Entre los presos políticos hay cuatro aspirantes presidenciales de la oposición

La oposición de Nicaragua, en “emergencia permanente” por los arrestos políticos de Daniel Ortega

Nueve de los diez opositores detenidos en los últimos días están siendo investigados “por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación”

La oposición de Nicaragua, en “emergencia permanente” por los arrestos políticos de Daniel Ortega
Daniel Ortega PD

La oposición de Nicaragua sigue intentando luchar contra los abusos de la tiranía de Daniel Ortega.

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco se declaró en “emergencia permanente” ante los arrestos de varios líderes políticos, incluido cuatro aspirantes a la Presidencia por la disidencia, en los últimos días.

“La Unidad Nacional se declara en emergencia permanente ante la arremetida contra nuestros liderazgos y el de otras organizaciones en Nicaragua”, señaló ese organismo en una declaración.

La Policía de Nicaragua, que dirige Francisco Díaz, un consuegro del mandatario Daniel Ortega, mantiene bajo arresto a cuatro aspirantes presidenciales de la oposición: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García.

También al extitular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) José Adán Aguerri, al exvicecanciller José Pallais, y a las dirigentes opositoras de la Unidad Nacional Violeta Granera y Tamara Dávila.

Además, a otros dos excolaboradores de una ONG que fueron detenidos en las últimas dos semanas bajo la acusación de diversos delitos.

En el documento, la Unidad Nacional condenó “la continuidad de los abusos de la dictadura en contra de los derechos civiles y políticos de liderazgos opositores” y denunció “que la noche de este sábado las fuerzas policiales allanaron la casa de Tamara Dávila”, que es miembro de su Consejo Político, “a quien también secuestraron”.

Según ese grupo opositor, “en su afán de mantenerse en el poder”, Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, “utilizan todo su aparato represor contra la oposición, periodistas, activistas y ciudadanía azul y blanco”.

”En el caso de Tamara Dávila, a los policías no les importó secuestrarla mientras se encontraba con su hija de cinco años y tres mujeres más, quienes fueron retenidas, interrogadas y posteriormente liberadas”, reprochó.

Los oficiales indicaron que Dávila sería trasladada a “El Chipote”, a como se le conoce a las cárceles preventivas de la Dirección de Auxilio Judicial, de acuerdo con la Unidad Nacional, que denunció que “los policías no presentaron ni orden de allanamiento ni orden de captura contra la opositora”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído