EL REPASO

Alfonso Rojo: “Meloni no es Mussolini y la RTVE del defenestrado Tornero es el cortijo de Sánchez”

Si una ‘ultraderechista' como Giorgia Meloni puede presidir el Gobierno en el país con la tercera economía de la Unión Europea, venir aquí con el rollo de que el PP de Feijóo es una amenaza porque esta dispuesto a gobernar con VOX, va a sonar a chiste

Tengo a menudo la sensación de vivir en un país diferente al de buena parte de los periodistas españoles.

Muchos de mis supuestos colegas se asustan ahora, porque Georgia Meloni gana las elecciones en Italia y habla de patria, familia e inmigración ilegal, y ni se preocuparon cuando entró en el Gobierno de España, como vicepresidente, un tipo con coleta, financiado por los torturadores chavistas, que alababa a ETA en las herrikotabernas.

Un sujeto que iba de principal aliado de otro, llamado Pedro Sánchez, que indultó golpistas, nos ha llevado a la ruina y se salta la Constitución.

Aquí, los progres que llamaban falangista a Albert Rivera y derecha extrema a Mariano Rajoy, mientras ellos pactaban con proetarras y separatistas, andan histéricos pero de poco les va a servir.

Cuando te pasas la vida calificando de ultraderecha a todo lo que está a la derecha de este PSOE miserable, los alaridos de alerta antifascista suenan ridículos.

Les decía al principio que no entiendo a muchos periodistas, porque abres los periódicos o escuchas los informativos y te encuentras titulares denunciando que el Gobierno Sánchez asalta la radiotelevisión pública a siete meses de las elecciones municipales y autonómicas.

Vamos a ser serios. Hace ya cuatro años largos que el Gobierno PSOE-Podemos ocupó el ente público y convirtió ese faraónico canal, que pagamos todos, en su cortijo informativo.

Escriben los incautos que Sánchez defenestra a Pérez Tornero como presidente de RTVE ‘por no ser suficientemente dócil’.

Mienten, porque nunca, desde que se murió Franco en la cama hace casi 50 años, hemos tenido un presidente de Gobierno que controlase más estrechamente los medios públicos o ante el que hayan sido tan sumisos y serviles los privados y concertados.

Pérez Tornero merece ser despeñado, por su incapacidad para sacar el mínimo partido de un canal con 6.500 empleados, -el doble que Atresmedia y Mediaset juntas-, que cuesta al contribuyente español la friolera de 1.000 millones al año.

Fulmina Sánchez a Tornero porque quiere al frente de la caja tonta a otro todavía más entregado a la causa del PSOE y lo encontrará, pero no le va servir de nada.

En cuanto la ciudadanía pueda votar, estos salen escopetados del poder, como le ha pasado a la izquierda en Italia.

Si una ‘ultraderechista’ como Giorgia Meloni puede presidir el Gobierno en el país con la tercera economía de la Unión Europea, venir aquí con el rollo de que el PP de Feijóo es una amenaza porque esta dispuesto a gobernar con VOX, va a sonar a chiste. Y malo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído