A PALOS

Moncloa: gritos entre Carmen Calvo e Iván Redondo y Sánchez no defiende a la vicepresidenta

La tensión es máxima y la 'ley Trans' ha dejado a la segunda del Gobierno tan tocada que ya se habla de su salida del Ejecutivo

Moncloa: gritos entre Carmen Calvo e Iván Redondo y Sánchez no defiende a la vicepresidenta
Pedro Sánchez, Carmen Calvo e Iván Redondo.

Los gritos se oyen desde fuera”. Así de contundente relatan la relación entre el jefe de gabinete de Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, y la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo. Que se llevan mal no es ningún misterio. De hecho, ambos han protagonizado más peleas y conflictos en las altas esferas que escenas de complicidad. Sin embargo, Calvo sangra ahora políticamente y Redondo ha olido esa sangre, tal y como detalla Javier de Benito en Moncloa.com.

“La ley trans y la derrota de la postura de la vicepresidenta ante la de la ministra de Igualdad y dirigente de PodemosIrene Montero, ha dejado a la socialista muy tocada (hasta el punto de que suena su nombre para abandonar el Ejecutivo). Y en este contexto, quien se ha puesto manos a la obra es Redondo, quien la quiere fuera del Gobierno más pronto que tarde para hacerse con parte de sus competencias”, explican.

La información asegura que la guerra más sonada en el seno de Sánchez es la que protagonizan Redondo y Calvo. Pero no se trata de un conflicto reciente. Esto es algo que el presidente del Gobierno ha arrastrado desde que prácticamente se formó el Ejecutivo. Las pullas y las puñaladas por la espalda siempre se han dejado ver, pero no hasta el punto de que alguno de los dos estuviera a punto de abandonar su cargo en el Gobierno. No, hasta ahora.

Redondo es “mal enemigo”, tal y como reconocen quienes ha compartido tiempo laboral con él. Pero es peor cuando no solo te quiere fuera por una mala relación, sino porque quiera hacerse con el control de tus competencias.

La ley trans ha dado a Redondo la oportunidad que quería para echar del Ejecutivo a la más incómoda (para él, claro). Con la vicepresidenta cuestionada y defenestrada en público, Redondo se dedica a alimentar la idea de que Calvo abandonará el Gobierno más pronto que tarde, así como dejar claro que el presidente del Ejecutivo ya no confía ni en Calvo ni en su criterio. Si no, ¿por qué el presidente se ha echado en manos de Montero para apoyar una ley con la que la socialista lleva meses peleándose? Redondo ha olido sangre y sabe que es una coyuntura inmejorable para echar a Calvo del Gobierno.

Calvo se aferra a un clavo ardiendo. A una reacción concreta que se escapa completamente a su control (y al de Redondo). La vicepresidenta primera confía en que el Tribunal Constitucional tumbará la ley trans, que tan tocada le ha dejado, y dará alas al criterio ideológico de la vicepresidenta, recoge el citado portal.

“Se llevan mal, los gritos se han oído desde fuera del despacho”, detalla una fuente del PSOE. No es nuevo que estos dos dirigentes del Gobierno han mantenido un pulso por ver quién tiene más poder en el Ejecutivo. El único escollo para Redondo, hasta ahora, ha sido el apoyo que Sánchez siempre le ha brindado a su vicepresidenta primera.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Lo más leído