Los dos verdaderos bandos del PP

Los dos verdaderos bandos del PP

(PD).- Génova no está dividido entre «aznaristas» y «marianistas». Tras el Congreso de Valencia y la victoria de Núñez Feijóo en Galicia, para la guardia pretoriana del Partido Popular Aznar ha ‘muerto’. Lo que sí que está empezando a resquebrajarse es el núcleo duro del ‘nuevo PP’. La grieta divide por un lado a Javier Arenas y Ana Mato; por otro, a Soraya y Pío García Escudero. En el medio, el propio Rajoy -al que se le avecina otro lío interno-, María Dolores de Cospedal y González Pons.

Lo que ocurrió el pasado jueves en la décimo cuarta Unión Interparlamentaria que los populares celebraron en Sevilla podría haberse quedado en la categoría de anécdota. Pero no lo fue, porque supuso sólo el último enfrentamiento silencioso y silenciado de dos sectores de la Dirección del PP cada vez más distanciados entre sí y que han abierto una preocupante grieta en el núcleo duro del partido: Soraya Sáenz de Santamaría y Pío García Escudero por un lado, y Javier Arenas y Ana Mato por el otro.

Y, en medio, Mariano Rajoy, Esteban González Pons y María Dolores de Cospedal moviéndose entre dos aguas turbulentas, aunque es vox populi en Génova 13 que la secretaria general no termina de congeniar con la vicesecretaria de Organización. Máxime en estos momentos preelectorales, en los que, como coordinadora de la campaña de las europeas que es, Mato está adquiriendo mayor protagonismo y sobre todo poder interno en detrimento de Cospedal, según informa El Semanal Digital.

Y es que Génova 13 está de nuevo pareciéndose a la ‘casa de los líos’. Por un lado, el ascenso inevitable de Núñez Feijóo, que desde la presidencia de la Xunta de Galicia irá jugando un papel cada día más importante en el PP, refuerza al sector de Cospedal, Soraya y Pío García Escudero.

Pero, por otro lado, Javier Arenas, que ahora hace y deshace en Génova, cuenta con la ventaja que le da el enorme peso que el PP andaluz tiene en el partido. Sobre Ana Mato pesa, de manera fatal, la sombra de la corrupción en la que parece estar inmerso su ex marido y cierta fama de no ser especialmente brillante.

Y, por encima de todo esto, Cospedal, a la que la exposición ante los medios que le da su puesto en el partido, consiguen que se perfile como vencedora de las próximas elecciones autonómicas en Castilla-la Mancha. Esto podría servir para terminar de inclinar la balanza.

ENFADO DE SORAYA SÁENZ DE SANTAMARÍA

Así las cosas, el último rifirrafe entre ambos bandos se convirtió en la comidilla de los diputados nacionales y autonómicos, senadores y eurodiputados que participaron en el encuentro de Sevilla, a pesar de que sus protagonistas intentaron llevarlo con discreción. Pero a nadie le pasó inadvertido que la portavoz en el Congreso cogiera el jueves un AVE de vuelta a Madrid nada más que hubo terminado su intervención. Sin quedarse siquiera a la comida que el PP-A de Arenas, como anfitrión que era, había organizado para todos los asistentes. Como tampoco asistió al convite el portavoz en el Senado, que prefirió comer en otro restaurante junto a unos cuantos compañeros de partido.

La polémica viene de lejos. Hace ya varias semanas, Sáenz de Santamaría y García Escudero decidieron organizar un encuentro entre diputados y senadores para hacer un diagnóstico del primer año de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y ganarse un poco de protagonismo mediático. La cita debía celebrarse el jueves 16 de abril en Madrid. Llegaron incluso a reservar una sala en un conocido hotel de la capital y, lo que es más: convocaron a diputados y senadores a través de un mensaje de móvil, según fuentes populares consultadas por El Semanal Digital.

Pero Arenas se cruzó en su camino. Propuso -o más bien impuso- que en lugar de unas jornadas entre parlamentarios nacionales se celebrara una reunión de la Unión Interparlamentaria. Una figura contemplada en el artículo 53 de los Estatutos del PP que «coordina la actuación de los grupos parlamentarios autonómicos entre sí y con los respectivos del Congreso, Senado y Parlamento Europeo», reza su texto. La organización de una cita así es una de las competencias atribuidas a la Vicesecretaría de Política Autonómica y Local que, casualmente, dirige el barón andaluz. Así, éste se garantizaba su protagonismo y también el de Mato, que junto con él es la otra pieza clave de la maquinaria territorial del PP. Prueba de ello es la elección del lugar: Sevilla, su terreno. Otra casualidad.

Verse desautorizados por el tándem Arenas y Mato enfadó sobremanera a los portavoces en el Congreso y en el Senado, especialmente a Sáenz de Santamaría. Y, para más inri, se vieron obligados a mandar otro mensaje al móvil de sus diputados y senadores anulando la convocatoria del encuentro en Madrid. De ahí que ni la una ni el otro se esforzaran demasiado por movilizar a los suyos para que se desplazaran jueves y viernes a la capital hispalense. De hecho, desde ninguno de los dos grupos parlamentarios enviaron SMS a sus diputados y senadores -como es habitual en estos casos- pidiéndoles su asistencia.

El resultado fue que muchos de ellos optaron por quedarse en casa. Entre ellos, la mano derecha y número dos de la portavoz en el Congreso, José Luis Ayllón. No fue un boicot, pero ante la afrenta Sáenz de Santamaría y García Escudero optaron por implicarse lo justo. El ambiente, desde luego, distaba mucho de esa piña que los populares deberían hacer para ganar la importante cita europea.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído