Solicita a la Unión Europea que no quede “arrastrada” por la “inflamación nacionalista española”

Puigdemont sufre un nuevo delirio independentista y exige la soberanía de Ceuta y Melilla: «Son africanas»

El expresidente de la Generalitat pide que se organice una mesa de diálogo entre España y Marruecos para resolver la crisis diplomática

Puigdemont sufre un nuevo delirio independentista y exige la soberanía de Ceuta y Melilla: "Son africanas"
Carles Puigdemont PD

Carles Puigdemont ha vuelto a sufrir un nuevo delirio independentista.

Tras fracasar en sus intentos por separar a Cataluña de España, ahora lo intenta con las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla.

El expresidente de la Generalitat salió en defensa de Marruecos tras la ‘invasión’ de Ceuta y mostró su respaldo a la soberanía de Ceuta y Melilla. Ambas, a su entender, son ciudades son “africanas” y “no forman parte de la Unión Europea”. Es decir, que no serían parte de España.

Así lo indicó en un ‘tweet’ en francés, donde incluso se atreve a ir un paso más allá y proponer una solución: la creación de una mesa de diálogo entre Marruecos y España, pero partiendo de la tesis de que ambas ciudades deben dejar de pertenecer al territorio español.

El líder independentista y presidente de JxCAT, afirma que: “Marruecos tiene derecho a plantear la cuestión de la soberanía y sería necesario crear una mesa de diálogo para resolver el conflicto. Sería necesario un diálogo entre España y Marruecos para abordar la agenda de desacuerdos”.

En su mensaje en las redes sociales, Puigdemont apostó por “un diálogo entre España y Marruecos sería necesario para tratar la agenda de desacuerdos”. Además, exigió a la Unión Europea que no quede “arrastrada” por la “inflamación nacionalista española”.

“Espero que la UE no se deje llevar por la inflamación nacionalista española. Ceuta y Melilla son dos ciudades africanas, que forman parte de la UE solo por herencia de un pasado colonial que permitió a los europeos tener posesiones fuera de Europa”, dijo exactamente.

El expresidente de la Generalitat, que prefiere respaldar a Marruecos antes que a España, podría estar intentando ganar un nuevo aliado internacional, tras observar cómo perdió toda la credibilidad en la Unión Europea, quedándose cada vez más solo y marginado por las instituciones continentales.

Puigdemont esperaría que Marruecos se sume a la lista de dictaduras latinoamericanas que apoyan el proyecto independentista catalán y que intentan aumentar la presión contra España.

Asimismo, expresidente de la Generalitat busca colar el problema del independentismo en la agenda europea, en un momento en que ni la formación del nuevo ejecutivo catalán está consiguiendo la atención mediática de antaño eclipsada por la crisis de Marruecos, la más grave para España desde 2002, cuando se invadió la isla de Perejil.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído