El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Sigue inspirada, enriqueciendo tu obra

SIGUE INSPIRADA, ENRIQUECIENDO TU OBRA

Dilecta Pilar:

De nada. O, mejor, ídem, gracias a ti.

Como ha mediado aviso por tu parte, en el supuesto de que así ocurra, no me extrañará que tardes en responderme. Sigue inspirada, enriqueciendo tu obra.

Hoy, como todos los días, he acudido a la librería/papelería “El Cole”, pero en esta ocasión u oportunidad no he hallado ejemplar del Heraldo de Aragón. Ignoro si todo ha vuelto ya a la normalidad, esto es, si hoy publicabas tu habitual columna.

Gracias por el vídeo sobre Velamazán. Otro día lo veré (y escucharé, crucial), que hoy (ha vuelto el verano a Tudela) no me he bajado americana, donde suelo llevar los auriculares en uno de sus bolsillos.

Acabo de leer tu artículo del viernes en el Heraldo, “Turismo accesible”, donde vuelves por tus fueros, o sea, a estar reivindicativa (si no te implicas tú, si no lo haces tú, que eres quien se ve obstaculizada en un largo rosario de situaciones, quién lo hará).

He advertido un yerro en “extasiarno en Florencia” (falta la ese, extasiarnos).

Sigue sacándole provecho a tu/s momento/s de creatividad y/o inspiración.

Has hecho lo correcto al enmendar el yerro. Ya sabes qué sentenció Confucio al respecto. Sé que no soy exacto, pero me aprendí su adagio así: Quien comete un error y no lo corrige incurre en otro aún mayor. Como suele repetir Emilio González, “Metomentodo”, uno de mis mejores amigos y heterónimos, “quien corrige un error corona un oportuno ejercicio de belleza y de justicia”.

Insistes en hacer lo correcto al pedirme que borre de mi léxico el vocablo “imposibilitada”, porque no te es agradable. Como puedes comprobar, he procurado complacerte, pues he barrido dicha voz y, en su lugar, he escrito “obstaculizada”.

No olvides darte las gracias también a ti misma. ¿Conseguirías algo si Dios o la vida, como escribes, pusieran todo de su parte y tú nada de nada, ni siquiera una pizca?

Aprovecha el momento de inspiración. Ya sabes, si existe el estro, que te coja trabajando.

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído