RAMBORES DE GUERRA EN ORIENTE MEDIO

Los ayatolás de Irán reconocen que derribaron el avión ucraniano y lo atribuyen a ‘un error humano’

Han confesado. Arrastrando los pies, tras negarlo todo durante dos días, los fanáticos ayatolás reconocen por fin que ha sido Irán el autor directo de la masacre.

Las Fuerzas Armadas de Irán reconocieron este 11 de enero de 2020 que derribaron el avión ucraniano con 176 personas a bordo. Añaden que lo hicieron «involuntariamente y por un error humano».

Según el comunicado, el error se debió a que «en esa situación muy delicada y de crisis» el Boeing 737 se situó cerca de un centro militar de los Guardianes de la Revolución con «una altura y una posición de vuelo de un objetivo enemigo».

Las Fuerzas Armadas explicaron que tras las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, y comandantes de ese país de «tomar como objetivo una serie de lugares en el territorio de la República Islámica en caso de que haya una operación recíproca (…) estaban en el más alto nivel de alerta».

Poco antes del derribo del avión ucraniano, Irán había efectuado un ataque con misiles contra una base aérea en Irak que alberga a tropas estadounidenses, en venganza por el asesinato días antes del general Qasem Soleimaní en un bombardeo selectivo de EE.UU.

La nota también apuntó que el error estuvo motivado por «el aumento sin precedentes de los movimientos aéreos en la región», en especial de «vuelos de guerra de las fuerzas estadounidenses alrededor del país».

«En esa situación, por un error humano e involuntariamente el avión fue atacado y se provocó el martirio de un grupo de nuestros compatriotas y algunos extranjeros».

Las víctimas en el avión eran 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, 7 afganos y 3 británicos. Según los reportes, de las 176 personas a bordo, 15 eran niños.

«Un día triste. Conclusiones preliminares de la investigación interna de las Fuerzas Armadas: error humano en el momento de la crisis causado por el aventurerismo estadounidense condujo al desastre», dijo en Twitter el ministro del Exterior iraní, Mohamed Javad Zarif.

«Nuestro profundo arrepentimiento, disculpas y condolencias a nuestra gente, a las familias de todas las víctimas y a otras naciones afectadas».

El aparato se estrelló al sur de Teherán el pasado miércoles poco después de despegar del aeropuerto internacional Imán Jomeiní con destino a Kiev, causando la muerte de sus 176 ocupantes.

El vuelo PS752 de Ukraine International había despegado el pasado 8 de enero a las 06:12 hora local (02:42 GMT) del Aeropuerto Internacional Imán Jomenei de Teherán.

La aeronave era un Boeing 737-800, uno de los modelos de aviones más utilizados en el mundo.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, había exigido a Teherán que autorizara la participación de expertos de su país en la investigación del accidente. Poco antes, el presidente estadounidense Donald Trump había asegurado tener «sospechas» de un posible derribo.

Irán había negado que hubiese sido atacado la aeronave comercial, acusaciones que atribuyó a la «guerra psicológica contra Teherán».

El presidente iraní, Hasan Rohaní, aseguró este sábado que «los responsables de este error imperdonable serán procesados», después de que las Fuerzas Armadas admitieran el derribo involuntario del avión ucraniano que causó la muerte a sus 176 ocupantes.

Rohaní lamentó en un comunicado la muerte de tantas «personas inocentes debido a errores humanos y disparos equivocados» y culpó en cierto modo a Estados Unidos por sus amenazas.

«Para defendernos de posibles ataques del Ejército estadounidense, las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán estaban en alerta total, lo que desafortunadamente llevó a esta terrible catástrofe».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído