Henrique Capriles llama a los venezolanos a “desconocer semejante locura"

El tirano Maduro ordena redactar otra Constitución para liquidar a la oposición en Venezuela

Conllevaría la inmediata disolución del Parlamento elegido en las urnas

El tirano Maduro ordena redactar otra Constitución para liquidar a la oposición en Venezuela
El sátrapa venezolano, Nicolás Maduro. PY

El presidente caribeño, amigo de Pablo Iglesias, socio de Monedero y financiador de Podemos, asegura que esta es la única forma de «poner fin al golpe de Estado»

El tirano Nicolás Maduro ordena redactar otra Constitución para liquidar a la oposición en Venezuela.

El presidente caribeño, amigo de Pablo Iglesias, socio de Monedero y financiador de Podemos, asegura que esta es la única forma de «poner fin al golpe de Estado», que es su forma de denominar a las protestas de la oposición y a su exigencia de elecciones democráticas.

Maduro anunció anoche, al concluir las celebraciones de un Primero de Mayo que ha vuelto a enfrentar en las calles a la oposición y a los chavistas, la convocatoria de una Asamblea Constituyente con vistas a la proclamación de la VI República Bolivariana conforme a las competencias que le otorga el Artículo 347 de la Constitución venezolana.

«Activo el poder constituyente para que el pueblo tome todo el poder de la patria».

El sátrapa bolivariano explicó que, en cuestión de horas, firmará el corespondiente decreto.

«Yo quiero constitucionalizar todas las misiones para que nunca las puedan privatizar».

«Convoco el poder constituyente originario para lograr la paz que necesita la República, para derrotar al golpe fascista y para que sea el pueblo, con su soberanía, quien imponga la paz, la armonía y el diálogo nacional verdadero».

«Es la hora. Es el camino. No dejaron más alternativa».

Concluyó mostrando en su mano un ejemplar de la Constitución, a la que calificó como «hija de Chávez», en alusión al fallecido presidente.

El anuncio de Maduro, conforme a los estándares democráticos occidentales, conllevaría la inmediata disolución de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición tras su victoria en las pasadas legislativas, y la convocatoria de elecciones para designar una Asamblea Constituyente cuya misión sería la redacción de una nueva Constitución.

Una vez acabada, sería sometida a referéndum. Así ocurriría en una democracia al uso. Sin embargo, Venezuela no lo es. A falta de posteriores aclaraciones por parte del presidente, si se digna a darlas, es muy difícil interpretar el significado de su anuncio, ya que el lenguaje político de Maduro resulta a veces indescifrable.

«Convoco el poder constituyente originario para lograr la paz que necesita la República, para derrotar al golpe fascista y para que sea el pueblo, con su soberanía, quien imponga la paz, la armonía y el diálogo nacional verdadero».

«Asumo todas las consecuencias, las responsabilidades, y llamo al pueblo a prepararse para una gran victoria constituyente, victoria popular», dijo al señalar que «más tarde» explicará los detalles de la convocatoria que ha hecho.

«Poder obrero… comunal»

«¿Quieren diálogo?… Poder Constituyente. ¿Quieren paz?… Poder Constituyente. ¿Quieren elecciones?… Poder Constituyente. Originario, plenipotenciario, popular, obrero, comunal», añadió el presidente, quien aseguró que asume «todas las consecuencias y responsabilidades».

En un claro motivo de preocupación para los demócratas, Maduro aseguró que convoca:

«una constituyente ciudadana, no una constituyente de partidos políticos y élites, no… Una constituyente ciudadana, obrera, comunal, misionera, campesina… Una constituyente feminista, de la juventud, de los estudiantes. Una constituyente indígena».

Apenas una hora después del anuncio hecho por el dirigente bolivariano, el gobernador del estado de Miranda y líder opositor Henrique Capriles llamó a la desobediencia civil a la población.

«¡Frente al fraude de Maduro -aseguró- y su Constituyente, el pueblo a la calle y a desobedecer semejante locura!… ¡El dictador Maduro y su narcocorrupta cúpula pretenden matar la Constitución».

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, el opositor Julio Borges, aseguró que Maduro trata de consumar «su continuo golpe de Estado al llamar a un poder constituyente originario para que la clase obrera convoque a una Asamblea Nacional Constituyente».

El presidente del Parlamento electo hizo un angustioso llamamiento «al mundo y a Venezuela: como ayer lo adelantaba, Maduro consuma hoy su golpe de Estado», dijo Borges, quien reclamó «a las Fuerzas Armadas y a los poderes públicos que se pronuncien en defensa firme de la Constitución y de la democracia en la Nación».

Tras un mes de marchas opositoras en las calles, con una treintena de muertos víctimas de la represión, Maduro dispara una andanada, esta vez de grueso calibre, y amenaza con barrer de un plumazo a la oposición.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído