Ciencia Viral

Cataratas del Niágara: resuelto el misterio de la mancha ‘oscura y apestosa’

"La mancha se extendió por unos 800 metros, parecía muy amenazadora y tenía un olor espantoso", señaló un testigo

Cuando las aguas en la base de las famosas Cataratas del Niágara se tornaron oscuras y hediondas, los visitantes a la famosa atracción en la frontera entre Estados Unidos y Canadá quedaron alarmados.

¿Podría tratarse de un derrame de petróleo?

No. La mancha negruzca y fétida fue causada por restos de filtros de carbón usados por una planta de tratamiento de aguas residuales.

Los restos fueron vertidos al Río Niágara, que incluye las famosas cataratas, durante trabajos de manutención el sábado.

Así lo explicó la Junta del Agua de la ciudad de Niagara Falls, Niagara Falls Water Board (NFWB), en el estado de Nueva York, administradora de la planta.


«Rutinario»

El organismo pidió disculpas por la inquietud causada a los turistas y habitantes de localidades cercanas.

La Junta señaló en un comunicado que el «agua teñida» fue resultado de «cambios rutinarios, necesarios y de corto plazo en el proceso de tratamiento de aguas».

«El agua oscurecida contenía algunos sólidos acumulados y residuos de carbono, dentro de los límites permitidos».

«No había allí ningún tipo de residuo de petróleo o solventes orgánicos. El olor fue el que se produce normalmente durante una descarga del sistema de alcantarillado», agregó el organismo.

Las aguas residuales fluyen a través de lechos con filtros de carbón como parte de un proceso de purificación de siete pasos, según el sitio de la junta.

El organismo aseguró que tenía autorización para verter los residuos en el río.


«Olor espantoso»

Una de las primeras personas que notó la mancha fue Pat Proctor, vicepresidente de Rainbow Air, una empresa que realiza tours en helicóptero sobre las cataratas.

Proctor afirmó que los residuos oscuros fueron visibles durante varias horas el sábado, antes de disiparse.

«Yo sólo rezaba para que no se tratara de un derrame de crudo», dijo Proctor a la BBC.

La mancha «se extendió por media milla (unos 800 metros), parecía muy amenazadora y tenía un olor espantoso».

La junta recibió numerosas críticas en redes sociales.

La empresa de botes turísticos Maid of the Mist preguntó por Twitter a las autoridades:

«¿Por qué se permitió este vertido negro y hediondo en el Río Niágara un fin de semana, cuando la zona estaba llena de turistas?»

CATARATAS DEL NIÁGARA

Las Cataratas del Niágara son uno de esos lugares que el cine y la televisión han convertido en leyenda. Están situadas en un meandro del río Niágara -falso río, en realidad, ya que no desemboca en el mar, sino que comunica los lagos Erie y Ontario-, que marca la frontera entre Canadá y Estados Unidos.

Podemos verlas, por tanto, desde el lado estadounidense o desde el lado canadiense y podremos, también, traspasar la frontera a pie si queremos.

En realidad, tenemos que hablar de dos grandes cataratas en la zona, separadas por una pequeña isla: las más espectaculares Horseshoe Falls y las American Falls. Las Horseshoe Falls es la mayor de las dos. Recibe ese nombre por su forma de herradura. Tiene 670 metros de anchura y el agua cae desde una altura de 53 metros.

Dada la división fronteriza, la mayor parte de ellas está situadas en territorio canadiense, aunque se ve bien desde el lado estadounidense. Por su parte, las American Falls son algo más pequeñas y están situadas totalmente en el lado estadounidense, lo que paradójicamente hace que se puedan ver mejor desde Canadá.

Las Cataratas del Niágara son un enorme reclamo turístico. Sobre todo, en el lado canadiense, que permite una mejor vista que el estadounidense.

Alrededor de la orilla canadiense se ha creado un complejo de hoteles, casinos y lugares de ocio familiar enfocado al público turístico; mientras que en la orilla estadounidense hay una zona de parque y algunos comercios turísticos. Si tenemos la documentación necesaria, podemos pasar de una a otra orilla a pie cruzando el puente y la aduana. Si cruzamos del lado canadiense al estadounidense hay un pequeño peaje de unos 50 centavos, mientras que si lo hacemos al revés no lo hay.

Una de las atracciones más interesantes de la zona es el barco Voyage to the Falls (antiguo Maid of the Mist canadiense) que navega en la temporada de verano y que te permite llegar lo más cerca posible de las cataratas. Cuesta unos 20 dólares y es una experiencia que merece mucho la pena.

También hay otras atracciones específicas para turistas, como el Journey Behind the Falls, que nos permite ver las Cataratas desde el interior, o la Skylon Tower, desde la que podemos tener una bonita vista elevada de toda la zona.

Las islas

Cuando prepares tu viaje a las cataratas, no olvides incluir una visita a las islas. Cerca de esta zona, en pleno río Niágara, se encuentran numerosas islas. Todas son muy pequeñas y están deshabitadas, pero es posible visitar algunas de ellas para disfrutar de un punto de vista exclusivo de las cataratas.

Goat Island, Three Sisters Island y Luna Island son algunas de las islas de la zona. Las más grandes, como Goat Island, pueden visitarse atravesando un puente.

¿Merece la pena alojarse en las Cataratas del Niágara?

Como en todo buen lugar turístico, alrededor de las Cataratas del Niágara hay una oferta muy amplia de alojamientos turísticos. ¿Merece la pena alojarse allí?

Depende de nuestra ruta y lo que queramos hacer con nuestro viaje, pero hay opciones como los hoteles con casino o los pequeños moteles baratos que nos pueden resultar interesantes.

Quedarnos en la zona de las Cataratas del Niágara puede ser muy interesante si queremos disfrutar de las Cataratas de noche (y de los espectáculos de luces que se organizan en algunas fechas), disfrutar de la experiencia de los hoteles casino junto a las mismas o si estamos de ruta por la zona y queremos ahorrar algo de dinero en el alojamiento, ya que hay alojamientos mucho más baratos que en Toronto.

Para quien quiera la mejor experiencia de la zona, hay dos hoteles de alta categoría con habitaciones con vistas directas a las Cataratas que son los más representativos: el Crowne Plaza y, sobre todo, el Sheraton. Dados los precios de hoteles de categoría similar en Toronto, poder dormir frente a las Cataratas no parece un capricho que resulte demasiado caro.

Aparte de estos dos grandes establecimientos, basta con alejarse algunos cientos de metros de las Cataratas para encontrar moteles y pequeños hoteles sencillos, con precios razonables y buenas posibilidades de aparcamiento.

Esta es una buena opción si estamos de ruta por Canadá o Estados Unidos y no nos importa dormir fuera de Toronto a cambio de encontrar un alojamiento más barato con aparcamiento gratuito o muy barato.

Si lo que queremos es hacer una excursión de un día desde allí -salvo que queramos ver las luces o darnos el lujo de alojarnos frente a las cataratas-, resulta más cómodo no cambiar de alojamiento y volver por la noche a dormir a nuestro alojamiento en Toronto (aquí os dejamos algunas ideas)

Dónde están y cómo llegar

Las cataratas del Niágara se encuentran entre Estados Unidos y Canadá, en el noreste del continente americano.

Las ciudades más cercanas son Buffalo (Estados Unidos) y St. Catharines (Canadá), pero también es posible llegar fácilmente desde dos metrópolis próximas. Una de ellas es Nueva York, que se encuentra a unos 650 kilómetros de distancia, no demasiado lejos según los estándares americanos. Se puede llegar cómodamente en coche, aunque también existen numerosos viajes organizados en autobús que permiten admirar con calma el panorama del estado de Nueva York.

Por otro lado, Toronto se encuentra más cerca de las cataratas, a tan solo 130 kilómetros, que se pueden recorrer en hora y media en coche o bien en el tren que realiza este recorrido específico, con 13 salidas al día.

Las Cataratas del Niágara se ven en poco tiempo -una hora es suficiente; algo más si queremos tomar el barco Voyage to the Falls o cruzar al otro lado de la frontera- y en autobús tenemos poco más de hora y media de viaje desde Toronto, lo que hace que la excursión no requiera más de un día.

El lado estadounidense

La población estadounidense conocida como Niagara Falls, en cambio, es más pequeña. Aquí los turistas se pueden entretener visitando los parques que rodean la ciudad, donde podrán conocer la flora típica del nordeste americano, con numerosos ejemplares de roble y especies similares.

Al anochecer, se pueden contemplar las cascadas engalanadas para la ocasión. Desde la puesta de sol hasta la medianoche, cientos de luces de colores iluminan los saltos de agua. Para poder disfrutar de una velada inolvidable, es recomendable alojarse en uno de los hoteles que se encuentran justo frente a las cataratas.

Y por si esto fuera poco, casi todas las tardes de verano a las 22:00 y de invierno durante los fines de semana se celebra un espectáculo pirotécnico en las cataratas. No te pierdas las vistas iluminadas por los fuegos artificiales. El mejor lugar para observarlos son el puente Rainbow y Prospect Point.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído