Lo sabes, poesía

José Pómez

De la venida próxima.

De la venida próxima donde vinieron todos y muchos se marcharon quedan solo dos rábanos uno gordito rojo y otro flaco y muy blanco quizá estuvieron juntos con raíces pegadas la falta de nutrientes y la escasez de luz serían unas causas que justificarían su claro raquitismo. Como el aljibe viejo está seco hace tiempo ya no necesita blanquearlo

Eres emocionante.

Eres emocionante portadora del alma elevada a la cumbre por la suerte del verso. Besándote en los labios subiendo hasta la luna besándote en los labios bajando por el río. Tan injustificado el silencio se engrana con el tiempo perdido brillante como el trigo. Elevado una tarde halla el tiempo y el aire lo mejor de la vida lo exacto y lo

Yo quería quedarme dibujando.

Yo quería quedarme dibujando tu vida en cada rostro de tus hijos puedo mirarte cara a cara siempre para después poder decirte mola te veo en cada trazo y en cada verso Te explico lo que puedo y reconozco algunos desaciertos en el medio justo entre la madera y los cerezos dos letras que imaginan van tan próximas a lluvia de tu calle presentida.

Una mentira gira rueda y cambia.

Una mentira gira rueda y cambia salpica alrededores más cercanos rebota hasta la roca cafeína aunque aparezca solo en blanco y negro es la perfecta afrenta a los colores como una grieta ocupa la pared de un hogar destilado que será madera de cerezo comentado lienzo de explicaciones sin sentido y un arte muy difícil de cumplir. En la oficina

Roja llama de fuego.

Roja llama de fuego asciende ahora y quema minutos de alegría que iluminan la vida. Asciende en aire puro de tu tierra serena y compone en los sueños donde el amor se aclara las colmenas celestes en lo único importante el verdadero encuentro culmina alma con alma. Al temblor de la chispa completa de presagio opiniones diversas se cubren

Una vez más sin sorpresa.

Una vez más sin sorpresa la madrugada repite de nuevo el malo compite si acaso lo contrapesa para ver si le interesa y al silbido de cristal explora lo inadmisible con la sinrazón horrible del fracaso atemporal y como siempre terrible. José Pómez http://pomez.net

Caparazón azul inhabitado.

Caparazón azul inhabitado la mano roja queda repintada cuando florecen las calas a dúo empieza sobre la piel la costumbre prevista de antemano es una gota de circunstancia idónea así incrustada. El río del contrario que respira la mancha fusionada experimenta pena centrada va solicitando la orilla natural abiertamente tierra blanca en

La veo desde lejos.

La veo desde lejos su espejo cuasi infinito refleja toda existencia en el mismo lugar donde siempre te encuentras contenta. Para ella es él y para él es ella para ti soy yo y para mí eres tú tú me nombras sin nombrarme y yo te nombro y te nombro en el verso y en el astro. Tú le amas y no le temes yo no tengo tiempo y te amo tú lo tienes

La poesía se implica un un soneto.

La poesía se implica en un soneto al extremo insensato de locura en décima intercambia algún zapato con los rostros ampliados en la Luna. En la elegía dice adiós muy pronto con algunas palabras vivarachas en el romance busca un nuevo encuentro desandando los cruces con acuerdos. En la oda disminuye su sentido mucha gente indefensa es

Elector se merece recompensa.

Elector se merece recompensa está forzada la ventilación el mercado después de todo acumula el encuentro y lo amontona. Lee quién quiere hacerlo porque puede la dificultad surge en el papel se recompone el punto y arde el aire calabazas y cáñamo en el Norte. Calcetines es la compra porosa que escenifica acuerdo y reconcome meticulosamente

Delantal.

Delantal. Tal vez considerándolo de nuevo es una trampa simple tropical un desencuentro elástico inocente inofensivo noble y educado. Expectante de estilo reinterpreta todo lo suyo y lo de los demás como amenaza con paro y con luz lo impropio es natural y se reimpulsa. Son elementos nulos de la historia el pequeño y el grande son frecuentes

La rotura fortuita.

La rotura fortuita quiero yo así pensarlo se debe a azar de plata como un perrito negro asomado a un balcón como una llave no hecha sin su hora de apertura. Viene lo que es acierto para escribir a mano junto al camino abierto al desván pasajero de la casualidad y de acontecimiento alegre en este caso. Vitrina y la cordura leída mas expuesta

Ahora es para adelante.

Ahora es para adelante en las noches de las listas para agregar esperanzas al recurso calculado se acerca la columnata calmando necesidades de muchos y muy menudos. El eco de la materia se eleva y no tarda mucho arde el logro tarareando visión consentida crédula confiando en el pensamiento amo tu existencia y tu alma esto no cambiará nunca.

Olvídate de hacer siempre lo mismo..

Olvídate de hacer siempre lo mismo no tienes herramientas necesarias te sobran los deseos y los dones como el fuego y la lluvia conocidos. Hoy todo el mundo entero te echa en falta al paso sigiloso de las horas tu elección errante de un discurso se propaga picante con la fragua. Y determina llama parlanchina de paz que peleará contigo a

Las hubo y a buen ritmo se alentaban

Las hubo y a buen ritmo se alentaban con las determinadas y sonoras repeticiones de tiempo atribuido grata proporción distribuida en la losa y reverso por igual. Postes equidistantes combinados tersos en su defecto duradero emiten la medida conformada del escándalo y danza sin medidas con obstáculos torpes a deshoras. Sin conformidad entre

reconstruido con manos trabajadas.

  Reconstruido con manos trabajadas besando lo nacido y aceptando lo oculto y lo visible y lo que tú eres repetido y compuesto sin la culpa ni el rencor de la luz rosa buscándote. Cada puerto dispone de su puerta y todas las miradas van al ruido van como saboreando el puente al paso sin recorrer el rostro de la alarma la sospecha acompaña

Legendaria y perdonada.

Legendaria y perdonada la montaña polvorosa se impacienta en la cumbre descolgada se conduce en el arpa blanca escrita se abre paso con la lluvia mostrándose decidida al pensamiento que enseña.   Se reconquista la mancha y se pronuncia nombrándola cuando no se habla de entrega se esconde el pronunciamiento destejido por el hambre

La belleza es insensata.

La belleza es insensata y el silencio luminoso la luz narra y la ocasión pulsa con la libertad los susurros más versados con encuentros perseguidos en desnudos caligráficos del suelo la tierra blanca la ternura es el principio y la senda de los robles el final que así comienza. José Pómez http://pomez.net

La costurera gacela.

La costurera gacela se descubre en ella misma cuatro dígitos sublimes por sí solos son hermosos no caminan pero ondean en el esfuerzo contrario de intercambiar los zapatos quizá solo por un verso velado sobre tu nombre en la comprensión juntos de la sutileza al viento. José Pómez http://pomez.net

Nadie dispone de Latidos extras.

Nadie dispone de latidos extras para mí como tú los tienes siempre tu piano y tu tambor y el corcel azul de pronto se hacen nuevos con futuro impregnados de miel y con tu esencia de sonido distinto en cada mimo y recién pulsado pita rápido me encuentran porque quieres despertarme sí me quieres ver para verme en pie para que no me pierda

Con destreza se antoja de ese ritmo..

Con destreza se antoja de ese ritmo la aventura que va atrás no adelante inundando ambas pistas y al instante se descomprime con un algoritmo. Repentino hacia norte del biorritmo de la aurora con el pulso elegante honesta y perseguida dominante del rastro de la caja contra el istmo. Con brisa se difunde caminando una vez emprendidos nuevos

La mirada ganada con la vida.

La mirada ganada con la vida en la tierra de nuestros doloridos como ahora somos fuego de colores y sin nada los sueños sin vivencia a diario levantada se llevaron ganancias de ese juego blanco y negro a cambio frecuentaba los confines y daba todo incluso el vino idéntico como partida allá en el mismo cielo amanece y la finca azul futuro

En este instante alienta flaca espera.

En este instante alienta flaca espera rotunda se sumerge sin poder sobrecargada alumbra en el principio sutil de lo mal puesto y en la ingenua tensión de los tirantes donde oscila despedida de rosa no muy alta blanqueada hasta la media altura solo la sedosa engañada se descubre como antojada de préstamo idéntico. Nada pero es certeza sin

Ni los cruces fortuitos de miradas.

Ni los cruces fortuitos de miradas de los cuatro más uno publicadas ni en el ojeo de rimas primeras de excusas adictivas financieras las caídas pendientes van cargadas sin frutas del ambiente aquí citadas . Y acepta lo que quieras orgullosa no diré qué te aqueja sí eres mosa sobrante en tu criterio de la calma sí algo no va bien prendido

Una tarde en el fuego encendido.

Una tarde en el fuego encendido se fuerzan con la letra en la memoria los recuerdos y fugas moduladas ocultando al celoso las esquinas y encendiendo valores descosidos con la autorización cierta y alegre irracional que avisa abiertamente del artificio que por mucho menos y sin apenas danza a todas horas se fabrican capullos en paredes. José

Fibras y vibraciones cocidas.

Fibras y vibraciones conocidas se mantienen girando de por vida no se ocultan los gritos ni perdidos si se acercan al límite regresan al centro de las aguas más calientes en ese instante solo se sujeta en la cadena de miel derretida. Por su gran magnitud se deshilacha soporta el viento y no hay ni que dudarlo ha encontrado el modelo y su

Inconsciente amor de ocio y de campana.

Inconsciente amor de ocio y de campana divagan las llamas cómplices del aire un instante suben prósperas ansiosas y en unos segundos sucumben en calma se detallan fríos de antojo apagados de la niebla urbana al brío rural el ruido vendido al precio del hollín del conocido hilo a clara vestimenta. Material pendiente y rotunda palabra se

Cuando la vida empieza.

Cuando la vida empieza se acentúa el espacio y huye un escalofrío con primeros latidos y una mirada larga pregunta por un nombre uniendo la leyenda y la pista de amor. Surge como un legado creado en el pensamiento y más tarde en el mundo de la nada a la vida pudiera parecer poca cosa o quizá el pez que nada en fuente escribiendo estos

Hay personas modernas no lo dudo.

Hay personas modernas no lo dudo en el mundo moderno de los cuentos y han hecho experimentos sin espejos sin viaje ni experiencia suficiente y contra el peor sonido de los libros ralentizan sentido de la marcha del extremo amor vuela al inconsciente artificio habitual mas indeleble y ante los ojos de los solitarios pudiese parecer un juego

Aquellos que fueron estos.

  Aquellos que fueron estos bajan y elevan la luna y escapando de la noria en cuanto el sol lo permite va el burro de nuevo al trigo. El equipo de tres vías no esconde boca de riego en edredón de plumón aquí con lápiz lo escribo va el burro de nuevo al trigo. Para exprimir sensatez en un techo bajo y viejo en maníaca madeja y en

Ves no fue tan difícil.

Ves no fue tan difícil las ideas conservan interesantes giros ejemplos avistados en el río y su cauce el cañón vertical construido en España. Cortina por semana tradicionales puntos chimenea en proyecto para la arcilla blanca y el tejar del sustento aprecia los finales de la jara y del roble. Y el brezo distinguido entre el monte de harina

Mareada por la costumbre.

Mareada por la costumbre ya es vieja la libertad y en su generosidad se olvida de muchedumbre por su falta de quejumbre. O quizá es como lo entienden que pocas veces lo aprenden tiesos se han quedado cortos no acaban de contar votos que a paso lento defienden. La riqueza del lenguaje merma con los capitales faltan cuatro radicales perdón

Expolio bacteriano del flagelo.

  Expolio bacteriano del flagelo como un río y un pueblo moldeados por el tiempo y en ellos sobrevive mantiene con su marcha desplazada embate fidedigno condonado y en su núcleo imparable se desliza desplazándose contra la corriente la economía de la región se coloniza con los transeúntes más presurosos de toda la industria la

En la cárcel de la palabra oída.

En la cárcel de la palabra oída no es extraña la llama extraviada la sordera decrece si es ahumada y aunque esa uva parezca divertida, va esperanza secreta ya asociada a la próxima espera tan dormida y en el silencio queda definida balada que conduce hasta la amada. Y en las nieblas abiertas del asombro se percibe constante inalterable

Volvemos a empezar.

Volvemos a empezar. Un rayo es un rayo de poses pertinentes de valla en la portada y cigarro apagado para cuidar en algo las garantías rotas con las celebraciones simples y legendarias si anulando los precios se congela el anillo. Ni mercenario invicto ni factura impagada donde un año es un año celosía se enmarca y un por favor se escribe

En cuanto empieza el día hablo contigo

En cuanto empieza el día hablo contigo como un imán sensato en tu ventana la claridad asume su esplendor y comienzan preguntas de rutina en medio de un silencio lo distingo el sabor de la vida es tus respuestas esperadas en vilo hasta que llegan… Y confirman lo que espero escucharte todo igual no hay nublado todo bien y mueve incertidumbre

Arrebatiña.

Arrebatiña incidente en el sol reparcelado Tira y afloja la incertidumbre elástica de la existencia José Pómez http://pomez.net

Te sostendré en mis manos.

Te sostendré en mis manos mi salinera somos dos castellanos mas que sufriera de acuerdo repentino yo seguiré mostrándote el destino te lo diré. Con palabras burlonas sin el cartucho aún quedan personas que fuman mucho la honestidad se llora no representa la ignorancia qué ignora ni qué instrumenta. José Pómez http://pomez.net

Lo más leído