Remolachas rojas y cómo prepararlas:

La remolacha es una hortaliza que puede consumirse cruda, hervida o en conserva.
Su uso principal se da en ensaladas, aunque también puede tomarse sola, con ajos o cebolla y aliñada con un poco de aceite, sal y vinagre.
Remolaxha roja 71
Para consumirla cruda, se suelen rallar y aliñar con un poco de aceite y limón, pero resultan más digeribles si se han cocido.

Lave las remolachas cuidadosamente sin romper la cáscara. Roturas y cortadas permiten que el color y el valor nutritivo se escapen. Después de cocinarlas, la cáscara (piel) de la remolacha puede quitarse fácilmente frotándola.

Para su cocción, conviene introducirlas en agua salada hirviendo sin haberlas pelado, dejando también sin cortar del todo parte de los tallos de las hojas por que perderían parte de su color y su sabor.

Deben hervirse durante al menos una hora, según el tamaño que presenten, pero no más de dos.
Si se prefiere se pueden hacer asadas. Para ello sólo hay que introducirlas en el horno y no sacarlas hasta que estén tiernas. Cocinadas de esta forma, las remolachas conservan casi intactas todas sus propiedades.

Las remolachas son famosas por su fuerte pigmento rojo que mancha toallas, tablas de madera de cocina y fregaderos. No se preocupe por sus manos.

La sal de mesa quita fácilmente las manchas de la piel.

Hay muchas recomendaciones e ideas para cocinar remolachas. Pueden ser cocinadas en microondas, cocidas al vapor, hervidas, conservadas en vinagre, asadas o comidas crudas. Debido a que las remolachas contienen más azúcar natural que el almidón, son muy deliciosas asadas en un horno caliente.

Las remolachas de diferentes tamaños y colores se cocinan a diferente tiempo. Seleccione remolachas del mismo tamaño para evitar quemar algunas.

Las remolachas se han cocido cuando se pueden pinchar fácilmente con un tenedor. Las remolachas crudas necesitan ser lavadas y ralladas o rodajeadas tan delgadas como sea posible.

Una vez cocida se ablanda y tiene un sabor dulce, debido a la sacarosa que contienen sus jugos; suele aderezarse con sal, aceite y vinagre.

También se consume en ensalada y ensaladillas a las que comunica color rojizo.

Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído