Francia duda que pueda encontrar la caja negra del Airbus

Francia duda que pueda encontrar la caja negra del Airbus

(PD).- Las autoridades francesas han confirmado a primera hora de hoy que los restos avistados por militares brasileños en el Atlántico pertenecen al avión de Air France desaparecido el pasado lunes con 228 personas a bordo.

Poco después, la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA, por sus siglas en francés) ha asegurado que las labores de búsqueda de la caja negra, clave para saber los motivos de la misteriosa desaparición del Airbus, será muy complicada y larga debido a la orografía submarina y las pésimas condiciones meteorológicas de la zona, a unos 650 kilómetros de la isla brasileña de Fernando de Noronha.

La Fuerza Aérea de Brasil encontró ayer flotando pedazos de fuselaje, manchas de queroseno, un salvavidas y asientos de avión. Un portavoz del Estado Mayor del Ejército francés ha dicho que ya no hay espacio para la duda sobre los restos hallados, aunque habrá que hacer «una confirmación formal» cuando se estudien esos restos mediante un análisis técnico.

En una conferencia de prensa celebrada cerca del aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle, el jefe de la Oficina de Investigaciones y Análisis de Francia, Paul-Louis Arslanian, ha dicho que tardará bastante tiempo en conocerse las causas de «la peor catástrofe en materia de aviación de la historia de Francia». La investigación, que según la legislación internacional tiene que llevarla París por pertenecer el avión a una compañía francesa, será «muy complicada y larga». «Estamos ante un puzzle y estamos reuniendo todas las piezas», ha asegurado el responsable de la investigación.

Zona terrible

Uno de los mayores problemas será encontrar la caja negra. Según Arslanian, hay que ir «lo más lejos posible» pero la geografía marina dificulta muchísimo las labores de búsqueda. «Los fondos son muy profundos y accidentados. Hay montañas submarinas y además no tenemos el lugar preciso», ha afirmado el jefe de la Oficina de Investigaciones, que ha llegado a decir que para los pilotos esa zona es «terrible». Los fondos marinos del perímetro de búsqueda pueden alcanzar hasta los 3.000 metros de profundidad.

Encontrar la caja negra del vuelo AF-447 es muy importante, aunque según el responsable francés en ningún caso «ofrece una información definitiva». La caja negra emite una señal localizadora que se escucha a cierta distancia, que en teoría está sonando ahora en el fondo del mar, pero que tiene una duración limitada: 30 días. Si pasado ese tiempo no se ha recuperado, se perderán todas las posibilidades de encontrarla y de saber qué falló y qué precipitó el avión al mar. Las incógnitas del accidente son muchas y los expertos se preguntan sobre las causas de la tragedia, poniendo en duda, entre otras cosas, que un rayo desencadenara el siniestro.

Francia, que se coordina con Brasil en la búsqueda, también ha comunicado que «ningún elemento lleva a pensar que el avión tenía un problema antes de partir de Río», como se había especulado el día del suceso. La Oficina francesa quiere publicar un primer informe sobre el siniestro a finales de junio pero no esperará al final del mismo para comunicar el hallazgo de elementos que permitan establecer un vínculo con las causas del accidente.

París ha movilizado a cuatro equipos distintos para la investigación, que se dedican de forma coordinada a recabar todo tipo de pistas sobre el avión: búsqueda de restos, historial del aparato, las operaciones ejecutadas durante el vuelo y el equipamiento. Aeronaves francesas sobrevuelan el área mientras un barco militar llegará a finales de semana con el submarino articulado Nautile, que puede operar con tres miembros de la tripulación pero en movimientos limitados de seis a siete kilómetros diarios.

Las familias, en vilo

En el aeropuerto Charles de Gaulle de París decenas de familiares de los ocupantes del aparato siniestrado siguen esperando noticias protegidos por un importante dispositivo policial para mantener la privacidad. Esta tarde el presidente francés, Nicolas Sarkozy, participará en un homenaje religioso ecuménico a los 228 ocupantes del avión que se celebrará en la catedral de Notre Dame de París.

Dos horas antes de ese homenaje, programado a las 16.00 hora local (14.00 GMT), la Gran Mezquita de París, en coordinación con el Consejo Francés del Culto Musulmán, celebrará un rezo en recuerdo de las víctimas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído