Pero ahora agentes y militares reaccionan

Nueva traición de Sánchez a Ejército, Guardia Civil y Policía

El presidente del Gobierno dejó pactado con Torra un protocolo 'humillante'

Nueva traición de Sánchez a Ejército, Guardia Civil y Policía
Pedro Sánchez, entre policías y guardias civiles, durante su visita a Los Alcázeres tras la DANA.

Mandos policiales individuales y también organizaciones profesionales, tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil, están hartos de los ‘feos’ y promesas incumplidas por parte del Ejecutivo desde la llegada al Gobierno de Pedro Sánchez. Las relaciones entre los principales ‘sindicatos policiales’ con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska están a punto de estallar y declaraciones, como las del vicepresidente segundo Pablo Iglesias, humillando a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han calentado aún más el clima de tensión entre policías y Gobierno.

Las declaraciones de Iglesias, ninguneando la labor policial, por desgracia para Policía y Guardia Civil no respondían a uno de los calentones verbales habituales del también líder de Podemos, en realidad responde a un plan gubernamental –pactado poco antes de la inhabilitación de Quim Torra– para literalmente esconder a los agentes españoles del territorio catalán. Pero también este acuerdo afecta negativamente al Ejército.

Una completa humillación para guardias civiles, militares y policías que, según han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a Moncloa, responden a una negociación directa entre Sánchez y el inhabilitado Torra. El acuerdo se cerró este mes de septiembre por teléfono y mira hacia una posible vuelta al estado de alarma en Cataluña en la forma pero en el fondo persigue la desaparición total de policías y guardias civiles de esa comunidad autónoma.

El pacto entre Sánchez y Torra (ahora extendido al presidente provisional Pere Aragonés) limita a la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en caso de una grave crisis sanitaria por la pandemia. Además, el recurso al Ejército, para controlar las restricciones por la pandemia en Cataluña, será la “última opción”, tan remota que los militares también serán ‘extinguidos’ en territorio catalán.

La presencia del Ejército en las calles de España no es, desde luego, competencia de los antojos, filias y fobias de un presidente autonómico es una competencia del Estado Mayor de la Defensa, que las programa, según un plan para ir cubriendo el territorio nacional de forma progresiva ante cualquier eventualidad de emergencia nacional. Pero Sánchez ha cedido poniendo en riesgo así, por los caprichos independentistas, a los todos catalanes. La decisión, además según han confirmado a PD fuentes próximas a Defensa, ha disgustado enormemente a un importante número de cargos de la cúpula militar.

En cuanto a policías y guardias civiles, Sánchez y Generalitat han acordado anular las patrullas presenciales y de control en las calles de Cataluña.

Durante el pasado estado de alarma dieron apoyo a Mossos y policías locales para incrementar la seguridad y control de la situación y disuadir a la población de que salga a la calle. De decretarse un nuevo estado de alarma en Cataluña, ni Policía ni Guardia Civil podrán actuar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído