LAS MEMECES DEL INDEPENDENTISMO EN CATALUÑA

El xenófobo Torra ya quería una guerra en 2011: «Ojalá España nos envíe los tanques»

El presidente de la Generalitat lleva años defendiendo un conflicto armado como forma de alcanzar la independencia

El xenófobo Torra ya quería una guerra en 2011: "Ojalá España nos envíe los tanques"
Pedro Sánchez (PSOE) intenta pactar con Quim Torra y sus violentos CDR. EP

Gran parte de la clase política, incluidos muchos sectores independentistas, han criticado la denominada ‘vía eslovena’ hacia la independencia que el president Torra defendía la semana pasada (Los ‘siete pufos en siete meses’ de Sánchez con los que a cualquiera lo despedirían a patadas).

A pesar de que el presidente catalán asegura que su propuesta es pacífica, lo cierto es que la independencia de Eslovenia llegó tras la llamada ‘Guerra de los diez días’, en la que murieron 72 personas (¡El que faltaba! El amigo de Maduro dice que no ve golpistas en Cataluña por ningún lado y aconseja a Sánchez… ).

Los fallecidos fueron 44 soldados del ejército yugoslavo, 18 eslovenos y 12 extranjeros, entre ellos varios periodistas y varios camioneros búlgaros que tuvieron la mala suerte de quedar atrapados en la zona de conflicto (Pablo Casado: «Los Mossos son 16.000 hombres armados en manos de un loco fanático como Torra»).

Más allá del evidente desconocimiento que Quim Torra muestra sobre lo que ocurrió en Yugoslavia, y de que probablemente sea una cortina de humo más para tapar su falta de proyecto político para Cataluña, lo cierto es que la vía eslovena es algo que forma parte del discurso de Torra desde hace años (El 77% de los españoles desaprueba la claudicante política del socialista Sánchez con Cataluña).

Explica, redactor de cope.es, que en una entrevista concedida a Nabarralde en 2011, cuando el ‘procés’ todavía no había comenzado, el entonces presidente de la asociación independentista ‘Sobirania i Justícia’ dejaba una serie de citas que demuestran cuál era el camino por el que Torra pretendía alcanzar la independencia de Cataluña (Pablo Casado llama ‘desequilibrado’ a Torra e insta a Sánchez a tomar ya el control de los Mossos).

Al preguntarle por la posición de Cataluña en la geopolítica internacional, el ahora president de la Generalitat reconocía su aislamiento:

«Sí, y se me echan encima cuando lo hago. No tenemos ningún aliado, el esfuerzo será monstruoso. Si España se equivoca y nos envía los tanques ganaremos mucho. Ojalá nos los envíen porque podremos ganar alguna simpatía. Los que hemos vivido en el extranjero nos damos cuenta que somos unos desconocidos».

Si no lograba esas simpatías, aseguraba, todo habría sido un fracaso:

«Necesitamos la complicidad de una serie de estados claves en el mundo, sin la cual difícilmente conseguiremos nuestro objetivo. Ha habido zonas en el mundo que se han declarado independientes sin ser reconocidas por nadie. Si esto nos pasara sería una catástrofe».

Y, con las cicatrices en los Balcanes aún más recientes que 7 años después, ya ponía el modelo yugoslavo como ejemplo de lo que quería para Cataluña:

«De la secesión de Kosovo, por ejemplo, podemos sacar conclusiones interesantes y por eso llevaremos a Charles E. Ehrlich, que fue quien construyó las estructuras de este Estado. ¿Qué pasó fiscal y financieramente entre Eslovenia y Yugoslavia? No hace falta que nos inventamos historias porque eso ya ha pasado».

Lograr presentar a España como un Estado represor aunque eso llegue a costar incluso vidas humanas, siempre ha sido el objetivo de una parte del independentismo, y lo que Torra deja caer reiteradamente en sus declaraciones, que luego desmiente.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído