El silencio subvencionado (y vergonzoso) de Cándido Méndez y José María Fidalgo

(PD).- Se está destruyendo empleo a un ritmo mayor que en tiempos del desastroso Solchaga, ministro de Economía de Felipe. Más de medio millón de puestos de trabajo se han deshecho en 12 meses, traspasando ya la barrera psicológica de los 2,5 millones de parados, y, según los expertos antipatriotas, lo que te rondaré, morena. Muchos -trabajadores- se plantean: ¿Dónde están los sindicatos? ¿Por qué no dan la cara después de conocerse los datos? Algo huele a podrido en UGT y CCOO. ¡Poderoso caballero es don dinero!

Mal pintan las cosas para los españoles de a pie. Casi 20 millones de personas no llegan siquiera a los 1.000 euros al mes son la clase baja de la sociedad, que observa con susto la que se está viniendo encima. Y ya son dos millones y medio de esos trabajadores los que están a las puertas del Inem esperando a que alguien les dé un puesto de trabajo. Y la cosa va a ir a más.

Además, según recuerda Carmen Tomás en la tertulia de la COPE, hay un dato importante a tener en cuenta:

«Hay una cosa sobre las cifras del paro y que no hemos recordado, y que es el efecto Caldera. Caldera se inventó hace unos meses una forma de contabilizar el número de parados, que deja fuera a un montón de gente. Es decir, que hay muchísimos más, que son éstos que Caldera, o segú el criterio Caldera, se sacan de las listas del paro por distintas razones: bien porque le ofreces un curso, porque tenga una enfermedad que se vaya a alargar más de dos o tres meses… Es que podemos estar ya en los 700.000 o 800.000».

En la hora de los oyentes de la emisora, varios se preguntan por el silencio clamoroso de los sindicatos.

«Si estuviera en el Gobierno el Partido Popular, ya habrían planteado una huelga general».

Tal y como ya informó Periodista Digital, la clave de este vergonzoso silencio de los representantes de los trabajadores puede estar en la sopa boba.

Zapatero ha planteado a los líderes de CC.OO., UGT, CEOE y Cepyme, José María Fidalgo, Cándido Méndez, Gerardo Díaz Ferrán y Jesús Bárcenas, la ‘hoja de ruta’ del diálogo social, un documento en el que identificarán todos aquellos temas que serán objeto de negociación en esta legislatura.

«Esa supuesta «hoja de ruta» no es otra cosa que un pacto de silencio sellado con dinero público para no incordiar al Gobierno. ¿Su precio? 163 millones de euros».

Otra oyente de COPE plantea la cuestión de las subvenciones a los sindicatos:

«Muy bien, los católicos nos tenemos que automantener, vale, de acuerdo. Pero, ¿y los sindicatos? ¿Por qué tenemos todos los españoles que mantener ese tinglado que está más que demostrado que sólo están para hacer política y no para ayudar a los trabajadores?»

Datos: 48,9 millones de euros para la Fundación Laboral de la Construcción. 41 millones más para la Fundación del Metal. 26,8 millones para la Confederación Española de Comercio. Otros 16,3 millones destinados a la Unión General de Trabajadores; 16,3 a la Confederación Sindical de Comisiones Obreras y 14,1 millones para la Federación Estatal de Comercio, Hostelería y Turismo, también de Comisiones. En total 163, 3 millones de euros para tapar la boca de Cándido Méndez y José María Fidalgo, que repasando los acuerdos adoptados por el Consejo de Ministros el 20 de junio.

Un silencio que echando un ojo a los datos no se torna en perplejidad, sino en enfado por el descaro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído