Palpito Digital

José Muñoz Clares

Corrupción socialista y cañí

Al que fuera alcalde socialista de Ceutí (Murcia) durante veintiocho años, Manuel Hurtado, lo ha condenado recientemente la Audiencia de Murcia por diversos delitos que arrancan con una prevaricación con falsedad en documento público y acaban en malversación de caudales, delito por el que no se le ha condenado por las exóticas razones que luego expondré. Todo un clásico al que nos tiene acostumbrados la gobernanza socialista, de modo que sería una vuelta más de manivela si no fuera porque este nada presunto (ya está condenado) le ha dado un sesgo cañí a sus corruptelas encargándole ilegalmente la construcción de un polideportivo ¡al Corte Inglés!

Tenía que pasar y ha pasado. La historia es como sigue: en una revista publicada a costa del erario municipal para autobombo del señor alcalde, éste había anticipado que construiría un polideportivo con un gran campo de fútbol, le entraron las prisas y como lo pensó lo hizo. Obviando en su integridad los trámites que marca la ley para una obra de tal envergadura y desde la soberbia que da el saberse alcalde vitalicio al modo de los del franquismo, le echó al asunto lo que hay que echarle a pares y pactó con el Corte Inglés una obra que rozaba los dos millones de euros. El Corte Inglés aceptó el encargo sin hacerse preguntas y, en efecto, llevó a cabo la obra y la cobró. ¿No sabían los jefes de cortinglés en Murcia que para adjudicarse una obra pública se tenía que seguir un procedimiento legal? Sí, claro que lo sabían, pero todo «parecía legal» porque los funcionarios encargados por ley de no consentir tales hechos se plegaron sumisos al alcalde, no pusieron objeción alguna y firmaron cuanto había que firmar para dar apariencia de legalidad a la faena. Todos menos uno, un antiguo y excelente alumno que cursó Derecho Penal conmigo y, por lo visto, aprendió en mis clases a distinguir el bien del mal en materia administrativa/penal, si bien la honradez que acreditó con su gesto la traía aprendida de su casa, según me consta. Aquel alumno, que ostentaba un puesto de alta responsabilidad en el ayuntamiento, se negó a firmar los delitos que le pusieron delante y prefirió renunciar a su oposición noblemente ganada antes que incurrir en conductas que él sabía prohibidas. Su sustituto y algunos otros, los que dijeron sí cuando debían decir no, acabaron arrastrados en la condena, tal como mi exalumno sabía que le habría ocurrido si se plegaba al enjuague.

Una vez más debo citar al fiscal miniyó, teóricamente dedicado a la anticorrupción, porque su absoluta falta de celo -también la de los sucesivos jueces- dio lugar a que el asunto se retrasara más de quince años y al cabo la pena ha sido reducida a términos ridículos -por este delito no entrará en prisión, pero le quedan un par de juicios…-, tal como le enseñó a ser su antiguo jefe, el Doctor Maligno, de modo que todas las prisas que se daba persiguiendo al PP se volvían complacencia si los investigados eran socialistas. Tanto es así que ante asuntos similares en Murcia, contra el PP, informó que aquello constituía delito, mientras que en lo de otro ayuntamiento socialista informó que no era delito, que era una mera cuestión administrativa.

Pero hay más. Ni el fiscal citado ni los sucesivos jueces entendieron que el ayuntamiento de Ceutí era, de forma necesaria, responsable civil subsidiario por los actos del alcalde, y de tal omisión se dieron cuenta con el juicio ya señalado, y por no retrasar más la sentencia decidieron no exigir ni al alcalde ni al ayuntamiento la devolución de los casi dos millones de euros malversados. El cortinglés vio así consolidado su cobro y pelillos a la mar.

¿Qué les parece? Canalizan las corrupciones a través de empresas solventes y serias como sustituto del cumplimiento de la ley. A este pastel le falta la guinda en lo alto: que el polideportivo lo hubieran pagado con la tarjeta del cortinglés del alcalde y que se lo hubiera reintegrado el ayuntamiento como pago debido. Si hubiera sido así La escopeta nacional de Berlanga resultaría una mera aproximación a la realidad de la forma socialista de hacer política. 

Si hubiera en este país una justicia homologable por lo menos con la de los Reyes Godos, una buena parte del gobierno actual acabaría ante los tribunales y expuestos a terminar en prisión, pero lo que aquí llamamos justicia en un país serio se lo tomarían a chirigota. La UE nos ha dado ya varios toques al respecto pero esperar de perrosánchez y su cuadrilla esfuerzo alguno para que volvamos al Estado de Derecho es tan quimérico como esperar que la golfanta de Borrás dimita según le exige el código ético que, si lo tiene su partido, es sólo para exigírselo al PP, al extinto Cs y a Vox, porque la honradez, supongo que lo recordarán, le duró a los socialistas, según ellos mismos dicen, 100 años pero ni un minuto más.

Y todavía nos falta que el hiperbólico Tribunal Supremo confirme lo de Griñán y Chaves, otros que tal.

Hasta que caiga el perro a manos de sus socios de coalición o a base de votos en las próximas, no cabe sino pedir ¡elecciones ya!

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído