El Instituto de la Mujer 'acosa' a un negocio de San Sebastián de los Reyes (Madrid) por vender unas placas infantiles que no se ajustan a su igualdad de género

Irene Montero crea una ‘policía social’ que amenaza por carta a empresas que no se sometan a la ‘igualdad comunista’

"Ustedes vinculan exclusivamente a las niñas con el papel tradicional de princesas de cuentos y a los niños con los roles vinculados a la acción"

Irene Montero crea una 'policía social' que amenaza por carta a empresas que no se sometan a la 'igualdad comunista'
Irene Montero y Beatriz Gimeno.

Ni en la extinta Unión Soviética ni en la Rumanía más comunistas se habrían atrevido a algo así.

Pero en la España de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias se cumple todo lo imaginable y también lo inimaginable.

¿Cree ustedes capaces a un Ministerio como el de Irene Montero meterse de lleno a controlar su negocio, por ejemplo una pequeña tienda que vende placas para habitaciones infantiles porque no cumple con los criterios de igualdad que ellos entienden que deben de aplicarse hasta extremos insospechados?

Pues sí. El departamento de Igualdad, concretamente el Instituto de la Mujer, ha creado una especie de ‘policía social’ que, a través del Observatorio de la Imagen de las Mujeres, se dedican a enviar cartas a las empresas asegurando que han recibido denuncias, siempre anónimas para el receptorde la misiva, sobre incumplimientos en materia de igualdad.

Una de las primeras tiendas en recibir el ‘cariñoso’ aviso del Instituto de la Mujer ha sido un local radicado en San Sebastián de los Reyes (Madrid) por vender placas para esas habitaciones infantiles. El ‘problema, a juicio del área de Beatriz Gimeno, es que los mensajes resultan sexistas. Y lo deja claro en esta carta:

El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, organismo autónomo dependiente del Ministerio de Igualdad, en cumplimiento de las funciones que tiene asignadas, gestionan un Observatorio de la Imagen de las Mujeres con el fin de velar por un correcto tratamiento de las mujeres en la publicidad y los medios de comunicación, de acuerdo con lo establecido en la normativa vigente.

Me pongo en contacto con usted porque he tenido conocimiento, a través de una queja recibida en dicho Observatorio, de la venta por parte de su compañía de modelos de placas de puerta para habitaciones infantiles en las que se ofrecen versiones diferenciadas en función de si son para niños o niñas, representando piratas y héroes en el primer caso, con los mensajes «Aquí duerme un pequeño héroe» o «Aquí duerme un pirata», y representando princesas en el segundo, con mensajes como «Aquí duerme una pequeña princesa» o «Aquí duerme la reina de la casa».

Lo más grave del asunto es que se adjuntan imágenes de las placas en cuestión, lo cual quiere decir que, de manera anónima, alguien de ese Observatorio ha estado en la propia tienda y tomando fotografías. La carta sigue de esta manera:

Este tipo de diseños, teniendo en cuenta sobre todo para el público al que están dirigidos, contribuye a fortalecer los estereotipos de género, vinculando exclusivamente a las niñas con el papel tradicional de princesas de cuentos y a los niños con los roles vinculados a la acción, como los personajes de piratas o súper héroes.

Por este motivo, quiero acogerme a la responsabilidad social que como empresa tienen para trasladarle estas observaciones y solicitarle que las tengan en cuenta en el diseño de sus productos en general, pero muy especialmente en aquellos dirigidos al público infantil. Con ello pueden contribuir hacia una sociedad mucho más igualitaria para mujeres y hombres, lejos de roles estereotipados y discriminatorios.

Agradezco su atención y quedo a la espera de su respuesta. Un saludo.

La misiva, que por supuesto no da datos del denunciante, la firma Beatriz Gimeno, la directora del Instituto de la Mujer.

Como bien cuenta este 13 de junio de 2020 el columnista Luis Ventoso en ABC:

El Ministerio de Igualdad que ocupa Irene ha puesto en marcha una suerte de policía social, que envía cartas de acoso a empresas y medios que se alejan de los dogmas de igualdad de sexos de Podemos. Por ejemplo: Beatriz Gimeno, directora del Instituto de la Mujer, ha escrito una misiva rubricada por ella a una compañía de decoración de San Sebastián de los Reyes, donde los regaña por fortalecer estereotipos de género.

Como si viésemos en la pesadilla totalitaria de ‘Farenheit 451‘, Gimeno comunica a la empresa que ha recibido una denuncia anónima que desvela que están vendiendo placas de puertas para habitaciones infantiles y en unas pone aquí duerme un pirata, aquí duerme un pequeño héroe; y en otras, aquí duerme la reina de la casa, aquí duerme una pequeña princesa. Y no puede ser, regaña el Estado, metiendo su cuchara intrusiva en el libre albedrío privado.

¿Anecdótico? Quizá. O tal vez otro indicio de que trabajan para implantar un pensamiento único. Gimeno, la directora del Instituto de la Mujer que colocó ahí su amiga Irene, es una ultraizquierdista militante de la causa gay, que considera que el feminismo es anticapitalista y que hay que invertir los roles de la penetración. ¿Representa a la mayoría de la mujeres españolas? ¿O es una radical ideológicamente flipada que quiere imponer su credo? Hay que decirles no. Tu casa es tu castillo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído