LA MONARQUÍA ESPAÑOLA

¿Sabías que la Casa Real dio permiso a Froilán para ir a la manifestación contra Sánchez en la Plaza de Colón?

El hijo de la infanta Elena pidió ir a la concentración convocada por PP, Cs y VOX en el centro Madrid

¿Sabías que la Casa Real dio permiso a Froilán para ir a la manifestación contra Sánchez en la Plaza de Colón?
Froilan RS

Hace tiempo que sabemos que Froilán simpatiza un ‘poquito’ más con la derecha de la bandera española que con los zarrapastrosos de Podemos, los separatistas periféricos y los partidos de izquierdas, que sintonizan con ellos. (Cachondeo general en redes sociales por las pintas de Froilán en una fiesta en Marbella)

Y Froilán, que no se corta un pelo y es el tipo más divertido y auténtico de la Familia Real española, pero conoce las reglas, pidió permiso tanto a sus padres como a La Zarzuela para ir a la manifestación de la Plaza de Colón, el pasado 10 de febrero (Un nutrido grupo de cachondos gallegos se moviliza para convertir a Froilán en Rey de Galicia).

Eso según unas fuentes. A tenor de lo que dicen otras, el chaval se fue a la multitudinaria concentración sin haberlo comunicado previamente a la Casa Real (El ‘machote ibérico’ Froilan se lleva por delante hasta a la alocada Paris Hilton).

No era un acto cualquiera y parece la Casa Real niega públicamente haber recibido aviso previo sobre la asistencia, según recoge Javier Negre en El Mundo.

No era ir a una discoteca o pasar horas enganchado a una de sus grandes pasiones, el videojuego Fortnite que ha descentrado a estrellas como el blaugrana Dembelé.

Al no haber sido una protesta organizada por sólo un partido, no le pusieron problemas.

Es más, lo consideraron un gesto valiente del chaval en esa lucha de la nueva Casa Real por exhibir su defensa a ultranza de España, de sus símbolos y de su cultura.

Y ahí Froilán es un activo porque desde pequeño e inculcado por Juan Carlos I ha mostrado su apoyo a las tradiciones más patrias como los toros o el flamenco, una de las pasiones que más está cultivando en las últimas fechas donde se le ha podido ver en La tardecita, una fiesta que arranca cada sábado a las siete de la tarde en la madrileña sala de El Callejón de Serrano.

Allí se concentran, entre bulerías, shishas y rebujitos, los cachorros de la jet set. (El nuevo y terrible vicio de Froilán que podría llevarle a la ruina absoluta).

Llegada a Colón, la pandilla de Froilán empieza a corear algunos de los cánticos que más sonaron en el corazón de Madrid. Desde «Sánchez vete ya» hasta «Puigdemont a prisión». El grupo disfruta con la música de El Pulpo.

Froilán, en esta ocasión, no tiene que subir a la cabina como ha hecho en el Starlite para exigirle al pinchadiscos que ponga el himno de España porque el DJ no para de pincharlo.

El hijo de la Infanta Elena también le ha inculcado a su hermana, Victoria Federica, el amor por España. «Felipe quiso visibilizar su apoyo a la unidad de España», comenta uno de los amigos que le acompañó en Colón.

Froilán también se encontró con amigos discotequeros que han ido de empalmada y a las chicas que causan furor en los ambientes pijos de Madrid. En los reservados de Kapital o Panda.

Porque defender hoy la unidad de España para cada vez más jóvenes no es un gesto rancio que podía costar la reprobación del resto de compañeros. Es un gesto que está de moda entre los jóvenes.

Con gorra negra, abrigo verde, vaqueros oscuros y con la bandera de España en la mano, Felipe Juan Froilán, hijo de la infanta Elena, sobrino del rey y cuarto en la línea de sucesión al trono; se marchó el pasado 10 de febrero a la plaza de Colón a manifestarse contra el Gobierno en la concentración convocada por la derecha (PP, Ciudadanos y Vox) en el centro de Madrid, según recoge huffingtonpost.

Según informa el diario El Mundo, Froilán no se fue a la manifestación sin consultárselo a nadie, sino que pidió permiso tanto a sus padres, Elena de Borbón y Jaime de Marichalar, y a la propia Zarzuela.

La respuesta: al no ser una concentración convocada por un sólo partido, no había problema.

«Es más, lo consideraron un gesto valiente del chaval en esa lucha de la nueva Casa Real por exhibir su defensa a ultranza de España, de sus símbolos y de su cultura», indica El Mundo.

Froilán acudió a la manifestación acompañado de un grupo de amigos, donde coreó lemas como «Sánchez vete ya» hasta «Puigdemont a prisión», según explica el rotativo, que afirma que «las preferencias de sus amigos son, en este orden, Vox, PP y Ciudadanos» y que «a Froilán le hacen gracia los montajes épicos de Santiago Abascal que se viralizan por WhatsApp».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído