Lo sabes, poesía

José Pómez

José Pómez

El corazón compite.

El corazón compite en este instante de Eolo solo un momento y frente a ti. ¿Pudo haber algún día más bello que hoy jamás? Se rompen esas nubes y en pocas horas cambia el viento y el paisaje lo haces con tu sonrisa y hablaré de campanas que tocan melodía en el lugar concreto que se atesoran calmas no se pierde ni el tiempo. El corazón

En esa hermosa cala del aceite.

En esa hermosa cala del aceite. En el acantilado de ternura la gracia va y se extiende por parejas como una rama de pinsapo oblicuo se blinda esa tormenta en tu mirada y un cofre marinero reflotado transporta melodía entre collares pintados entre pétalos y pluma cuadrando el suministro de los humos en los arcos que enmarcan la silueta candorosa

Culmina la pisada del designio.

Culmina la pisada del designio Con tres claveles blancos agrupados y lantana camara mutabilis da testimonio anclado y no se eclipsa en esta hoja doblada ansiosamente portentosa en la noche difundida entre la forja de la plaga espina la aceptación humilde y duradera es la flor permanente de la reja. La potencia picante del espacio la tempestad

El mar sabe de ti y tú de él.

El mar sabe de ti y tú de él las tardes de verano se concretan sin altercados de Luna ni sombra. En las aguas salada de distancia recuerdo un positivo fotográfico como un secreto guardan nuestras flores. Como todos los días en ti sin ti justamente en la calma neblinosa se despiertan los versos con las llamas. Las preguntas medidas con

Nunca lo ha habido.

Nunca lo ha habido no hay nadie más grande que el que todo lo puede y lo hace ahora elevando la vida donde siempre se encuentra. Y al regreso entre perlas del reencuentro perduran esos mundos entre dos y olvida el paralelo al mediodía. Tan simple y tan complejo es el paseo diario reinventado como si estuviese ya a mi lado. Estaremos saliendo

Escucha mar frente a estela

Escucha mar frente a estela Existe un árbol enorme sobre el que siempre amanece un par de frutas de plata sosegado en la cumbre con el agua de la lluvia monte de hierro y estrella canta y toca una guitarra. Ahora gaita la sonora abre el jardín de los sueños rompe el silencio y te toca describir los paraísos muchas veces invisibles en derrotero

Cesó el ruido de nueces.

Cesó el ruido de nueces y acapara dulzura en pasillo y pintura hace más de tres meses que no me hablan tus peces. Quiero que estés ahí no te moleste así si como este telémaco de tu siesta te saco para saber de ti. José Pómez http://pomez.net  

Como no me dijiste.

  Como no me dijiste nunca que me quedara supuse objeto y sombra sobre necesidad quedaron esa copa y su tapa emblemática que apuntaba en el brillo esos cambios sin ida. Vestimenta de monte de anhelo al descubierto por la cuenta salitre del secreto reflejo seguir hasta seguirte desde el original justo en el propio intento que suplica

Se puede poner en hora.

Se puede poner en hora el reloj de los tal vez evitando lo peor porque tu alma lo siente. Como siente la paz vuelta al ritmo que no avanzaba y derrama con la luna en pensamientos medidos. Pasan estelas de noches y se elige un solo instante con una caja repleta de hojas escritas de otoño. José Pómez http://pomez.net

Mantener por favor la hucha.

  Mantener por favor la hucha escondida y a hasta entonces hasta que la fuerza alcance hasta que a la verdad rindan ataques manos y burlas justificación temprana y hechos entre los caminos divergentes de cuidado. Alistado en lo mejor se prioriza la máscara impertinente primera constructiva y bondadosa en los logros liderados envueltos

Vienes a estar en mis sueños.

  Vienes a estar en mis sueños vienes a estar a mi lado sobre el atinado mar donde me abrazas a solas toda una hora y por más cierto contemplando los luceros con pocas interferencias desatadas en las olas. Vienes con esa mirada que apaga todas las luces y deja el sitio encendido nada falta en tu presencia como enfrentada a los vientos

Informe sobre el odio en este año elegante.

Informe sobre el odio en este año elegante. El calor es una pelota en el país que tu quieres como una mañana anota a la carrera si quieres. O dando una vuelta corta con ella el silencio juega el verso raquetas porta enviando un poema a Vega. La acuarela silenciosa respetuosa solo espera dar cobijo a mariposa cuando la tenga a la vera. El

No se valora ni al bueno.

No se valora ni al bueno No se valora ni al bueno en esta arcilla reseca nadando contra el estreno estibamos biblioteca.     José Pómez http://pomez.net

Presta atención tormenta los parasoles obligan.

Presta atención tormenta los parasoles obligan a esperar surtidores que este estío tan raro no iba ser diferente en roturas duraderas se tornan a diario y la más grande esperanza en cualquier parte surge al chorro del desacuerdo volviendo a los cristales que desmienten ternura. Finalizan romances la pregunta es ¿podemos sobrevivir la espera

Sobre el potasio.

  Sobre el potasio. Las intenciones de ambos son bien desconocidas. Sin embargo es persona al volver a vivir y observa y se comprueba aleatoriedad peculiar que no afecta a ningún gesticulante que utilizando el verso en el ángulo del tiempo todavía es posible todo lo inalcanzable. Pateando se estimula la idea implantada porque ralentizándose

Cuatreros de poni.

Cuatreros de poni y no son los únicos de las transmisiones correa indirecta así fue en Tarifa unos individuos presos de diseño minan su destino. De golpe destetan sin contemplaciones a la cría pinto de muy poca alzada tan blanco y tan negro lejos de su madre lo necesita ella la necesita él. Busquen bien y miren por esos rincones de bendita

La ninfa enamorada no perturba en la siesta

La ninfa enamorada no perturba en la siesta con agua de doscientos pozos nace su sombra esfuerzos claros abren espirales de escamas cuando el día ha apagado la última de sus luces compacta los sentidos los refuerza en equipo. Igual ocurre en nube sensata y dos espejos la elevan y la ordenan alargando el espíritu totalmente centrado en los

Vamos a darle la vuelta a esa orquesta tan nuestra.

Vamos a darle la vuelta a esa orquesta tan nuestra sí algo maravilloso es encontrar y coincido con ella: un ser viviente y vuelvo a recoincidir no hay nada más terrible su inesperada pérdida. Pero no es una cosa tenlo esto por seguro alcanzar tanta altura no siempre es deseable por dulce y esmerado que resulte este sueño y aquí te habló

Rehúyen crucifijo y adoran una llama.

Rehúyen crucifijo y adoran una llama no quieren creer en Dios y creen en los dioses ofrecen sacrificios a la fogata eterna olvidan y desprecian miles de almas benditas se presume inocente cuando en la verdad quedan rodillas complicadas con círculos de fuego van dejando alejada matriz de agua del mundo la primera de todas y la Jefa del cielo;

Sí es bello despertar y ver el sol.

Sí es bello despertar y ver el sol o caminar de nuevo tu paraíso y hermosos son tus lagos aniñados. . Kilómetros de arena entretejiendo agua pulverizada con tus flores traen recuerdos y pétalos blancos idealización única del bien une olvidos que no se olvidan nunca sobrescribe esperanza toda noche kiosco de indivisible alumbramiento

El sábado durmió el Sol.

El sábado durmió el Sol. El sábado durmió el Sol en un lugar de aguas frías justo al sur de San Martín donde tú pudiste verlo y yo no pude acudir. En medio del contratiempo del camelio redondito en pico de periquito te envié dos aspersores para estar cerca de ti José Pómez http://pómez.net

De víctimas y agresores.

De víctimas y agresores. Fueron víctimas sin duda tantas ranas en los estanques enmudecen con cenizas cuando resurge un buen socio igualito en todo al otro que anega ritmos del baile el respeto y su audacia. Con el terno de la lata en los medios de objetivo dijeron tierra casera eliminando peldaños en el descenso brutal de las mil imposiciones

Empapados empapados.

Empapados empapados. A causa de tu destreza con sueños y con el alma y debido a tus esfuerzos mi vergüenza se diluye. Cantándote lo imposible desde el olvido seguro lastimero de los juegos uno acerado con isla. Con la única anochecida borradora de dolores es suficiente y probado que miras por los demás. Y siempre lo hiciste así que es

Que nadie lo pellizque.

Que nadie lo pellizque quizá parezca extraño pero es que sus mejillas sonrosadas y prietas son sin duda mías; Ni despierto ni en sueños nadie le haría daño no hace falta el perdón donde no existió el daño y se cuentan los días. No sabe que lo quieren mimado con miradas sembradas con afecto se estira y no calcula retorno de la arena;

Todos los corazones se entregan a una hora.

Todos los corazones se entregan a una hora. Todos los corazones se entregan a una hora el instante lo indica los latidos del próximo la intención y el servicio desde el desprendimiento donde aflora bondad y se sumerge el ego; Todos tus sentimientos por muy buenos y puros que sean y lo son los dejarás a un lado anteponiendo en lucha sus

Cuando no quieras respuestas.

Cuando no quieras respuestas retrasa la torre el tiempo proximidad del abismo como ladera inclinada se escucharan sus latidos en la rima perseguida; Es el poema y es verso la refrescante palabra de los ruidos que se caen reparte el alma en mil trozos daga embravecida al fuego con resinas de cuestiones y más para allá que eterna; La pregunta

Bendita mar y ría

Bendita mar y ría ahora que lo preguntas el tiempo me dirá con una voz reglada de lapicero y libro comienza y hazlo ahora o tal vez organiza. Lo demás se compone con la música esclava lo que mide en tus sueños y el amor desmedido anuncia en todo instante que la vida es infierno si se va haciendo el mal. De un infinito arriba o un infinito

A la cala sin sombra.

A la cala sin sombra del amor reflejado en el amplio destello del complejo hambriento. Fundido en la verdad retazos escogidos ágiles entre risas con la inercia dulce. Trepidante en tus manos coincidente y exacta de la alegría hermana la más próxima y fuerte. Para perder y rápido la sombra del miedo la sed de alborotados y argollas de

Ley primeriza

Ley primeriza Este Verano es el mejor de todos entre tú y yo     José Pómez http://pomez.net

La evolución de la menta.

La evolución de la menta es como el ropaje al viento desentraña las estaciones idénticas en los flecos pero sin ser la misma ahora se nutre de sedimento injustamente en claveles y de algún verso disuelto a horcajadas en sus pétalos desprendido de los puentes que eternamente recuerda. Toda esa noche del tiempo donde se aprende y se pule

Al entrar con los tuyos.

Al entrar con los tuyos ya entraron mis brazos toda mi vida entera siempre estuvo en los tuyos si se piensa encendido se origina el hielo ¡Oh sabor de olvido que encuentra entre flores los labios de las nubes sensatas y amargas! Percibe las inercias minuto a minuto y anuncia los vientos en las copas verdes y sales levantando el perdón transitado

Son desechados.

Son desechados. Tú quién eres mas terrible el puño pisando el suelo que calienta la calma. Dichos y hechos fríos arriba en sitios infinitos palpita el aire. Su hielo aventado va encabezando el tacto fijo en los años de estable superficie. Donde rocas firmadas y los mayores valientes sin apoyos son desechados. José Pómez http://pomez.net

Inventar una de otra.

Inventar una de otra de esas pedradas pares de enriquecida potra la intuición de lugares y vientos de quillotra deciden sin alardes la unidad de las tardes justo en las cuatro esquinas ante tantas ruinas y los quince cobardes. José Pómez http://pomez.net

El mar y tus pupilas y el monte de tu nombre

El mar y tus pupilas y el monte de tu nombre cuando la vida empieza de nuevo se dilatan los sentidos dormidos entre versos de piedra, se olvida el sufrimiento y se vuelca uno en el otro sin dolor ni trabajo los cuadraditos cumplen padecimiento y canto si nada tengo escrito. Se duda y se promulga que faltó inspiración cuando en verdad sonora

Dos sentados a la una a las dos y a las tres.

Dos sentados a la una a las dos y a las tres mas no tengo ni idea que es un alejandrino para componer versos no hace falta padrino y me está provocando hasta muchísimo estrés. Tanto mirar amada de cerca y no ves tocando y retocando muchas veces sin tino y al fin nos encontramos como es su destino mas nerviosa se aclara y los deshace al

Las caricias distantes de ramas a sus hojas

  Las caricias distantes de ramas a sus hoja Las caricias distantes de ramas a sus hojas pueden estar ausentes con ojos empañados soñar con la belleza que va narrando tu alma y pueden sonreír amando en todo esa vida. Crecer allí o andar aquí entre corazones necesitar la fuente del descanso en raíces la música que emplaza solicitudes

La culpa fue de los sanguíneos grupos.

La culpa fue de los sanguíneos grupos. De hecho el balcón acoge suculenta y la palabra se cubre de hielo para comunicar que no está en venta. Si esa mirada hoy es como una espada y tu escritura danza en verso y cielo no me acuerdo por qué estás enfadada.     José Pómez http://pomez.net

Desaprovechar ese aliento que despierta.

Desaprovechar ese aliento que despierta es la tristeza plena en medio de la tormenta por qué quedar detrás de las puertas del tiempo si cuando las caricias por sí solas revelan cometa de alegría cercana a la gloria sin embargo el viajero cambia hasta ese paisaje como insuflado en vano y recordando sus ojos. Hoy la montaña amplía el esplendor

Poco probable es poco probable.

Poco probable es poco probable parados sin creencias se restan los polluelos de la mirla hambrientos no consiguen lombriz de sustento la época de los ruidos la asusta revolotea muros y brinca con danza distraída despista sus intenciones y el lugar donde no crece vida sin ella magnificando cantos y vuelos y aparentando cómo se aleja se desprende

Sin fin ni ahora ni nunca en el conocimiento.

Sin fin ni ahora ni nunca en el conocimiento Sin fin ni ahora ni nunca en el conocimiento de pastos circulares trenzados en las ramas cimbreantes y firmes y centrados en bien prevenido conjunto conforma entre lo dado el escrito que salva paciencia en las cuestas. Y el derroche que limpia los peces y las cuadras cuidando las esperas justas

Pensamientos ocupados.

Pensamientos ocupados en los ruegos cariñosos redoblando los saltitos que se ocupan de sabores. Al completo registrado en vanidad absoluta y no lo digo lo escribo de una forma señalada. Podrás hablarlo al traslado ignorado del provecho a la sombra de los máximos situando los alivios. En respetada calima cariñosa inadvertida alterando

El esfuerzo constante de expresión

El esfuerzo constante de expresion. Mi persona lectora lo recibe las posibilidades de recuerdos idénticos resultan un enigma como la vida misma es lo que dices y que los crean con significado. Entre un signo erróneo como yo vela tu identidad desde aquel tiempo y sucede el milagro de metáfora con semejante calma el corazón va más allá

Ha sido recordado sin hacer

Ha sido recordado sin hacer la exepcion expulsada por las claras la noche liberada y local la estrella permeable del oeste. O igualmente centrado ha corrido con pies descalzos desde la leyenda de algunas paritarias existentes en los brillos de gotas productivas. De espíritu complejo pero alegre destino del trabajo reunido que ella puede y

Con preocupaciones.

Con preocupaciones Las bóvedas de menta derretidas al fondo se encuentran en los vientos entre curva y un cruce y entre acoso y acuse los pájaros azules y las llamas benditas se anulan y se crecen el día infortunado en el que se perdió el gato. José Pómez http://Pomez.net

Los pobres precavidos.

Los pobres precavidos. Más lentos que descritos son grandes y un tercio si el bloque disminuye la alegría aumenta en los sitios sembrados con la esencia de luna como reconocidos de los aciertos fueron. Junto a la gratitud honda de las esquinas impagable por cierto en memoria y recuerdo del único sensato serio entre cartones con bajas luces

Al brazalete y máscara de los arlequines.

  Al brazalete y máscara de los arlequines. Un buen ramo de rosas rojas y bien centrado totalmente elegido es lo único que nos falta de los jardines propios francamente es la suma permanecer en ella mientras dure el destierro para que la verdad amada sea María.     José Pómez Http://pomez.net

En el mediodía.

En el mediodía. Ya sé dónde estás te hallé donde siempre en la pura esencia importante que eres. Sí recorrí el mundo del yo y mí sin ti porque no encontraba como abrazarte. Y si se fue en algo regresó en el todo y se encuentra en forma de lumbre perfecta. No hubo disputas ni llegaron gritos nunca se dijeron palabras más ciertas.

Las cuarenta en espadas en vigor.

Las cuarenta en espadas en vigor si el sobre sale con el comercio dentro y partido si sobresale. Con una capa de alas probablemente contenga la evidencia anotada dentro de un sobre. Si sobresale el sobre sale si el sobre sale sí sobresale. La anuncian descentrada y vigente o la guardan con verde excelente si sobresale más previsible en paz

Sarmiento de la cepa frente a todos.

  Sarmiento de la cepa frente a todos cayó al suelo mojado demostrando una vez más si cabe que por muchas garruchas olvidadas y su culpa los temporales saben de colores. José Pómez http://pomez.net

Sí debemos hacerlas.

Sí debemos hacerlas porque hay algunas cosas pequeñas y reales que hechas valen la pena definitivamente. Sin embargo aún es pronto para el centro con las ventas mensuales por debajo del treinta no generan funciones. La colección fanática etiqueta el apoyo que funciona al revés si conectado alumbra pendiente lo interrumpe. Y apoyado por

Cielo hermano sensato entretejido.

Cielo hermano sensato entretejido desvelo de pizarra pende en llaves alargadas por sombras de carácter de orza necesitada trepan bocas hambrientas en las rocas de cristal. Con pasmo mineral de luminaria escaparate anclado en la alborada el cereal temible de las gestas anaranjado muro de favores del devenir famélico aprendido. Ensalzado

Instalada entre tus brazos.

Instalada entre tus brazos aprende los desniveles torbellino de aíre limpio y los destellos de piel. Le abrigas con tu mirada y al ingreso confiado del suspiro reforzado en huracanes velados. Anhelo de libertad cimbrea dos corazones cantos de mil pensamientos con acentos de la vía. La amorosa inspiración es más rápida en las brisas y

Doña Teresa anuncia los caminos.

Doña Teresa anuncia los caminos valles y hogares entre las colinas desafiantes de opciones atípicas ruta y puente romano caminantes de tramo largo y tramo corto hospedan. Lima de fluir constante y desde el sello vino verde y descanso refrescante en el día más largo desunidos ligeras producciones entre catas en villa más antigua de Portugal.

La tintura de Luna palpita al paso rápido

La tintura de Luna palpita al paso rápido en tu mirada abierta el aire avanza la entrega se congrega y repleto de aciertos el sostén que ilusiona aplaca todo universo. Se hace altura medida se mantiene después claro brillante breve expandido y cauteloso el olfato rural de sombras pasajeras con salitre en canasto y se registran las pieles.

Sí aquí estamos

Sí aquí estamos dulzura refundida sinceramente Es primavera consejera en ti misma mantén el temple Impermeable un apego inmutable inexistente Y entre opiniones como te ama un ministro severidades Vientos del Sur prueban lo insoportable en la veleta Sin los vecinos contrarios a juguetes nos reencontramos   José Pómez http://pomez.net

Lo más leído