Lo sabes, poesía

José Pómez

Galería mamarracha.

Galería mamarracha dijo que no lo sabía desesperando el tranvía y en el tengo que ir lo tacha. Algún espejo trasero advierte hartura y remacha en el instante que hilacha se olvida de todo obrero. Va impregnando los ladrillos de pasión y en retahíla nace vive y se jubila realizando mil cursillos. Expuesta queda algarada para el tránsito

Marginales acróbatas.

Marginales acróbatas y poetas guerrilleros se reúnen y se unen avivando las llamas de todos los relámpagos. Los centros descentrados acumulan refugios en aulas ventiladas expandiendo el principio del pulso en movimiento. Representa y define lo hermoso y permitido lo sucedido y cierto en esta oscuridad de acción desconectada. Se obtiene

Habrá anhelos y sueños.

Habrá anhelos y sueños. Dejemos encontrarnos comprobemos los vientos acaso no sabemos amarnos entre nosotros cazando en el recuerdo se diluye el presente dice adiós muy deprisa como una fuga abierta se despide sin cambios. Es parado después sujeto en unas manos entre libros amantes directo a los islotes pertrechados de cielo y las cuatro

No se rinde mi aurora de las almas.

No se rinde mi aurora de las almas apenas crece el texto en su horizonte circula como un rayo por el monte pregunta por las venas y las calmas. Y se familiariza con sus armas amando lo correcto y polizonte reclamando memoria del bisonte con los libros abiertos en sus palmas. Llorando no y urgente mucho menos existe en el transcurso de la historia

¿En nadie? Comprendo.

¿En nadie? Comprendo. Desde las raíces a la transparencia como analizadas entre los vaivenes de constitución. O son flacas flacas o son gordas gordas así son los dados no se averiguaron posibilidades ni las tecnológicas. Ni la fuente exacta por tanto te digo y que no te sirva como precedente que aún no te he escrito sentado a la puerta.

Inasumible

Inasumible error e imprecisión un despropósito Un despropósito de error e imprecisión e inasumible José Pómez http://pomez.net

Reservados derechos.

Reservados derechos de unas grietas menudas inconsistente a veces sin llegar a defecto canta a columna y reja. Me escribe y no es payasa y hasta cita mis versos aquellos de amor puro los raros extraviados también los de consejos. Si acaso te consuela te lo dejaré escrito el alivio es de santos y siempre es muy sencillo como lo es la verdad.

Sobre las filas armónicas.

Sobre las filas armónicas a su vera y aliadas las colas largas de espera son la puerta de los pollos en la contienda del hambre asados no achicharrados y alados como los buitres. Si existe tanto adversario oteando la cerca escrita la postergada esperanza y el aroma de la playa que se atrae en lo más maltrecho desbandada de ocurrencias va

La lealtad no se olvida.

La lealtad no se olvida su campana amigable recorre todo el mundo y agradece el contacto. A veces sobre un muro la muchacha sonríe cree y así lo afirma que es un infante alegre. Su persona es la vida y su juego la música es el alma más limpia de su naturaleza. Y así es sublimada refugiándose al tacto de la belleza amada imparable en

Sonrisa que yo quisiera.

Sonrisa que yo quisiera la quiero siempre contigo acaso el tiempo la alargue como lo hacen tus ventanas vigilantes de estos bosques tan integrados en tu alma en la luz como en la vida necesita una mirada la hora que nos conocimos entre jirafas humildes. Fijado en lo que no ocurre se piensa y se piensa en falso entre un sapo y otro sapo apenas

Sin ropa de agua ni lumbre.

  Sin ropa de agua ni lumbre machacando los ladrillos entre la cal y la paja viven los niños ya viejos apegados a la lluvia que moja el cuerpo y el alma. No se desprende el vestido donde no hay ninguna tela todo es sufrimiento esclavo sin cuadernos ni futuro solo se congregan amplios suspiros de la esperanza. El enfado se detiene frente

La isla innombrable.

La isla innombrable se transforma en tus ojos continuamente bella llama al movimiento oro del principio instantáneo. Se encuentra en su centro dando la bienvenida a la mar y a sus barcos labora independiente la entrada de la ría. No hacen falta más señas o quizá falte alguna que en estas latitudes casi todo depende del amor y la lluvia.

Si subes a lo más alto y te pasa.

Si subes a lo más alto y te pasa yo te creería sin duda y lo hago esas cosas que te pasan a solas nada más despertar con la mirada. Acertar y saltar en el trasfondo subir sobre las nubes corriendo ver los pájaros el perro y ovejas y hasta un mono pequeño que sonríe. Los aplausos quisieron defenderte en el día apropiado de ojalá es

Un barco propio con tesoro dentro.

Un barco propio con tesoro dentro reflexiona linterna con su luz el tesoro no es mío es de mi primo de los racimos mas irregular la gavilla de rojo suena mucho si se agita y se acerca a los oídos brilla su amor y brilla su pintura. En los cielos resueltos se confunden la niebla y los colores del trineo es como si orbitara ya la luna la pregunta

Torticolis inversa doble y tersa.

Torticolis inversa doble y tersa. Qué cómo va va como a ti te va tú eres el mundo que responde al mundo las modificaciones reproducen añoranzas terribles y se hace algo se involucra la luz donde no escapa. Serena venturosa agradecida las intenciones son robotizadas la posibilidad que no se tiene contesta con pasajes de ocurrencias bajo

Que te acompañen ripios.

Que te acompañen ripios presentes y divinos en el dulce intercambio de dibujos por versos es ideal tu presencia mas importante siempre por tu leal amistad. Como eres real conversas constantemente en risas en conjunto gozadas se ilumina mirada la luz se aterciopela como una capa emblema con muecas de tu rostro. Una suma del alma juega bien

Los poemas ladrillitos sobre algunos.

  Los poemas ladrillitos sobre algunos. ¿Solo un poco cansada? No te extrañe. No eres ni la primera ni la última persona no cansada sino hastiada al límite de torre articulada con esos gestos de trenes por ahora confiemos que el ronquido relajante frente a ese oro siga siendo libre sin engorros ni peajes ladronzuelos. La penúltima

Se tocan ya las últimas entradas.

Se tocan ya las últimas entradas no sé dramón añil en la alborada y suspiros sentidos se parecen muchas veces las partes reconocen procedencia de brisa y las astillas. Estrecheces visibles que demuestran la fortaleza clara impertinente la ocasión repetida el ave oculta y el atajo terrible del recuerdo a la seca neblina del capricho. José

¿Cómo resuelves los sueños dormidos

¿Cómo resuelves los sueños dormidos en los cálidos fríos más perdidos? ¿Se van urbanizando en solitario se asombran esas piedras corregidas? ¿Te encontraste esperando amanecida cultural ciertamente previsible? Si la cola se eleva claramente levita el resplandor del sonajero entre las obras se echan esas fases que desmantelan los puntos

Miles de islas se agrupan y se abrigan.

Miles de islas se agrupan y se abrigan con mar itinerante se aglutinan se acercan los confines al instante y el horizonte llega al corazón. Con un arrullo cierto y prolongado la nube se hace grande y más hermosa comprende incertidumbre de esa tierra amada por estrellas de los cielos. Sorprendido el sendero que las une conforman con trabajo

Miles de islas se agrupan y se abrigan.

Miles de islas se agrupan y se abrigan con mar itinerante se aglutinan se acercan los confines al instante y el horizonte llega al corazón. Con un arrullo cierto y prolongado la nube se hace grande y más hermosa comprende incertidumbre de esa tierra amada por estrellas de los cielos. Sorprendido el sendero que las une conforman con trabajo

De ellos te diré solo que son muchos.

  De ellos te diré solo que son muchos ordenados y buenos te nombraron los bosques te buscaban y los montes hablaban todo el tiempo de las calles algunas negras y algunas blancas aún está pendiente la utopía ¡Ay! Esto son jardines para ti respecto a la veintena pasajera siempre quedará inédito el sentido y sí sí estuvo al quite

Casi es la formula exacta.

Casi es la fórmula exacta. Para cimentar paciencia se sobrescriben las voces los inocentes lo sufren vienen los rostros de piedra. Y con su apariencia bella afligen el tiempo muerto las aventuras de niebla viven obras silenciadas. Sin efectos explicados solo la perseverancia de las flores pasajeras consiguen el calendario. Disipado en la

En cuatro costas recónditas.

En cuatro costas recónditas se continúa leyendo es ingenioso el instante del ocaso frente a niña de tus ojos encendidos. Sin saber cómo resultó todo un éxito rotundo en las clases de la vida y en el abrigo entallado la victoria estaba cerca. Una prueba de cartón de amor que hace historia adopta la luz dulce de las risas como una niña

Con una única hidrosfera.

Con una única hidrosfera y sin remos suficientes por costuras presidente por la encrucijada obrera cargada de cabecera. En la suerte la alegría ya aprende sabiduría con edredones de estrellas entre rayos y centellas me dijo que volvería. José Pómez http://pomez.net

La vuelta.

La vuelta revuelta perfecta regresa y obliga. Termina lo extraña y admite aún conjunto. Estanco se pide repite ciudades y acortan. Auroras certeras contigo es fácil sí todo. Va bien se eleva la vida se siente viviendo. José Pómez http://pomez.net

Es una fragancia y a la vez ligazón.

  Es fragancia y a la vez ligazón vespertino del faro caracolas reluciente en talento de rompeolas y va sin pretender nada en razón. Vestido incluso con un chapuzón posible es pendular sobre guindolas agrupadas en un complejo de olas que sueñan con lejano corazón. Hay una bondad que se afirma obrera dibuja sobre el pecho madrugada

Que cómo te veo hoy.

  Que cómo te veo hoy no hoy no te puedo ver si has nacido en Diciembre eres tal como soy. Así con el remedio vives mejor la vida y visitas al druida alejada del tedio. Si me preguntas tú cómo te veo estás presente donde el estanquero pensando si dejarlo y mientras leo te diré que padezco un gran defecto en la vista secreta donde

Porque el amor es todo lo absoluto.

Porque el amor es todo lo absoluto pesa y pesa mucho en cuanto se descubre así a mi lado las cosas van y ocurren. Nada queda varado donde estaba tú eres yo y yo soy tú ya eternamente con vida vivimos unidos para siempre. Modificado el viento en su trayecto personal y medido de costumbre que escapa en lo más nuevo no calla en lo difícil.

Su puerto ya no tiene marineros.

Su puerto ya no tiene marineros. Nadie quiere vivir en Barcelona con primates rabiosos y sus detalles ningún viaje termina entre sus calles no se nota la paz de la persona y el descaro confluye en animales. Y quieren ser así insignificantes la ciudad perdió muchos amantes con esos pareceres descuadrados y parpadeos que hurtan resultados

Del bote de miel queda ya muy poca.

Del bote de miel queda ya muy poca la realidad repone uno más grande si me hablan guitarras de tus sueños sin ser un juego nunca lo fue helado a pequeños mordiscos se divide. El quesito esperado a repartir ya montaña ya valle según cuenta qué lejos está hoy la primavera entre las diez mil dudas inseguras chirría el desayuno de los

Otra vez la ventaja

Otra vez la ventaja de poder escribirte la canción que relaja procura no dormirte. Que antes decirte quiero rodeada de mil rosas tú y yo en un brasero de miradas celosas. Te extraño en la ventana guardando dos tesoros frente a la mar cercana de latidos sonoros. Sí son letras sencillas párrafos de entusiasmo de mástiles y quillas que

No soy una alegría de los cielos.

No soy una alegría de los cielos esa sonrisa es tuya como el viento y la firmeza de los montes mudos reteniendo agua amiga entre sus presas. No soy una mirada junto al mar la mar eres tú la orilla lejana el abrazo perfecto el pensamiento la fuerza que describe lo pequeño. Si un estanque agradece su existencia al ciclo de las cumbres derretidas

¿Son ventajas o son inconvenientes?

¿Son ventajas o son inconvenientes? Mucho antes de llegar a los colchones se apagan todas las conversaciones se describen los únicos ausentes. Mas resultan comunes y corrientes portan y se delatan de afecciones ¿Son un chollo o son varias ampliaciones de dos plazas por ser improcedentes? Si eres una marmota estigmatizada que duermes a la

El dorado repique de la inercia.

El dorado repique de la inercia.   Sin ser una gran nube de polvo es más sofocante que una blusa negra en una playa ardiente de los trópicos. Este ser increíble de balanza ya desequilibrada ya trucada no es reptil mas parece cuasi idéntico. Compleja es su figura extraña carne extraña curva extraña criatura desligada del recto proceder.

Lo más leído