían crianza, ahora cada vez es más frecuente que se presenten en el año», explica el joven bodeguero.

Dominio O’Secreto 2017 presenta un color amarillo con reflejos verdosos e irisaciones doradas y un aroma intenso en el que destaca la presencia de frutas maduras bien ensambladas. En retronasal es franco, intenso y persistente, con recuerdos a flores blancas y notas cítricas. Con buena entrada, en boca es goloso y con una excelente acidez. El final es fresco y largo. El vino llega al mercado en edición limitada de 6.000 botellas, decoradas con una elegante etiqueta que representa el carácter marinero de Galicia y la solera de la finca de la que procede el vino, ya que replica la ilustración de un libro sobre especies marinas encontrado en la antigua bodega. Su PVP es de 21 €.

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído