NINGÚN TERTULIANO SE ATREVIÓ A CONTRADECIRLE

Nuevo lavado de cara a proetarras y golpistas en TVE: ‘El Lechero’ Fortes tacha de ‘símbolo y mártir’ al genocida Lluís Companys

'Olvidaron' decir que dio un golpe de Estado contra la República legítima (6 octubre 1934)

Este 15 de octubre se celebró el 78º aniversario del fusilamiento del expresidente de la Generalitat de Cataluña, el golpista y genocida Lluís Companys, y distintos partidos políticos han querido realizar una ofrenda floral en el Fossar de la Pedrera.

La pieza que ‘Los Desayunos de TVE’ que presenta el republicano Xabier Fortes fue emotiva. Ofrenda floral y palabra del racista Quim Torra homenajeando a un «mártir» del franquismo.

«Todo un símbolo», dijo José María Brunet, periodista de La Vanguardia. Brunet hizo memoria histórica, no recordando el golpe de Estado de 1934 o los miles de catalanes asesinados durante su mandato, algunos con orden de fusilamiento firmada por el propio de Companys.

Brunet recordó que la policía militar de la Wehrmacht, el ejército nazi que había ocupado Francia, detuvo a Lluís Companys y a su sobrino Francesc Ballester en la localidad bretona de Ar Baol-Skoubleg. Y que el tribunal que le juzgó fue una farsa.

Fortes aprovechó para meter su coletilla antifranquista y decir irónico que «en esa época no se respetaban los derechos humanos. ‘El Lechero’ debería contar la verdad sobre Companys. Como no lo hizo nos permitimos reproducir un post del blog Dolça Catalunya sobre la nefasta figura de Companys:

– Lerrouxista, antinacionalista y rabassaire en su juventud, y conocido por disolver sardanas a golpe de estaca, según recuerda su amigo Rossend Llates.
– Apodado El pajarito cuando ejercía de abogado de los terroristas de la CNT.
– Afiliado a la masonería, sociedad secreta alejada de la transparencia democrática.
– Fundador por Decreto de Presidencia del Comité de Milícies Antifeixistes de Catalunya (26 de julio de 1936), responsable de miles de paseos, fusilamientos, torturas y asesinatos, y creador de decenas de chekas infernales.
– Nombró conseller de Gobernación a Dencàs, creador de los «escamots» militarizados de Estat Català y autor de frases como «nuestro odio contra la vil Espanya és gigantesco» (17 noviembre 1934), al que ordenó preparar un «Comité Militar Revolucionario» en mayo de 1936, entregar 20.000 fusiles a revolucionarios adictos y alistar 8.000 voluntarios para «preparar la resistencia armada».
– Nombró conseller a Ventura Gassol, que en Vendrell arengaba al pueblo diciendo «tendréis que acudir de nuevo a Barcelona esgrimiendo las hoces» (1934). Nombró Jefe de los Servicios de Policía a Miquel Badía, que convirtió la Jefatura en cámara de martirios y torturas. Es sospechoso de ordenar su asesinato en 1936, movido por celos a la amante de ambos, Carmen Ballester.
Dio un golpe de Estado contra la República legítima (6 octubre 1934), de la cual había sido Ministro de Marina, incurriendo en delito de rebelión militar, contribuyendo al estallido de una guerra fraticida y causando 107 muertos en 10 horas.
– Firmó la proclama radiofónica de Dencàs el 6 de octubre de 1934, llamando a la «toma militar» de Barcelona por el «Somatén Republicano de Cataluña». Promovió ese día el reparto de armas a los anarquistas en la Plaza Universidad.
Firmó decretos de confiscación de bienes de la Iglesia y de honrados ciudadanos (5 agosto 1936), colectivizó ilegalmente unas 500 fábricas, implantó el comunismo libertario en Cataluña con sus decretos económicos (25 enero 1937), mientras sus consejeros de Economía (Tarradellas) y su delegado en Francia (Puig y Ferreter) rapiñaban el expolio para asegurarse un exilio desahogado.
Bajo su mandato fueron asesinados 8.129 catalanes, la mayoría sin juicio, entre ellos el 3er presidente de la Generalitat desde su restauración, Jiménez Arenas. Firmó sentencias de muerte contra mujeres y civiles, incluso de un pobre hermano de La Salle por saber latín; fueron eliminados 47 periodistas.
Organizó infernales campos de concentración, como el de Omells de Na Gaia, donde «tot el terme estava sembrat de cadàvers».
– Promovió la mayor persecución religiosa de la historia de Cataluña, ejecutada por el Comité de Milicias que él fundó. Fueron asesinados 4 obispos, 1.536 sacerdotes (el 30% del clero catalán) y miles de católicos sólo por serlo. Prohibió el culto católico y destruyó 7.000 edificios religiosos. Contestó así cuando la revista francesa L’Oeuvre (agosto 1936) le preguntó sobre la restauración del culto católico: «¡Oh, ese problema no se plantea siquiera, porque todas las iglesias han sido destruidas!».
– Destruyó el patrimonio artístico catalán, incluida la quema de la Sagrada Familia y de los lienzos de Borrell en la Merced. Ordenó el robo del patrimonio artístico de Montserrat, incluidos el La Fontaine de Jacinto Rigau-Ros y el San Juan Evangelista de El Greco.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído