LOS SOCIALISTAS ANDALUCES Y SU LEMA FOLCLÓRICO: "¡QUÉ NO NOS FALTE DE NADA!"

La Junta de Andalucía de Chaves, Griñán y Díaz es un quilombo: drogas, dinero de los parados para señoritas…y ahora un hidromasaje camuflado

La Junta de Andalucía de Chaves, Griñán y Díaz es un quilombo: drogas, dinero de los parados para señoritas...y ahora un hidromasaje camuflado
Manuel Chaves, Susana Díaz y José Antonio Griñán, expertos en no ver nunca nada ilegal a su alrededor.

Lo de la Junta de Andalucía de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz (PSOE) sigue siendo un verdadero quilombo. Aunque hace ya un año que su última inquilina dejó las llaves a Juan Manuel Moreno Bonilla (PP), lo cierto es que se siguen destapando auténticas atrocidades cometidas, eso sí, con el dinero de todos los contribuyentes.

Si ya corrió todo un río de literatura sobre las juergas que se corrieron altos cargos de la Junta con dinero destinado a formación de parados o a regulaciones de empleo para gastarlo en cocaína o en tirar de tarjeta para contratar los servicios de señoritas de vida alegre, lo que se acaba de descubir ahora llama poderosamente la atención.

Según cuenta el diario La Razón, se acaba de detectar, prácticamente por pura casualidad, unos cuartos secretos y duchas de hidromasaje en el despacho de la Secretaría General de Investigación de la Consejería de Salud y Familias de la Junta.

Esa estancia oficial cuenta con una estantería que da paso a una puerta secreta al empujarla por unos raíles también ocultos evidenciando una estancia diferente de unos tres metros cuadrados, una mesa con TV con vídeo incorporado y una butaca. El baño, a la entrada del despacho y frente al habitáculo, cuenta con una columna de hidromasaje.

Lo peor es que los anteriores ocupantes de este departamento sabían la ‘herencia’ que dejaban. Así, por ejemplo, Ramón González Carvajal, penúltimo ‘inquilino’ de este despacho, decía con mucha sorna que:

No sé quién lo hizo ni con qué intención. Lo vi, pero no me pareció significativo. Se tuvo que hacer en los años noventa y la persona que lo usara no querría tener a la vista la televisión. La única vez que la abrí me encontré arañas y una cucaracha muerta.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído