Michelle Bachelet afirma que se comenten mutilaciones, apaleos y disparos

La ONU denuncia los abusos y torturas del régimen chavista para saquear el oro del arco minero del Orinoco

La venta ilegal del oro venezolano se transformó en una de las fuentes de ingresos para la dictadura, junto al narcotráfico

La ONU denuncia los abusos y torturas del régimen chavista para saquear el oro del arco minero del Orinoco
Nicolás Maduro PD

El régimen de Nicolás Maduro está promoviendo los abusos y torturas para saquear el oro del arco minero del Orinoco.

La dictadura venezolana está enriqueciéndose a través de una explotación y violación sistemática de los derechos humanos de miles de trabajadores informales.

Desde niños de 9 años hasta adultos desesperados se enfrentan condiciones inhumanas de trabajo para el que no cuentan con experiencia previa.

Además, sufren los abusos constantes por parte de los grupos irregulares que controlan las minas con la aquiescencia del régimen, y la posibilidad real de sufrir mutilaciones y asesinatos como formas de castigo.

El documento realizado por la ONU describe el impacto que la situación ha tenido sobre las comunidades indígenas asentados en la zona, en especial el pueblo Pemón. Hace referencia a la contaminación de su hábitat y los abusos sufridos por vivir en áreas adyacentes a donde se desarrollan las explotaciones ilegales.

Estas circunstancias fueron retratadas por un crudo informe de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ACNUDH), Michelle Bachelet, que será presentado ante el Consejo de Derechos Humanos del organismo internacional el próximo miércoles 15 de julio.

El informe, que también hizo un relevamiento de la erosión de la independencia del Poder Judicial en el país caribeño, se basó en entrevistas con víctimas, testigos y otras fuentes.

Al comenzar con la descripción de la situación, la oficina recordó que si bien estas actividades tienen lugar desde hace varios años, se exacerbaron en 2011, cuando se finalizaron las concesiones a mineras extranjeras. Y se aceleraron aún más en 2015 con el aumento de los precios internacionales del oro.

En 2016, de hecho, Maduro anunció la creación del “Plan de Oro”, que aseguró permitiría explotar los recursos presentes en el área, algo que llevaría obtener un beneficio estimado de USD 5.000 millones por año a partir de 2019. Eso no sucedió.

Ante la falta de infraestructura -tanto física como legal- los agentes del régimen han estimulado la minería a pequeña escala, una actividad que, además de tener efectos nocivos para el medio ambiente, plantea peligros para aquellos involucrados en la extracción física del mineral en dos áreas: por los perjuicios de salud que acarrea la tarea en sí, y por el hecho de tener que someterse a las bandas criminales que las controlan.

La ACNUDH indicó que, debido a la falta de transparencia en la materia por parte del régimen, no fue capaz de determinar en que medida se ha “logrado regularizar la actividad minera y frenar la extracción ilegal”.

Predeciblemente, la vasta mayoría del oro extraído no queda en las manos de quienes realizan la tarea.

“En general, para poder trabajar en las minas se les exige que paguen entre el 10 y el 20 por ciento del mineral extraído a los grupos criminales o elementos armados, y alrededor del 15 al 30 por ciento al propietario del molino donde se trituran las rocas para la extracción de oro”, describe el documento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído