Lo sabes, poesía

José Pómez

Querido amigo Benito ella no se marchó por culpa tuya, tú le diste siempre tu amor fue ella la que no supo conservarlo entre su alma engreída que estaba con ese culto absurdo contrario a las pequeñas carretas de costumbre. Era la limosnera y no se entregaba nunca no sabía entregar –y todavía no sabe desconoce que tiene el alma y esas

Las ampollas incendiadas

Las ampollas incendiadas no toleran los matices y a veces son aprendices colaborando en pintadas de otras que están empezadas; y finalizan en cueva son la avellanada prueba son suaves desde el principio no salen en municipio del que empezó con la breva. José Pómez http://pomez.net

Crecen en suerte

Crecen en suerte joven tierra y apego de ensoñaciones. Suman y siguen bellas afortunadas hasta la octava. Cumbre perfecta desde ahora cantamos con La Graciosa. José Pómez http://pomez.net

Yo voy a comprar un par de esqueletos

Yo voy a comprar un par de esqueletos uno dorado y el otro de plata, para ti y para mí en vez de corbata, confío que los dos vengan completos, y marquen con minutos los discretos días acompañados de vapor; Ya lo dijo Benito el director: Si el primero es el maestro de honor y el segundo auxiliar y servidor solo falta encontrar a ese traidor.

En asuntos opuestos los desconsiderados

En asuntos opuestos los desconsiderados a granel resultaron descorteses y planos fueron una partícula intratada por partes las dos vetas afirman similares virtudes de octógono y palmera y abriendo los portillos. Personas generosas unen con los fandangos específicos aires contemplando escalera concerniente a la vida concerniente a la vida

La pasada de flores le pregunta a la vida

La pasada de flores le pregunta a la vida por la foto imposible la observada y minúscula; como un cliente asegura fidelizando escritos solamente con fuego y las revisiones blancas. La pericia vencida anteriormente mostrada comprende la alegría encaminada a los montes ganador de la suerte el autor de la conciencia va informando a los dardos

Con paño de ambos

Con paño de ambos palabras complicadas no traducidas son oportunas la primera no la última que esperanzado delgado en gracia reproduce el sonido del pensamiento. José Pómez http://pomez.net

Lo que ocurre a veces.

Lo que ocurre a veces. Las tres rosas están donde tienen que estar siempre cuando hay dinero hay rosas durante todo el año prendidas en las rejas soportando inclemencia y es así aurora al menos desde que el bien observa. Cuando falta la plata pronto se sustituyen por esas margaritas tesoro de los campos en nada menos dignas bellas y encantadoras

En cuanto agarra.

En cuanto agarra. El níspero amarillo se esforzó cuanto pudo escuchaba laderas desunidas y ardientes y en ganas admirables nunca se rezagaba cuando usaba una guía intrépida y primorosa. A veces se activaba el hueso verde acentuado sublime y resbaloso en las llamas de las sombras pujantes de alumbrados de sentidos parados y apaño convencido

Tú eres realidad

Tú eres realidad tú eres Isa perfecta tú eres mi sueño alado la gema voladora que se forma al instante por efecto del vuelo tú eres lo que siempre eres así eres y lo aceptas. Ni rasgada ilusión ni novísima unión de distintiva corsa adherida a la orilla tan mal pegada en suelo como pegada a rastra con reflejo constante de oportuna

La artífice de ayuda desarrollando el viento

La artífice de ayuda desarrollando el viento que ya se ha comprobado como lo perjudica era con venda negra el factor desconocido y el ascensor jurado que no se condiciona con la práctica helada de mesura exclusiva hasta los pocos se toman en cuenta ubicados en el centro de las semiconsideraciones las personas residen en la comunidad urbana

Asociados en nada es muy frecuente y ya se usa

Asociados en nada es muy frecuente y ya se usa al uso formulado en los candados odiosos esta vez, insensatos se deslizan al borde que el enunciado aplica con la ruta afrutada e iluminada como oscurecida destreza. Es eficaz y simple en la prevención de furia el completo tratado para encontrarse en sales el bloque que se oxida y no enciende

Perdonar la madeja al regreso de esperanza

Perdonar la madeja al regreso de esperanza con la maña del gasto y la acogida agradable, del oleaje suave con jotas del después deletreadas se aceptan con mucha confianza. Delicioso el respeto que de caseta salen todos los pormenores de la verde acogida, llenan con la verdad la entretenida noche de los sueños sentados entre puntas sin luces.

Palabrita de delfín

Palabrita de delfín de ese delfín de mi Aurora avanza con tu cariño y avisame cuando llegues aplica tu buen criterio y accede a mi corazón cuantas veces tú lo escribas. No utilices la balanza y colabora conmigo componemos un comienzo conectados en el ocho y creamos las enmiendas aunque tú lo haces sin eñe has desarrollado el verso.

Alérgenos de bruma

Alérgenos de bruma no haberlo dicho que atardece muy lento y al calorcito. Que la calima ambigua y el soniquete han quedado guardados recién sembrados. Su esbozo ondula hasta ese límite con vértigo supremo acordonado. Y elevados al sur sienten los dedos ingobernables sierras de la distancia. En criogénica falla donde han quedado caricias

Sin meta en ánfora.

Sin meta en ánfora. Razonamiento en los amaneceres de retractada se va ajustando memoria intermitente de primavera. La celulosa mucho más efectiva en sujeción que el transparente talco tan recortado entre esas flores. José Pómez http://pomez.net

Estuvo en la cobardía de las brisas anegadas

Estuvo en la cobardía de las brisas anegadas ese charlatán olvido de las sombras amantísimas disgregadas en costumbres orientadoras o plenas, las risas que se recuerdan nacen de agua y de caricia del ámbito que comienza con aspecto regulado. Algo espeso y solitario encuentra el efecto en la noche con palcos de consecuencias primaverales

Con el verso activado

Con el verso activado se sostiene el descanso otra vez vertical y apoyado en los robles se eleva la cabeza bailando el caballete en todos los costados de esos flojos desnudos como motorizados torpemente elevados. Y al cuento que podía la espera vacilante apenas sin problemas va alejando a los jóvenes de ese letrero absurdo mucho más viejo

Predecir donde vamos emulando el trayecto

Predecir donde vamos emulando el trayecto deja claro al completo lo que nota tu frente, lo que ayuda al escrito es en todo transparente, te digo que te quiero y tu escuchas más bien poco, acaso tres semanas es mucho en añadido de la suerte insensata de haber nacido pronto, si evoluciona el mudo recordando los vuelos otra vez el preciso comunicado

¿Donde es libre la vida los ruidos se anularon

¿Donde es libre la vida los ruidos se anularon en fisuras despiertas pensando en los escritos? ¿Se terminan las prácticas fraguando paradoja y alejando el acierto con ritmo reposado? Recomponiendo cable tardío en el helado a veces se produce listo de los sucesos vendaval de coral caminante descrito endémico y ambiguo ya incluido en mi

Envainadoras horas.

Envainadoras horas. Etapa distinguida o se supone de estelar relumbrado no adueñada de la espera alargada y afilada que en cajas de claveles va y se impone, comprime con el sello y contrapone la esfera pateada por cuadrada de estética sentida en la empedrada y a la vez la mecánica propone, con su arte y con su gracia en la llanura si decide

La cama y el botón la campana y el bolso.

La cama y el botón la campana y el bolso. Volvamos al amor de ventana entreabierta a vela elemental que acompaña la promesa, donando las tijeras de todos los cuidados y aludiendo pulsera de los nuevos recuerdos, la puerta será roja con el umbral del gesto no nombraremos esas encadenadas motas, ni regaladas ni falsas ni las imperfectas arriman

La cama y el botón la campana y el bolso.

La cama y el botón la campana y el bolso. Volvamos al amor de ventana entreabierta a vela elemental que acompaña la promesa, donando las tijeras de todos los cuidados y aludiendo pulsera de los nuevos recuerdos, la puerta será roja con el umbral del gesto no nombraremos esas encadenadas motas, ni regaladas ni falsas ni las imperfectas arriman

El andaluz está pintando rejas blancas.

