El primer ministro tailandés defiende su actuación en la frontera con Camboya

El primer ministro tailandés defiende su actuación en la frontera con Camboya

El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva (c), tras una reunión de urgencia ayer en la Casa de Gobierno en Bangkok, Thailandia. EFE

EFE/Archivo

El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, defendió hoy la actuación de su Gobierno en los enfrentamientos en la frontera con Camboya mientras aumenta la presión de los «camisas amarillas» que le piden la dimisión por su gestión en el contencioso territorial.

Ambos países acordaron ayer un alto el fuego tras dos días de combates en una zona alrededor del templo de Preah Vihear, en disputa con Camboya, que causaron al menos cinco muertos, entre ellos un civil tailandés y otro camboyano.

En su aparición semanal en un programa de la televisión NBT, Abhisit aseguró que «Tailandia no invadió territorio camboyano», tal como denuncia Phnom Penh, que envió una carta de protesta al Consejo de Seguridad de la ONU por la «flagrante agresión» tailandesa.

«Nos reservamos el derecho de proteger nuestra soberanía», dijo el primer tailandés que justificó la acción militar como una respuesta «contra militares camboyanos que empezaron a disparar contra nosotros».

En su aparición, Abhisit pidió a los tailandeses «unidad» y «apoyo a las fuerzas armadas» después de que los seguidores de la Alianza del Pueblo para la Democracia, conocidos por «camisas amarillas», exigieran su dimisión.

«Mi Gobierno comparte la misma opinión que vosotros y me preguntó porqué hacéis esta campaña», dijo Abhisit quien indicó que su Gobierno fue el primero en oponerse a la decisión de la UNESCO de inscribir Preah Vihear como Patrimonio de la Humanidad en Camboya.

La decisión de UNESCO, tomada en julio de 2008, originó el conflicto por la reclamación de Tailandia de unos 6,4 kilómetros cuadrados colindantes al templo jemer del siglo XI.

Los «camisas amarillas», que hasta ahora habían respaldado el Partido Demócrata de Abhisit, llevan casi dos semanas acampados frente a la sede del Gobierno para exigir al Ejecutivo más dureza contra Camboya en la disputa territorial.

Uno de sus cabecillas, el ex general Chamlong Srimuang, dijo hoy que el próximo viernes los manifestantes irán a otro lugar «importante» de la capital para «presionar a Abhisit para que dimita como primer ministro».

Los manifestantes exigen al Gobierno que anule el memorándum firmado en 2000 para crear una comisión bilateral que se encarga de delimitar la frontera; la retirada de Tailandia del Comité de Patrimonio de la UNESCO y la expulsión por la fuerza de soldados camboyanos de la zona en disputa.

En 2008 los «camisas amarillas» ocuparon durante una semana el aeropuerto de Bangkok y sitió durante semanas la sede del Gobierno para forzar la caída del anterior gabinete.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído