Lo sabes, poesía

José Pómez

En los banquitos blancos se ha mejorado el limo

En los banquitos blancos se ha mejorado el limo propiedad de tus sueños al punto del doblaje y al punto general de la eterna confianza que es el procedimiento de la serenidad. Con escribirlo aquí lo obtienes y se te informa gesticulan en número intermedias ventanas las solucionadoras briznas estructuradas resuelven y se acercan a las capacidades.

Estandarte de un verso.

Estandarte de un verso. Su inquebrantable inercia no reprocha ni exige lo permite el derecho con eficacia intacta vertebrados perfectos precisando en los ángulos los versos y su esencia en travesía de estrofa. El relieve convierte lo más vivido en vida contra la esparraguera de las mentiras huecas y a favor de esas gotas de agua que nos

Y es que ella es una santa.

Otro poema inédito. Sobre la desconfianza muda clara y amarga que verifica estela orientable en el tiempo del material medido descrito y numerado que convierte en penumbra toda trenza inductora. Cuando ella intenta influir limando los inventos y lo consigue rápido como ella es hierro dulce no calumnia jamás ama escrito al derecho y al armazón

Irrefutable

Irrefutable sobre el viento más suave de los encierros José Pómez http://pomez.net

Próximo al mediodía

Próximo al mediodía y prestado de ti el sol y la alegría y por incluirme a mí. Sí, puede ser así si fuese una persona en vez de un micro chip que en todo desmorona. Guardaría lo oculto el pensamiento tuyo enamorado y culto como si fuese suyo. La primera persona poblada en el sendero que lleva a la casona de al lado del estero. Bondadosas

El tiempo ya no pasa ya no tiene donde ir

El tiempo ya no pasa ya no tiene donde ir si lo pienso está claro más juntos imposible quedó junto a la espera del día y de la noche ya no es un solo sueño que es un alma el dibujo que suena y que palpita para siempre a la vez desconocido en todo del acompañamiento parlante y oloroso que aletea y no vuela solo quiere acercarse para impregnar

Columna extrema

Columna extrema anclada en la alegría, no es necesario que tú me lo digas, sé que aún me quieres con mis versos tuyos, y no te precipites en ladera, de la soledad ronca no indicada. Ni entre los dedos más aventurados, que delimitan sombras entre manchas, la certidumbre aclara tu presencia, completando la fuga del espanto, repescando las

Adolece de forma de madera y de ser

Adolece de forma de madera y de ser con su ayuda será posible cumplirlo todo entre vicisitudes de pereza despierta con el paso del tiempo lo podré desterrar y tú también podrás hacerlo olvidarte de ese envolvente sonido que incumple y que no ayuda. A nadie que esté frente a las cuerdas que designan los gastos silenciados componen las

Legendaria absoluta sin nada de intereses

Legendaria absoluta sin nada de intereses variopintos en noches referidas de Eolo adheridos al puesto de las nuevas costumbres. Con esos ingredientes definen y los muestran lo importante y sensato porque al final se dijo pero lo mejor es esta preciosa criatura. A la que yo pretendo hacer feliz para siempre en todo lo que cuenta el misterio

Pargo el desconocido.

Pargo el desconocido. Porque así te gustaba tal como ese par de horas celebradas y anchas desde el desconocimiento prometedor avance de madrugada escrito que te deja dormida en esa congeladora. Amor mío sí puedes alegrar la ventana con tu sola presencia amanece soleada yo estaba allí contigo balanceando porta eras el mediodía lo único

La balanza enojada

La balanza enojada no aconseja el espejo la mirada es tan nítida cuando se habla por ella no para ni se cansa bellísima aparece con sueño saludable el tiempo la respeta como un público hermoso y no se para nunca. Cede esos dos instantes y avanza trece días prefiere el cerramiento a fila preferente junto a la esfera roja sabe forma empleada

El paisajimo urbano natural y plegado.

El paisajimo urbano natural y plegado. El alma que se ausenta qué pequeño es el mundo sonrisa va en aumento con castañas del bosque tan aromatizadas principalmente heladas te dan la bienvenida y simplemente regresas. Cuando en proximidad amanece enseguida al lado de la puerta donde siempre te encuentro acuden a unos besos diarios y rutinarios

El engaño inmaduro de los colores lisos

El engaño inmaduro de los colores lisos cuando se inventan modas van los mudos y callan como el mundo amparando brotecillos cesados desligados del manto inexplicable del verso. Y a la vez se reúne al lado del edificio de las risas y esfuerzo del día momentáneo parece todo extraño mecánico y correcto tú decides la planta para hacer comentario.

El engaño inmaduro de los colores lisos

El engaño inmaduro de los colores lisos cuando se inventan modas van los mudos y callan como el mundo amparando brotecillos cesados desligados del manto inexplicable del verso. Y a la vez se reúne al lado del edificio de las risas y esfuerzo del día momentáneo parece todo extraño mecánico y correcto tú decides la planta para hacer comentario.

En ningún lugar raro ni alejado del cosmos,

En ningún lugar raro ni alejado del cosmos, hoy te vi en la calle cuando ibas con una manta muy liada a la cabeza, no había tiburones, ni maquetas doradas, si gente que ayudaba, dice ese libro abierto que conforma tu cara. Día a día regresa y se describe de nuevo el ánimo infundido dormido y aprendiendo, para llegar a ti entre todo lo

Par

Par Con frecuencia el recuerdo se va y se alegra mucho al principio ganado entre las mil variaciones en los años vedados depara la paciencia intuya en cómo salta ese joven saludable y porque siempre es bueno traerlos mientras puedas. Es posible un impulso tan evidente y seco al reparar de nuevo en las falsa cantidades clarividentes de hueco

Vendavales sociales donde nunca se hallaron

Vendavales sociales donde nunca se hallaron intereses nublados de la osadía experta, notable pelambrera de la comunidad del biocombustible satisfecho con los fondos, sin lentos protocolos que dispersen la paja sobre presupuestario presupuesto a lo grande, la espléndida que afecta innumerables eventos no se encuentra en lo fácil ni en la

Vendavales sociales donde nunca se hallaron

Vendavales sociales donde nunca se hallaron intereses nublados de la osadía experta, notable pelambrera de la comunidad del biocombustible satisfecho con los fondos, sin lentos protocolos que dispersen la paja sobre presupuestario presupuesto a lo grande, la espléndida que afecta innumerables eventos no se encuentra en lo fácil ni en la

Podemos aprender de las estrellas.

Podemos aprender de las estrellas. Cuando se diseñaron nunca estábamos la grandeza alcanzó todo el principio y aquí mismo hay algunos fundamentos que conducen y amparan los estudios fundamentales de los siete besos. Donde puede enseñar lo que olvidó sin fallo en el intento de los muchos que no es poca ni breve entre las cosas extrañas

La primera butaca para oírlo en directo

La primera butaca para oírlo en directo cotidiana revuelta y más extraordinaria acostumbrada al paro se despierta en la cresta insensata de atmósfera y de postes inquietos. Encerados de rojo de aire y con las aceras la incertidumbre plena la sensacionalista colada enmudecida previa a la muchedumbre ociosa y desvelada curiosa y derretida.

La plaza de los sueños donde estuvimos juntos.

La plaza de los sueños donde estuvimos juntos. En el dilema inerte de la vega sensata con aproximaciones diarias y recurrentes te ofrezco cuanto tengo y renuevo el imposible sí que puedes hacerlo encontrarme es muy sencillo. Te escribo aquí de nuevo donde puedas leerlo y nadie más lo lea para qué lo querrían no existen los deseos donde

Razonante.

Razonante. En el máximo estribo incesante y consentido y en el urgente roble algo así como las piedras venden la ceremonia lúcida y apagada adormilada y junta y quizás ineludible con un nuevo estofado sabroso en colorado protegido del fuego y desterrando amarillo al estilo casero más peculiar y extraño se libra por la danza empedrada

Compréndelo y recita carcajada ignorada

Compréndelo y recita carcajada ignorada pro palmera y castaña pro carril de evidencia al unísono ampliado se desvive la rima en libre conjuntado cuando interviene el verso al filo de membrana y cuando se reconstruye diferente energía, la lectura responde con crecidas de ríos y con equilibristas certezas revisadas y, pensar que despierta

Doce años casi trece.

Doce años casi trece. Bloqueados en espino de algodones y plásticos por la pasividad desigualada y lenta de impulsor de pendiente cancelado en la cota impulsor persistente separado en la mota de impulsores del modo y al azar sin ideas. Con la fuerza terrible que incluye mala crítica preferente es la flor evadida de arriate el más bueno

Componerlo es posible no duerme ni lo ocupa

Componerlo es posible no duerme ni lo ocupa para recoge y vete sabes reír inténtalo con sentir se consigue solitaria del alma no olvides ni un segundo que ella todo lo puede. Aprender que se empieza en la importancia pequeña de agrandar las caricias involuntarias todas al perímetro breve realojando el sitio al sentimiento clave de gaza

Orígenes humanos seguros y evidentes.

Orígenes humanos seguros y evidentes. Se están formando en todo el espacio y en el tiempo y si consideramos el pastel de los cielos como el más suave donde brillan siempre las mentes renombrando el acero incluso en la fundición pertrechada de besos en la ficha amarilla. Mar y ría y del marco fluido contra reunido en la campestre y física

Soltándose de las cosas otra vez enseres,

Soltándose de las cosas otra vez enseres, eran hojas despiertas las cumbres apiladas en las mareas vivas finalistas y breves, la suavidad naranja en definitiva orilla pone fin acertado al trepidante concierto de un reflejo sembrado fingido en la cantera, de tierra larga y cálida recortada en pérdida, de sabores perdidos destajados en tiempo,

Primeramente manda y en todo le obedecen,

Primeramente manda y en todo le obedecen, ¡qué alegría tu abrazo, qué continua frecuencia! Estar siempre aquí al lado o no estar y presentirte con haberlo pensado y con verlo eternizado, una rápida fuga comprometida alienta esa mecha del hielo que se convierte en cresta, y se empuja a sí mismo y hacia la nueva vida, infrecuente en el

No finalizarán nunca las luchas

No finalizarán nunca las luchas detrás de la soberbia encorsetada junto a la sombra libre esplendorosa de la mano soñando el firmamento el arco embellecido y agrandado filigrana de guerra enarbolada caricia sin sentido y centenaria en esas deslealtades pagadas. Y en el reflejo obtiene la patente la paloma y el oso contemplados en los repliegues

Se perfilaba

Se perfilaba el sitio y el barranco galante al fondo. Textura de madera y adoquín empedrado entre las cáscaras. Abres las manos sueltas la mariposa que es tu deseo. Y al contraluz te ofreces de la mano de un horizonte. Tan delicado que encierras esa luz para los dos. José Pómez http://pomez.net

Dicen que existe

Dicen que existe porque lo oyen a veces un gallo rojo. Canta en la aurora el código de barras cincuenta y cuatro. Bueno en extremo se apoya junto al cubo y apenas bebe. El pozo Belga desliga la costura de la inocencia. Esas criaturas desnudas y brillantes de los revuelos. Entreverados plegados de repente por generosos. Van describiendo impacientes

Colindante al extremo de la lógica.

Colindante al extremo de la lógica.   Ella me está olvidando y no la olvido, no hay tristeza no queda hebra ni espacio que pueda coser los siete en sombreros, y desconvenir en las claridades, el frío desterrado por caduco de una lucha que empieza entretenida, esquivando cronómetro en taberna se evita compañía de la jungla, no ha querido

Egosistema en malla enamorada.

Egosistema en malla enamorada. No es Felipe es Fernando y no eran damas sí fueron bolas la causa del dicho que empleas por mitades y capricho en lo que te espantaba ideogramas. Con el ánimo y triunfo en panoramas eternos y sencillos de los bichos sobre bancos helados de entredichos te excusas de soslayo y desparramas. Sin comprender la cámara

Comunicado

Comunicado de un pueblo muy tranquilo que espera y te ama. José Pómez http://pomez.net

Parámetros.

Parámetros. Busca y preocupa roca caprichosa en el plural conjunto y personal, y unidos en un beso replanteamos hasta trece confines tendidos del universo abierto y perdonado, la brisa de las tardes sonsacaba, los giros se sentaron a tu lado y, besamos a la vez todo el invierno de un lucero que porta encima de hombros el mejor valor seco

Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas

Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas sin mirar y pensando en que quizás es posible con elevar los brazos alcanzar la igualdad, si no completa al menos similar en algunas pulcras constelaciones que alegran el semblante. Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas tal vez el lugar entra invulnerable en los marcos serenos y seguros

Inventado de nuevo en invisible asistencia.

Inventado de nuevo en invisible asistencia. Tal vez el lugar entra invulnerable en los marcos serenos y seguros realmente despierto, y en los campos oblicuos de los contrariados deseos aferrados en profundas raíces, algunas reflejadas y otras poderosísimas. Tal vez precede el trato admitido felizmente cuando regresa aporte y resplandor que

La pena.

La pena. Es de un susurro elegante atenta y multiplicada tiene un sí en su lema y lo ama y él no la comprende nunca. José Pómez http://pomez.net

Tiburtina.

Tiburtina. Desplumada por el asa después de la cera fría dejó aquí lo que tenía por fin la fiera descansa. Ya no romperá más nada su maldad ha caducado en vagones de calado y en la punta de la espada. Y así de mala manera se desprende del arbusto del desierto y del disgusto la pérfida cantarera. Una planta que sobraba la codicia de

Destacados instantes con lumínica adversa.

Destacados instantes con lumínica adversa. Si se unifica el marco se deforma el cuadrado se alarga por sus vértices garantía colgante, sin remedio en el trato se convierte en un rombo el código inactivo de la pradera en venta. De una complejidad nueva y casi infinita son problemas resueltos desproporcionalmente, la oportunidad justa de

Lo más leído