El andaluz está pintando rejas blancas. A pecho descubierto entre dos enamorados en tus ojos del tiempo besando tus pestañas, extraña es la manera apretada de los campos perdidos en aceros inexistentes todos. Alejaron el cielo en la realidad muda y acariciando límites de niños descalzos, los trozos desgajados de los vestidos negros descubrieron

Los motes son infinitos

Los motes son infinitos y los nombres son contados en gran número citados los hay gruesos y finitos todos en barco agrupados. No navegan la frontera por mor de malas gateras ¿pero cómo llamar viendo a ese mamón que está haciendo agujero en la patera? José Pómez http://pomez.net

Como suena cierto y falso

Como suena cierto y falso el coloquio nebuloso solidificado al metro y bajo estas circunstancias en que cierras un capítulo, debo decirte y te digo que el no saber no es tan malo. Es incluso conveniente olvida los muebles rotos las mensualidades raras y la fotocopiadora, averiada y arreglada con el producto de abejas anónimas remolcadas.

Desde cuándo se empeña

Desde cuándo se empeña ese ensanche ambicioso en ser amplia plazuela con tamaño denuedo siendo una callejuela. Desde cuando se empeñan esas rosas de piedra en elevarse al cielo para dejar el llano que las envuelve en lodo Desde cuando insensato puede parecer cuerdo con ese amargo viento que seca las molleras de todos los tirantes. José

Sin pretenderlo

Sin pretenderlo la belleza se enreda en las paredes y juventud fácilmente en los ojos es primavera José Pómez http://pomez.net

Desprecio noche y eco

Desprecio noche y eco de esa escafandra helada acurrucada al viento complicando en extremo distante encrucijada de los buenos saludos. Son blancos y amarillos los expertos presentes retocando cristales pegados entre flores proceden como estiman doblado aquí está el día. Únicamente al peso el ruego se complace no vagan los sentidos sobresalen

A favor de las escobas alineadas entre hojas

A favor de las escobas alineadas entre hojas describen infeliz diario sentimental y más triste el temporal en vosotros leyendo el tiempo donado. Lleva aparejado el llano y arrastrando los sentidos en esas estancas motas van más de tres mil millones de libretos con los versos apagados en la tinta. Verdaderamente escritos con la forma de la

El vivir al compás requiere de los sueños.

El vivir al compás requiere de los sueños. De ese animal terrible también llamado día deseado en fatiga de los jornales diarios y alentar en los fríos la cálida sonrisa en el planeta errático de las doce funciones. Arqueada no dormida la luz de la silueta idéntica y velada entre el objeto es la clave que sujeta los muchos bosques originales

De los contentamientos.

De los contentamientos. A la vuelta del lazo de escota o de helicóptero la calle paralela algo más que retocada parece derretirse en segundos valerosos riquísimos y raros que hacen de podaderas entre geografía tutorada en el blues sandalia y principiante en el corrillo menguante y el nuevo disecado sorprendido en la selva. Rectangular

Faltan los bocadillos sujetos al estatuto

Faltan los bocadillos sujetos al estatuto las fuentes inventadas que confluyen en derrama, el ideal las critica y la razón motivada pelada en el contexto las exigencias impuestas, posibilita el cuento del modo por diferente no interpreta patente, ni asume, ni realiza: dinámica exitosa de la cresta indisoluble. Pero con pensamiento vital

Esplendorosa roca disolvente del mundo

Esplendorosa roca disolvente del mundo biela de los dictados soñados y vividos la hornilla del sentido enfrentada contra el tiempo la calma y el minuto la risa consecuente, lentitud inventada exagerada y silvestre al componer colmado de las legalidades y la arista desviada al celo de los recuerdos, despoja el perfumado de los suspiros hueros

Un instante tropieza

Un instante tropieza con otro instante a veces en el alma y más tiempo, entre valles y en montes como una amanecida. E ingenuamente cuelga de las azucaradas y apagadas barreras, y el silencio brillante elegido en la sombra. Ese que no escuchabas que no quieres y puedes comprender en taberna, y a ti se te ofrecieron sin prisas con caricias.

Gozne sí ha sucedido.

Gozne sí ha sucedido. Además de este mes ya se usaron otras guías alegres y presentes con trabas aceradas compartiendo en lo dulce de idéntico universo lo oído y lo supuesto entre la rapidez blanca y los versos velados concedidos al alma ese tren eviterno que palmea el milagro. Y al descubrir orquesta de los texto y de cielo como sucede

Lo más leído