Los medios exigían realizar unas elecciones creíbles y respetando las garantías democráticas básicas

El dictador Daniel Ortega cierra dos medios de comunicación por denunciar el fraude electoral de Nicaragua

El régimen suspendió las operaciones de Canal 21 y Radio Nexo, propiedad del diputado Guillermo Osorio

El dictador Daniel Ortega cierra dos medios de comunicación por denunciar el fraude electoral de Nicaragua
Daniel Ortega PD

La dictadura de Nicaragua sigue su persecución tras consumar un gran fraude electoral

El diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) Guillermo Osorno, que fue candidato presidencial por el partido Camino Cristiano Nicaragüense (CCN) en los cuestionados comicios generales del domingo en Nicaragua, denunció que el régimen de Daniel Ortega canceló la licencia a un canal de televisión y a una radioemisora de su propiedad.

El canal 21 de televisión y Radio Nexo fueron cancelados el pasado martes, el mismo día en que el partido CCN denunció un presunto fraude electoral a favor de los gobernantes sandinistas, que se adulteró la cifra de votantes, que la participación fue de un 25%, y que ganó el “no voto”.

La decisión de no seguir operando, según los medios afectados, la envió el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), ente regulador del sector, que oficialmente no se ha referido al mismo.

Incluso, a pesar del comunicado de los medios afectados, tanto el canal de televisión como la emisora radial seguían transmitiendo su programación normal este jueves.

Empleados de la empresa Enlace, que administra los medios, confirmaron que las transmisiones continuaban “normal”, pero que no podían brindar más información “porque estamos en proceso de reorganización”.

Antes del anuncio del cierre de sus medios, Osorno, junto a fiscales electorales del partido CCN, había brindado una conferencia de prensa en la que detalló cómo el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) había ejecutado un supuesto fraude electoral para incrementar el número de votos a favor, así como el porcentaje de participación ciudadana.

De acuerdo con Osorno, el régimen de Ortega, que controla el Poder Electoral, utilizó diferentes estrategias para adulterar los resultados de las elecciones, entre estas amenazas y agresiones para impedir la presencia de fiscales de otros partidos en las Juntas Receptoras de Votos (JRV), marcar boletas vacías, anular votos contrarios, alterar actas de votación, y boicotear el sistema informático del Centro Nacional de Cómputos.

“Empezaron a aparecer miles y miles (de votos), se revirtió (la tendencia), y el FSLN siguió sacando grandes cantidades de votos y a Camino Cristiano comenzaron a sacar con dos a tres votos”, denunció Osorno, quien dejó claro que “ganó el abstencionismo”.

El diputado, que fue aliado de los sandinistas en las elecciones de 2011 y 2016, sostuvo que no votaron 2,8 millones de personas de las 4,4 millones habilitadas para ejercer el sufragio, como alegan las autoridades electorales, sino un 25% cuando mucho, y que ganó el “no voto”.

Osorno reclamó a Ortega anular los comicios del domingo y realizar elecciones creíbles en noviembre de 2022, para que los nicaragüenses elijan presidente el mismo día que decidirán sobre sus autoridades municipales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído