Manuel del Rosal: «Hospitales de almas»

Manuel del Rosal: "Hospitales de almas"

La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria” John Steinbeck, escritor estadounidense premio Nobel de Literatura1962

“Si pudiera hacerse la disección de las almas, cuantas muertes misteriosas se explicarían” Gustavo Adolfo Bécquer, poeta español

Mi amigo Andrés es sacerdote y médico y, como tal, conocedor de las enfermedades del cuerpo y las del alma. Antes de comunicarme lo que piensa, se hace a sí mismo la pregunta que Jesús de Nazaret hace en los Evangelios: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma? Andrés sabe mucho de la condición humana. Nos reunimos una vez al año en Oviedo donde disfruto de su hospitalidad durante una semana, semana que coincide con la programación de ópera – a los dos nos gusta la ópera – en el teatro Campoamor. Andrés, en varias ocasiones me ha hablado sobre las enfermedades del alma. Dice que son las peores enfermedades que los hombres podemos sufrir, entre otras cosas porque de ellas, y en muchas ocasiones, proceden las enfermedades del cuerpo y de la mente. Me comenta: “Existen hospitales para curar las enfermedades del cuerpo, otros para curar las de la mente, pero ni un solo hospital existe para curar las enfermedades del alma. Y eso, a pesar de que muchas enfermedades físicas y muchas psíquicas proceden de un alma enferma. Deberían existir hospitales para las almas de los hombres. Desde mi condición de médico y sacerdote he descubierto que existen tumores del alma, gangrenas del alma, infecciones del alma, lepras del alma, cánceres del alma, discapacidades del alma… Son muchas las enfermedades que el alma de los seres humanos oculta. Estoy convencido que muchos infartos son debidos en su origen a una alteración del alma; que muchos tumores crecen en las células sanas sin explicación científica debido a que el alma, previamente y a consecuencia de su maldad, de su intemperancia, de su codicia, de sus vicios inconfesables, de su rencor, su odio, su envidia, su ira, su ruindad, mezquindad y miseria moral; los va generando paulatinamente hasta quedar enquistados en ella”.

“Seguro que la maldad existe en el mundo desde que el hombre puso sus plantas en él y que no ha habido día en el que los hombres no hayan dado muestras de ello. Pero llevamos unos años en los que la maldad de las almas corrompidas y enfermas copan las noticias. Políticos corrompidos que emanan olores nauseabundos, asesinos y asesinas de niños, violadores, pederastas, raptores, estafadores, ladrones, financieros enterrados en toneladas de dinero que no dudan en cometer crímenes con tal de aumentar ese dinero; una justicia que no lo es cuyos legisladores legislan pensando más en el criminal que en la víctima, traficantes que trafican con seres humanos …una larga lista de enfermedades del alma, de esas almas purulentas, llenas de pústulas, de accesos, de ántrax que, revestidas con el ropaje de la hipocresía, van dejando un reguero de cadáveres físicos y mentales. Parece como si el ser humano haya sido capaz de alcanzar las más altas cotas de perfección técnica y tecnológica muestra de su inteligencia y, sin embargo, esas taras del alma le hayan impedido alcanzar esas mismas cotas en lo social, confirmando que su inteligencia, a la hora de ser aplicada a su relación con sus hermanos, haya devenido en una inteligencia perversa dominada por los siete pecados capitales. Las almas de los hombres y mujeres están enfermas, con enfermedades que, a su vez, generan las físicas y las psíquicas, pero a diferencia de estas que pueden ser atendidas en hospitales, las enfermedades del alma carecen de hospitales del alma. Te imaginas la transformación que sufriría la especie humana si en hospitales ad hoc se combatieran las tremendas enfermedades del alma. Creo que sería una transformación definitiva que podría hacernos retrotraer a los momentos en que los seres humanos eran hermanos y liberarnos de la maldición que arrastramos desde que el primer asesino, Caín, mató a su hermano Abel”.

Si esto lo dice mi amigo Andrés que es sanador del cuerpo y del alma…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído