Lo sabes, poesía

José Pómez

Alguien tiene que haber allí buscándote.

Alguien tiene que haber allí buscándote son preciosas las vistas de alba y alma y sin embargo a diario las supera allí al fondo detrás justo del hilo fino del horizonte con sal se une la mar y el cielo sí la mar y el mar resulta matemático sin falta. Va el sol a mirar lo que hay allí oculto y se aproxima lento al escondite y le pregunta

En el modo salvaje de los abrazos.

En el modo salvaje los abrazos traen la paz para aquellos matorrales arrancados por los vientos durísimos . Y en el estado bárbaro las musas que abren los ríos al futuro siembran los sentimientos duros y alistados. La destreza peinada se hace fuente los desayunos llegan separados y la tarea nace defendida. Como los pececillos son de plata

De los otros amores.

De los otros amores cercanos a la aurora totalmente imparables del soporte notable donde todo son dudas compatibles con verso. Quién arreglar puede esa puesta depuesta con un beso besado en los primeros días de primavera adjunta sentido todavía. En el último día del mundo que nos queda el tiempo como el fuego lejos de las miradas caminan

Llegan con la mentira a bocajarro.

Llega con la mentira a bocajarro camina los caminos de la sombra y se oculta enseguida tras las treguas de oscuras tierras que se van minando cuando el viento ya no es viento se pide mirarlo como nadie lo ha mirado y ver bisagra de bofetón nueva. Las mentiras se mezclan y se enfrentan todavía creer quiero que es la vida que se vive en la

Ya sólo faltan treinta y tres minutos.

Ya sólo faltan treinta y tres minutos de algo tan novedoso que no existe más consistente es un sueño que el tiempo si sueñas que se fuga se conspira si percibes el trueno se señala. Los dispersos arreglos de este claro representan costuras de cristales a lo largo de un cuarzo e hilvanado por una madre que es el infinito sin las oscilaciones

Sí mejor aún eres mejor aún.

Sí mejor aún eres mejor aún maravillosa estrella pensamiento feliz de los momentos buenos juntos por el destino clave del futuro sentirte tocar mi mano con tu alma. Libera lo soñado y se concreta retoña la sonrisa con tu amor sensaciones fugadas frente a ti regresan a su cauce terrenal y abandonan el mundo fantasioso. Para elevar presente

El viejo estilo afirma y lo mantiene.

El viejo estilo afirma y lo mantiene lo acredita con pruebas fotográficas rompiendo dunas crece el pensamiento que construye alianza extraviada maquillada preciosa y compatible. Detrás de celosías dan las luces sin penas y con calma comienza batalla ignota de los nuevos huecos entre los que se quedan libres solos y los forzados con ámbito

Fonda imposible.

Fonda imposible fonda completa buscamos fonda pan y manteca. Fresas de tierra y rosas blancas de mediodía en olas francas. La nube escapa ríe y se aleja entre las llamas queda una oveja. Localizada por su pelaje linda y hermosa de alto voltaje. Se alinea al frente estira oreja abre los ojos y lo festeja. En sus coderas se desintegra la hoja

Sí quiero ir a tocar tu biografía.

Sí quiero ir a tocar tu biografía como nadie la ha tocado nunca entre un clima de sol y de palabras ante un paisaje oculto por palmeras. Quizá para mentar sea conveniente primero escribir sobre esas torres no de acerca ni de ellas sino al filo encima de ellas todas y cada una. Sólo así podré dar lo que me diste las sílabas soleadas

Cuando se mira al cielo.

Cuando se mira al cielolo sea de donde sea las miradas se encuentran para tocarse se unen la ola perfecta en luz la brisa con la nube y el alma con la ausencia. Lo complejo se achica escrito en el silencio regresa y se hace grande como el deseo anillado cubierto de sabores de espera de esperanza en todo lo que piensas. Amparos paralelos apresurados

Cortijo de gañanes degenerados.

Cortijo de gañanes degenerados. Al regreso improbable de los felinos se elegirán las bromas amuralladas y entre el corral sentido de malnacidos llegarán a decir objeto y asunto recordando ventaja del pensamiento en la bella docena de encrucijada se explica así pensándote todo el día. Al peso desmedido de la amistad asoman los tentáculos

Dobladillos magnéticos.

Dobladillos magnéticos. Se levanta y respira las paredes se esfuman detrás de los jazmines pendiente de lo puro. Depende de la calma conseguida y seguida de la flor que lo evoca acompañando al sol. El tributo elevado más alto que tu altura es la vida y la etapa besa la herida abierta. El momento lamenta y la mente se para copando la grandeza

Corre de cerca el suceso.

Corre de cerca el suceso rápido su pensamiento cuando es favorable el viento parece no tener peso avanza sin retroceso el guepardo no se para llegará a Guadalajara. José http://pomez.es

Va en superficie derecho.

Va en superficie derecho y hasta el pez lo envidia un poco qué digo el pez hasta el choco cuando lo ve en el estrecho explorador de provecho no lo podrá ni creer lo tendrá que releer junto al león que nadaba el guepardo le ganaba. José http://pomez.es

Miran que nadan los patos.

Mira que nadan los patos pues los tres están de lado giran sobre su costado parece que son novatos como estrenando silbatos no los pulpitos del fondo que se divierten afondo pero el que mejor navega es el guepardo que brega. José http://pomez.es

De lo que paso con la miel y el queso.

De lo que pasó con la miel y el queso la mostaza y el pollo futurista desentendido se abre paso al arte del pensamiento de paz gobernada unido a la coraza del saber la competencia va desesperada. Demuestra la conciencia de la sangre y eso es lo que se apaga mejorando sería como unir lo nunca visto como cocinar hielo arena y nubes ante la

El recambio del cambio no es imposible.

El recambio del cambio no es imposible la perfecta zancada anota en ti el bien del primero al segundo el viejo y el joven puede resistir y resultar muy cómico lo que haces ahora siempre se ha hecho al ritmo constante de la vida que prolifera áspera entre los vivos de los dorados y suave entre los muertos de la certeza. Es nacer y crecer

Me haces falta enseguida este es el sueño.

Me haces falta enseguida este es el sueño con la piedra parlante va encendida la bondad en tu cara y descifrada no se aleja el amante que defiende la cordura del mar y su tortuga eran guiadas por tus manos interinas hasta el fondo del mar y más allá. ¿Me estás leyendo crónica del viento? Faltan riendas origen y destino culpa la penitencia

Del esfuerzo que es visible.

Del esfuerzo que es visible y el personal perfecto pero su escasez visible raramente se incrementa. Con luz y el agua invisibles se dobla el tiempo de espera faltan aires invisibles y siempre están parados. Los paisajes invisibles que poco o nada se limpian los ocultan Lunas sucias no cristales invisibles. Composturas invisibles ausentes

Sigo aún midiendo las distancias.

Sigo aún midiendo las distancias para hallarte organizo un día más relatando el origen desterrado compartiendo presencia desde entonces. Avanzan los comienzos elegidos ese anhelo en el dado que se espera nombra el arte y tu nombre todo el tiempo desde la medianoche ya pasada. Hasta la madrugada conveniente habla el silencio y mira como

Hacia el mar la primera.

Hacia el mar la primera los destinos nuevos iban preñados con petates y a la vez la ilusión del oleaje de la roja a la verde familia de las olas cristalinas sus rítmicos sonidos sus subidas al cielo rezones en la arena con esa retirada de las aguas quedan al descubierto las rocas la casa del cangrejo y en su afán multiplica el trabajo

Simpatiza la raíz.

Simpatiza la raíz con la mínima corriente el campo se amplía en silos y pendulea en las hojas. Esas estrellas sin ojos en juegos de suelo abierto quizá aparezcan como hojas promueven los mismos nervios. Sus similares aristas son ideas estiradas reflejan lo terminado la voluntad fresca y seca. Todo un misterio ese trío de corazones diversos

Traje.

Esa estela que marca la luz azul de guía fortaleza derruida con viento oscuro en surco sutil labrado foto sonora colorida ambigüedad so expuesta energética denota. Cómo un agricultor coleccionista de partes de la eternidad brota en la alegría y avanza delicioso sosiego que como la tristeza mejora toda esencia es el principio consciente.

Ojo de buey al cielo derretido.

Ojo de buey al cielo derretido concentra comensales con el leal admirador perfecto del afán en peatonal ausente de ese ruido. Entre silabas un entrometido amigable querido por la mar cambia el techo de paja por cristal para ver las estrellas absorbido. Reserva para ti mantel y mesa descifra las señales que recibe entrelazadas con tus ojos

Se fabrica la nube y se libera.

Se fabrica la nube y se libera en un pasillo extenso y elevado es la cosa más linda de los cielos la inocencia aventaja al sacrificio. Y al prevenirlo del cierre eminente mi amigo me asegura que antes ya era así lo que confirma su grandeza con niebla y con rocío que nos muestra. Acerca de las dos únicas puertas del paraíso solo escribir

De la necesidad y lo superfluo.

De la necesidad y lo superfluo enfrentados de nuevo profundizan con la urgencia vedada del examen se destruye la vida muy fácilmente el deber es tan grave como afirma un fuerte giro en la evidencia simple que llevará esperanza hasta la nubes. La noche silenciosa interrogaba inexplorado origen que alejaba para afuera curvándose la fuente

Sentimiento agradable.

Sentimiento agradable racional frío y fresco cimiento de verdad decir poco hacer mucho. Remoja los controles el mapa personal describe esas cosas que afirmamos contentos. Como si fuese un fuelle el fondo compasivo es la única manera de echar agua al infierno. Si unos pocos delfines de alegría interminable adornan la conciencia desde el

Si fue bella en la noche antigua de los tiempos

Si fue bella en la noche antigua de los tiempos con el paso alargado de sus piernas nuevas mostrando la distancia encarnada a los fríos desde abajo enmendando pendientes y cuentas. Qué hermosa qué de cuerda relampagueaba brillante en sus modales de luna y de estrella silenciosa gritaba la paz con bondad alargando la ayuda con solo sus manos.

Lo garantiza el sol del aire vivo.

Lo garantiza el sol del aire vivo repica el mirlo arriate mojado lo confirman con ganas entretejidas las mondas del repliegue entre los pétalos otra vez finaliza desprendida la delicia transforma toda lengua todo misterio y toda soledad. La caricia provoca primavera acorta noches merma la tristeza y clava la mirada en el suspiro como volviendo

La llegada que alienta el puente nuevo.

La llegada que alienta el puente nuevo siente el lado y también el otro lado conoce ella sorpresa por la brisa que va de la mar al monte y congenia con el sentir de fuego de sus manos la caricia y el roce que sentía en la barcaza que otra vez estaba agrupada al espacio de la luz y a la estela afilada conocida corre aliciente para al final

Siendo el mismo y distinto.

Siendo el mismo y distinto otra forma de ser enamora al dormido el inicio parlante probable reconecta en lo interno consciente permanece y aumenta creación que asombra depende de nosotros porque nunca ningún crecimiento evitó aceptar los recuerdos. Destacando entre todo el llanto y la alegría y lo que sí dijeron tus ojos que miraban las

Tu amor infinito.

Tu amor infinito dado sin medida hoy se multiplica pronto lo confirma un hecho innegable misterioso y único. Donde todo te importa es seguro tu amor precede y lo aumenta al confín del tiempo resistente al manto y siempre te encuentro. Te aproxima el viento y alargas tus brazos al principio escrito de exactos latidos de tu alma a la mía

En su estilo es nueva.

En su estilo es nueva cortés en su mezcla entre los arreglos como el agua antigua la idea que ayuda implica expresarla la vida te ayuda con gesta ignorada ladeada y elástica la espera concisa. José Pómez http://pomez.es

Debes hablar de todo.

Debes hablar de todo si son tus sentimientos le importan a tu cuerpo y le importan a tu alma debes hablar de todo si contigo tropiezo mi corazón se agita como agua en la cascada dulce en salto privado ¿no lo sientes ni lo oyes? Puedo estar aquí siempre lejos cerca de ti recomponiendo el puzle cerca y lejos de ti al grito de los lirios si

Archipiélago.

Archipiélago. Archipiélago. No seré quién te niegue mis caricias trenzada tu cordura que suspira más bella que la estrella que nos mira por ese ventanal de las delicias. Ni esa brisa rizada con noticias de escalofrío sufre si respira banana en un instante se retira en el ardiente medio que propicias. El chispazo cedido el mar y el monte

Detrás de la morera.

Detrás de la morera se escuchan sus reclamos va el amor con la herida mientras tanto al calor en ventana feroz sangra el vidrio dormido. Traquetean los nombres que esperan para entrar susurran ideales empujando las ramas tumbadas y mojadas prisioneras de aliento. Con los recién nacidos las tardes calurosas son crueles más si acecha la mancha

Lo más leído