Santiago Abascal: «Queremos una inmigración legal y de Hispanoamérica, con nuestros valores y cultura»

Directo. Seguro de sí mismo. Habla sin tapujos. Mira a los ojos. Es Santiago Abascal, líder del partido político VOX.

@monzonpaul

Demonizado por tirios y troyanos; querido por otros, Abascal no pasa desapercibido. Tampoco su familia que en su momento, debido a su actividad política, estuvo amenazada por la banda terrorista ETA. Ese odio e inquina aún se mantiene latente entre los separatistas vascos que se la tienen jurada.

El líder de VOX, al que algunos sectores de la política lo califican de ultraderechista, nos recibe en su cuartel general ubicado en el barrio de Chamartín y con vistas al Skyline de Madrid. Nos invita a tomar café, agua. Yo bebo una coca cola.

En los prolegómenos departe con Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, a quien posteriormente concede una entrevista full política. Antes de ello aprovecho para formularle algunas preguntas sobre hechos concretos de la situación política actual.

Saco en claro que está convencido que aún no ha tocado techo. Y eso dice mucho de él. No va de comparsa de nadie.

Calificado desde el PSOE y Podemos, con el apoyo de un nutrido contingente de periodistas, de racista, homófobo, xenófobo y otras lindezas, Abascal ni presta atención a epítetos. Se mantiene en sus trece de que hay que regular la inmigración y luchar contra la ilegal. Hace hincapié que prefiere inmigración latinoamericana que musulmana. Sus partidarios dicen de él que expresa lo que muchos piensan pero no se atreven a decir.

Y nuestra charla tratará de eso.

Sr. Abascal, cierta o erróneamente, los  latinoamericanos (o parte de ellos) residentes en España tienen una visión muy clara de usted: lo tildan de racista y xenófobo. ¿Qué nos puede decir al respecto?

Yo creo que entre los hispanoamericanos, en realidad tenemos muchos partidarios en España. Y no sólo en España, sino también entre aquellos que están viviendo en sus países. Yo creo que tenemos muchos partidarios porque nuestro mensaje está llegando, a pesar de los medios de comunicación, con bastante nitidez, porque nosotros nos referimos a ellos como nuestros hermanos hispanoamericanos, porque recordamos lo que decía la constitución de Cádiz cuando hacía referencia a los españoles del otro hemisferio. Y nosotros eso lo tenemos presente. Lo que ocurre es que nosotros decimos que la inmigración tiene que ser legal, tiene que ser controlada, y tiene que ser una inmigración procedente de aquellos países con los que compartimos cultura como es todo lo que representa el mundo de la iberosfera.

Paul Monzón y Santiago Abascal

Esa es nuestra posición. La inmigración hay que regularla en función de las necesidades de la economía nacional y en estos momentos en España, en principio, no necesitamos más inmigración porque hay muchos españoles en paro y pasándolo mal. Y después hay que regularlo en función de la capacidad de adaptación del inmigrante. Y el inmigrante en España, el que se puede adaptar, es aquel que viene de países de habla hispana, que tiene nuestra misma cultura, nuestra misma historia.

Esa es nuestra posición más allá de las manipulaciones de los medios.

¿Entonces, los medios son los que os hacen “mala prensa”?

Sí, pero yo creo que en estos momentos tener “mala prensa” es algo muy positivo porque no hay nadie con peor prensa que la prensa. A la prensa ya no se la cree. Hay un gran descrédito. Han mentido de una manera brutal, de una manera sostenida, han sido los grandes propagadores de las noticias falsas. Por lo tanto, llega un momento en que da igual de lo que publiquen sobre nosotros. Los españoles, nuestros simpatizantes y votantes ya nos les creen. Aspiramos a cambiar eso, aspiramos a que exista una prensa libre, una prensa plural, una prensa comprometida con la verdad, y a la vez cada uno con las ideas que defienda. Pero para eso va haber que hacer muchos cambios, va haber que apartar las sucias manos de los partidos políticos de las influencias que tienen los medios de comunicación, la influencia que tienen en la justicia y la influencia que los partidos en España han tenido en todos los órdenes como máquinas absolutamente desmedidas en su tamaño que han acabado convirtiendo nuestra democracia en una partidocracia.

Es curioso que os tachen de racistas cuando en vuestro partido también tenéis inmigrantes…

Evidentemente…

Me refiero en vuestras filas

Es que para nosotros no hay ninguna contradicción. Y por supuesto, nuestro color de la piel no puede ser un problema. Un español no puede ser racista. Un español que sabe lo que ha sido la obra de la hispanidad en América, no puede tener una concepción racial de la vida, no puede haber diferencias en las personas por el color de la piel. Todo eso lo tenemos clarísimo. Sin embargo, tenemos que aguantar pues todo el tipo de etiquetas y de estigmatizaciones desde la tribuna del Congreso de Diputados o desde las atalayas de las tertulias periodísticas.

Pero realmente, a nosotros no nos preocupa el color de la gente. Lo que nos preocupa es lo que la gente tiene en la cabeza. En ese sentido desconfiamos mucho de la inmigración procedente de los países islámicos porque es incompatible con nuestro modo de vivir.

MENAS

Hace un tiempo advirtió de la peligrosidad de los “menas”, que luego en el día a día, se ha comprobado con sus múltiples fechorías que usted tenía razón. ¿Debe ser expulsados de España?

Nosotros lo que decimos es que los “menas”, menores no acompañados, lo que tienen que hacer es estar en sus países con sus padres y que las instituciones tienen que hacer todo lo posible para que no lleguen. Y en primer lugar, lo que tiene que terminar es el efecto llamada, la idea de que llegan a España y que van a ser acogidos en un centro donde van a tener amplias libertades, donde van a suponer un gran coste para los españoles y en donde van a poder salir y campar a sus anchas como está ocurriendo en muchas zonas de España produciéndose delitos y dando pie a que muchos hombres mayores, muchas mujeres mayores, muchas chicas, vivan en la inseguridad en sus barrios en estos momentos, igual que los comerciantes de esos lugares.

Esto es algo que está a la orden del día, que está pasando en distintos sitios de Madrid, pero también del resto de España y que solo nosotros nos atrevemos a denunciar.

Otros dicen que los menas son sus niños, pues que se los lleven a sus casas, pero que no hagan a los españoles cargar con este coste ni aguantar la inseguridad que representan.

Hablaba usted de efecto llamada y ahora mismo Canarias se está convirtiendo en la nueva Lampedusa de Europa. ¿Cómo ve esta situación?

Pues, con verdadera preocupación, pero no solo lo que está ocurriendo en Canarias con unas dimensiones desconocidas para nosotros, sino lo que ha ocurrido en el Levante y lo que va a seguir ocurriendo si no lo detenemos de una manera inmediata y tajante.

En primer lugar, acabando con la publicidad que llega a África de que España tiene las puertas abiertas a todo aquel que quiera aquí vivir. Con la publicidad que representan las ayudas sociales a la inmigración ilegal, en la acogida sin ningún tipo de límites que en estos momentos está haciendo que muchos españoles se sientan discriminados en su propia tierra.

En segundo lugar, controlando las fronteras, dando más medios a quienes las defienden a los guardias, a los policías en Ceuta y Melilla, pero también controlando el mar y persiguiendo a todas esas embarcaciones de falsas ongs que colaboran con los traficantes de personas y que son los grandes responsables, los grandes culpables de la tragedia que se está viviendo en el Mediterráneo.

Sr. Abascal, muchas gracias por atendernos.

Gracias a vosotros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído