Esto es lo que hay

Miguel Ángel Violán

Detallitos dominicanos (a manera de miscelánea)

*La vorágines de las voladoras, los microbuses destartalados que van arriba y bajo, por 25 pesos, la música a tope, los asientos desvencijados y el cobrador cazando clientes des de un precario estribo.

*Las vaguadas, esas tormentas que se forman y descomponen, preñadas de agua tan necesaria para un país tropical que paradójicamente ya ha conocido episodios de sequía y donde las aguas subterráneas fluyen contaminadas.

*La gesticulación de la gente: espasmódica,siempre criticando al gobierno, anegando la programación televisiva de debates reiterativos y renunciando siempre al bello axioma de que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

*los destartalados vehículos que llegan a transitar por Santo Domingo, auténtica chatarra móvil, especialmente taxis de aspecto agónico y chóferes inasequibles al desaliento que malviven, perviven y sobreviven.

*ese irremisible culto por la apariencia, dejarte ver, figurar, parecer-que, lucir carro, bolso o marca europea, ir junto-a y todo eso.

*la jerga dominicana, sus registros callejeros, su deje particular, su vocalización precaria, sus interjecciones superlativas, su grandilocuencia pero también sus silencios graves.

*el innoble control de pasaportes del aeropuerto internacional de Santo Domingo: mi última espera fue de dos horas. A mi lado, personas en sillas de ruedas, igualmente haciendo cola. Funcionarios parsimoniosos, como si la cosa no fuera con ellos. (¿Calidad turística? No es eso, no es eso).

 

 

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Violán

Miguel Angel Violán es barcelonés, periodista y escritor, con 41 años de experiencia en el campo de la comunicación (Grupo Mundo, diario AVUI, TV3, Catalunya Ràdio, Radio Nacional de España, Círculo de Lectores/Bertelsmann, RIU/TUI).

Lo más leído