Montilla y sus acólitos están que trinan con el nuevo Gobierno ZP

(PD).- Con el Estatut atascado en el Tribunal Constitucional, en plenas negociaciones entre el Gobierno central y la Generalitat de Montilla la financiación autonómica, ZP da un vuelco a su Gabinete que ha sentado como un tiro a los gobernates del PSC y sus amigos nacionalistas. Montilla está que trina. Ahí va a tener a Chaves para «la cohesión territorial». Además, a la ministra ‘ceja’, Ángeles González-Sinde, no se le ocurrió mejor cosa en su día que «mostrar su simpatía» al ‘Manifiesto por la lengua común’. Ya se le acusa de estar «contra el catalán».

Zapatero ha quitado a Manuel Chaves de Andalucía para que le ayude con la cohesión territorial. Así lo justificó el propio presidente:

«La cohesión territorial es lo complemento necesario de la cohesión social».

Zapatero destacó, en efecto, que hace falta garantizar «la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos», «la inversión pública en infraestructuras es uno instrumento poderoso de cohesión territorial» y que hace falta dar «a todos las mismas oportunidades».

Desde Cataluña se recuerda insistentemente en que este nombramiento, con esas afirmaciones, se producen cuando se está negociando la financiación autonómica entre el Gobierno y la Generalitat.

Zapatero ha justificado el nombramiento de Manuel Chaves como nuevo vicepresidente tercero y ministro de Cooperación Territorial en el hecho que «nadie mejor para dirigir esta política de cooperación territorial que quién ha dirigido la mayor comunidad autónoma durante 20 años».

A Montilla y a los nacionalistas les ha caído como un jarro de agua fría.

GONZÁLEZ-SINDE «CONTRA EL CATALÁN»

Tal y como recuerda el portal E-noticies.es, la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, dio apoyo al Manifiesto por la lengua común, que, «promovido por gente como Fernando Savater, Albert Boadella, Mario Vargas Losa, Félix de Azúa o Arcadi Espada, defendía la tesis de la marginación del castellano en algunas comunidades autónomas y en referencia en Catalunya».

Según La Vanguardia, «choca el difuso apoyo que González-Sinde prestó al Manifiesto por la lengua común – suscribiendo a la tesis del castellano marginado-,uno de los instrumentos de zarandeo político de un sector de la prensa madrileña contra Catalunya».

A pesar de que González-Sinde no llegó a firmar el manifiesto siempre mostró su simpatía. Incluso, reconoció públicamente que pensaba que el castellano está discriminado en algunas comunidades. El pasado mes de julio, El País hacía encuestas relacionadas con el manifiesto a varias personalidades. A la pregunta que si «¿el castellano se encuentra marginado en algunas comunidades?», la nueva ministra, entonces presidenta de la Academia de Cine, respondía que «me temo que sí, aunque pueda sonar políticamente incorrecto. Hay autonomías donde los niños saben desenvolverse sólo en su lengua materna».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído