El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Misiva a Isis, mi musa tinerfeña (6)

MISIVA A ISIS, MI MUSA TINERFEÑA (6)

REAL HA DEVENIDO TU DESEO

Dilecta Isis:

Ignoro si con el título que le has colocado al comentario que has hecho a mi correo, “Yo soy Isis de Piscis”, te has situado en la misma frontera (que separa el país de las burlas del de las veras o fetenes) donde muchas veces, de manera voluntaria, me pierdo para trenzar mis textos. Te daré un dato cierto: mi finado padre, Eusebio, era piscis, nació el 24 de febrero; luego, si tengo tiempo, miraré —aunque parezca o tenga todos los visos de vaya, no es broma— a ver si consigo vuelo y hotel barato, para dicho día.

Celebro que te gustara el poema (está escrito desde tu perspectiva o punto de vista, como si tú, mi musa, lo hubieras trenzado o fueras la autora del mismo —y yo fungiera o ejerciera de tu simple amanuense o copista—, como si un día pudiéramos llegar a tocar el piano o escribir a cuatro manos, como acaeció cierta tarde tinerfeña —estando el abajo firmante de estos renglones torcidos de vacaciones por esos lares amables, encomiables—, pues lo soñé, tras ponderar y tamizar la buena impresión que había dejado en mi mente tu persona).

Me llena de satisfacción (como solía decir o venirle a la boca al rey emérito) que te sintieras feliz, dichosa, tras leer el poema que te había dedicado, la décima, y comprobar que allí aparecía tu nombre, por supuesto. Me sentí a tu vera, estuviera al lado o enfrente, en la misma gloria (me escuchaste con atención; el escaso trabajo que tenías propició el hecho, claro; pero hubo un conjunto de circunstancias que me dejaron una refractaria sensación de cercanía empática, compatible).

Rememorando, tal vez, el rótulo que escogió Luis Cernuda Bidón para aglutinar o agrupar todos los poemarios que había urdido hasta entonces, “La realidad y el deseo” (1936), me dispongo a escribir que real ha devenido tu deseo (endecasílabo que he elegido para subtitular esta epístola, la sexta). Hoy tenemos en la capital de la ribera (de Navarra) un tiempo portuense (de julio, porque ahora, en agosto, allí hace más calor; me consta). Me he tenido que poner hasta una camiseta de verano, porque he sentido frío cuando he bajado a comprar esta mañana el pan.

Te envía abrazos (y ósculos para Marimar, que en una de las fotos playeras que adjuntaste al correo que me mandaste está para comérsela —por cierto, son legión los padres a los que les he escuchado soltar por su mui no una, sino varias veces, la misma o parecida broma macabra; que se hubieran comido a sus hijos, cuando estos no eran más que unos bebés, y que ahora se arrepienten de no haber coronado entonces lo pensado, comérselos, cual caníbales, vistos los compromisos o las dificultades en las que ahora les ponen cuando son adolescentes o jóvenes, condición o estado de quien vive la juventud, período de la vida humana que se ha alargado hasta la treintena— de divertida) quien sigue prendado de tu arrolladora persona(lidad) y es fiel y leal con las mujeres que lo mejoran,

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído