en Pozuelo de Tábara, zamora

Vecinos ‘quemados’ por los incendios corren a gorrazos a Marlaska: ¡Fuera de aquí!

"Escoria de España", le gritó una señora. "Si es posible, no vuelvas a aparecer más” se le escucha decir a otro vecino

Jarabe democrático.

Al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska le cayó una jarra de agua fría, al recibir el ‘cariño’ de los españoles cansados del Gobierno de Pedro Sánchez y de todo los miembros del Ejecutivo.

El pasado martes, los habitantes de Pozuelo de Tábara, un pequeño municipio de Zamora, corrieron de un local de comida de la zona al ministro, que se encontraba visitando el puesto de mando avanzado que monitoriza incendio de Losacio.

“Que le vaya bien, lejos de aquí” se le escucha decir a uno de los habitantes de Zamora, en el vídeo difundido por la asociación de la Guardia Civil, Jucil.

Cuando los vecinos se dieron cuenta que Marlaska, junto con su comitiva, se encontraban en el local para comer, se le acercaron para increparle, hasta el punto de que no le quedó más remedio que marcharse en el coche en el que se desplazaba.

«Escoria de España», le gritó una señora. «Si es posible, no vuelvas a aparecer más” se le escucha decir a otro vecino. Todo ante miembros de la Guardia Civil que se encontraban atentos para resguardar al ministro.

Este hecho se suma a los abucheos con los que recibieron a Sánchez el pasado lunes en Monfragüe cuando llegaba en helicóptero otra zona afectada por los incendios. En Galicia también fue recibido con pitos e insultos.

Estos reproches al Gobierno quizá sean por la pésima gestión económica del gobierno, que no aplica los correctivos necesarios para frenar la inflación -que se encuentra por las nubes desde antes de la invasión de Rusia a Ucrania-, o liderar en la tasa de desempleo. O los acuerdos con los independentistas, o las crisis institucionales que genera Sánchez un mes sí, y el otro también.

O quizá los vecinos estén hartos de la pésima gestión medioambiental y el uso proselitista que se le está dando al terrible incendio que azota la región mientras las llamas siguen consumiendo la tierra en la que viven.

Por su parte, los responsables del local de comida han explicado que los hechos ocurrieron fuera del local. «Nosotros no tenemos nada que ver. Teníamos mucha gente dentro y estábamos trabajando», han explicado a Libertad Digital. Al tiempo que han asegurado que ellos están dispuestos a atenderlos tanto a ellos como a otras autoridades.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído