EL PROGRAMA DE CARLOS SOBERA VIVIÓ UN TENSO EPISODIO CON UN CANDIDATO QUE SE LAS DIO DE UN GALÁN CARENTE DE MODALES

Rosa Belmonte manda a la cuadra al hombre que dejó en ridículo a su cita televisiva en ‘First Dates’

Rosa Belmonte manda a la cuadra al hombre que dejó en ridículo a su cita televisiva en 'First Dates'
Rosa Belmonte pone en su sitio al participante que la lio parda en el programa de Carlos Sobera.

Ha sido uno de los momentos más desagradables en un programa de televisión. Aunque el espacio se nutre de mucho actor vocacional y más de una cita estaba perfectamente guionizada, no parece que haya sido el caso de José María, un aspirante a encontrar pareja en el show de Carlos Sobera, ‘First Dates‘ (Cuatro) que ha quedado como un perfecto maleducado delante de toda España y crucificado en redes sociales después de rechazar a su cita alegando que no era físicamente de su agrado.

Rosa Belmonte, en su tribuna en ABC de este 22 de diciembre de 2019, lo cuenta con mucha gracia y picante:

Hacer la cobra, dar plantón… Nada, nada, lo que un concursante de ‘First dates’ hizo fue un rehúse como los de los caballos. Con la diferencia de que la valla no tiene sentimientos. El concursante lo que sí parece tener es el tacto de un caballo. Me gusta mucho ‘First dates’ porque es como un zoo donde los animales hablan. Qué gente, madre mía.

Detalla, para regocijo del personal, el aspecto físico de este concursante que poco menos que se las daba de Robert Redford:

José María, muy moreno, con una barba tirando a perilla, pelo pringoso y la dentadura desordenada, llegó a la barra, vio a Rocío, se dijeron las edades, de dónde eran (Sevilla, él; Barcelona, ella). José María empezó a mirar para otro lado, nervioso. Entró Carlos Sobera. «¿Qué te pasa?». «Sinceramente, no me gusta». ¡Delante de ella! «¿Te marchas?». «Sí». «¿Y estas reacciones?». «No es mi prototipo», dijo el muchacho antes de cruzar la puerta.

Critica abiertamente que el participante hablase de la chica como quien habla de un utilitario:

Su prototipo. Ya saben que esa expresión está muy extendida entre especímenes que salen en televisión. Prototipo en lugar de tipo. Les debe de parecer más potente. En las declaraciones que hacen los participantes ante la cámara, antes y después de la cita, a él le escuchamos que es una persona clara y que si algo no le gusta se le nota en la cara. Pero que estabas delante de toda España. Comes y para tu casa. Lo más sorprendente es que la chica era bastante normal, salvo por los zapatones de plataforma (seguro que a él eso no le importa). Y vale, unos kilos de más. Pero pocos. Habría tenido gracia que le hubieran puesto un verdadero bellezón y hubiera dicho que no era su prototipo. «Demasiado guapa».

Y aunque subraya la mala educación de José María, tampoco tolera que por las redes sociales el personal se haya excedido en el uso de epítetos del más dudoso gusto:

Pero eso no pasó. Pasó que lo que no es más que mala educación ha sido juzgado por el tribunal popular de Twitter, Instagram y otros vertederos. No sé si el tribunal popular le ha removido la conciencia y se ha sentido como un protagonista de «Calle mayor» (ya, no sabe lo que es). Ha pedido perdón. «Siento muchísimo lo que he causado, no fue mi intención… Me encantaría poder pedirle perdón delante de toda España, me equivoqué, me traicioné yo solo. Pido perdón a Rocío y a España entera». Y quiere tener una cita de verdad con Rocío. ¿Qué haría Lubitsch? ¿Qué hará Rocío?.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído