Lo sabes, poesía

José Pómez

La ninfa enamorada no perturba en la siesta

La ninfa enamorada no perturba en la siesta
con agua de doscientos pozos nace su sombra
esfuerzos claros abren espirales de escamas
cuando el día ha apagado la última de sus luces
compacta los sentidos los refuerza en equipo.

Igual ocurre en nube sensata y dos espejos
la elevan y la ordenan alargando el espíritu
totalmente centrado en los cauces antiguos
con una complicada exitosa pimienta
apagada en el Sur desligada de fuerza
pero anhelante en todo gran y buen brocal de hilo.

Sentimiento que arroja dobles amaneceres
se rema con las luces solares de las ventas
y allí una izada alerta de las carencias nuestras
los perpendiculares los acorazonados
los portales vacíos las maletas ausentes.

Se hiela lo forjado y se escupe sobre el sueño
y en otro mediodía nos encontramos solos
minimizando el hielo acumulado en la luna
y al momento de atraso que flota y nos queremos.

José Pómez
http://pómez.net

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído